Ay de los vencidos!

Después de la reunificación, se explotaron las armas y los conocimientos técnicos de la NVA y finalmente terminaron con la OTAN y el Bundeswehr. Impresión exclusiva de „Waffenschmiede DDR“.

Un punto de vista de Uwe Markus.

Pocas veces en la historia un país ha tenido la oportunidad de adquirir el ejército y el equipo de otro, que antes se consideraba „hostil“. Después de la caída del comunismo, Alemania Occidental se enfrentó al dilema de despreciar secretamente al Ejército Popular Nacional (NVA), pero teniendo que admitir: podemos usarlo bien. Al menos armas y equipo, así como conocimientos militares. La seguridad social de los soldados, que a menudo perdieron su posición en los años de cambio, se consideró insignificante. La República Federal de Alemania respondió al dilema existente con una doble estrategia. En primer lugar, redujo unilateralmente las participaciones del VAN para cumplir sus obligaciones de desarme en esa era de distensión, al tiempo que dejaba al Bundeswehr con su antigua fuerza. En segundo lugar, todo lo útil del ejército de la RDA se añadió al Bundeswehr, y aún más: se puso a disposición de los socios de la OTAN con los que se quería tener un hijo propio. Una mirada a un aspecto olvidado y reprimido de la historia alemana.

Cuando se liquidaron las fuerzas armadas de la RDA, las existencias de armas y equipos del VAN desaparecieron de la vista pública. ¿A quién le interesaba el legado militar aparentemente inútil e inútil de ese Estado que fue eliminado como residuos históricos voluminosos y que, según la voluntad de algunos políticos, en el futuro sólo valdría una nota a pie de página en la historia?

El nuevo y antiguo Estado alemán tampoco necesitaba las empresas de producción especiales. El Bundeswehr fue equipado por los fabricantes establecidos de tecnología de defensa de la República Federal de Alemania. Las señales eran de desarme, lo que llevó a esperar una reducción de los pedidos en el sector de la tecnología de defensa. Las empresas de Alemania Oriental del sector se convirtieron de repente en competidores no deseados en los mercados tradicionales de Occidente, y ningún líder empresarial o político de Alemania Occidental podría estar interesado en preservarlos. No tenían ningún grupo de presión en Bonn, sin cuyo trabajo beneficioso el negocio en el mercado de la tecnología de defensa nunca hubiera funcionado. La unión monetaria también trajo el colapso de los mercados orientales a las empresas de producción especiales, porque los clientes no podían pagar los precios D-Mark, ya válidos.

El Estado alemán, a través de los jefes del Ministerio Federal de Defensa y del Bundeswehr, no veía ninguna razón para mejorar las posibilidades de mercado de las empresas de tecnología de defensa de Alemania del Este en caso de caída libre de pedidos. Al justificar este enfoque, se ocultó deliberadamente que la producción tradicional de tecnología de defensa en Occidente también está apoyada por subvenciones públicas directas e indirectas y que las intervenciones de política industrial que distorsionan la competencia por parte de los Estados en favor de sus empresas de defensa son la norma y no la excepción.

Por esta razón, se necesitaba una idea clave de política de comunicación para manejar las empresas de tecnología de defensa de Alemania Oriental, muchas de las cuales cuentan con equipos modernos. Con referencia a las altas demandas de los mercados internacionales, la intensificación de la competencia y el supuesto bajo nivel tecnológico de producción en el Este, las empresas fueron destruidas y -siguiendo pura enseñanza- a menudo privatizadas por debajo de su valor.

Estas condiciones favorables de privatización atrajeron a las partes interesadas que escogieron los trozos de filete del patrimonio en bancarrota de la antigua industria armamentística de la RDA. Como regla general, el número de empleados en las empresas privatizadas se redujo drásticamente. Sólo una pequeña parte de la antigua mano de obra tenía la esperanza de sobrevivir sin problemas al proceso de desindustrialización que se inició en Alemania Oriental.

Algunas de las antiguas empresas de defensa de la RDA siguen activas en el sector de la tecnología de defensa.

La planta de reparación de Ludwigsfelde se convirtió en una empresa del grupo MTU perteneciente al grupo EADS. En la planta de Ludwigsfelde se construyó el mayor banco de pruebas de producción de motores de hélice de Europa Occidental. Los motores finalmente montados para el transportador militar europeo A400M en Ludwigsfelde debían probarse en este banco de pruebas.

Como sucesor del grupo Carl Zeiss Jena, el grupo Jenoptik y sus filiales siguen operando en el mercado de la tecnología de defensa y ocupan los campos de competencia relacionados con la defensa definidos antes de 1990. En 2010, la planta de explosivos de Schönebeck, al igual que la sucesora de la planta de mantenimiento de Pinnow, pertenecía al grupo escandinavo Nammo, que se gana la vida produciendo, entre otras cosas, municiones.

La empresa Pyrotechnik Silberhütte en la región de Harz, que hasta 1990 producía señales de emergencia para paracaídas, munición de práctica, munición ligera y de señalización, munición de humo para tanques y barcos, así como señuelos de radar, también regresó al negocio de la tecnología de defensa hace diez años como subsidiaria al cien por cien de Rheinmetall. El 90 por cien de la producción de la época eran productos militares como munición de luz y de señalización, simuladores, señuelos, productos irritantes y munición pirotécnica. Se encontraron clientes en 30 países.
El Flugzeugwerft Dresden mutó en el Elbe Flugzeugwerft y, como filial de EADS, participa en la conversión de aviones de transporte militar. La empresa Seifhennersdorfer SPEKON vuelve a producir paracaídas para el ejército.

La Spreewerk Lübben pasó a formar parte de la empresa estadounidense de transformación y armamento General Atomics. Peene-Werft Wolgast, una empresa del grupo Lürssen, también opera en el sector de la tecnología de defensa.

El hecho de que se sentaran las bases para la actual posición de mercado de estas empresas en la RDA y con el dinero de los ciudadanos de la RDA se olvidó rápidamente en la vorágine de la agitación social en el Este.

Al igual que en el ámbito de la producción especial, el panorama es similar cuando se trata de los activos materiales del VAN. Ya a finales de 1989, en referencia a las negociaciones de Viena sobre las fuerzas armadas convencionales en Europa (VKSE), la RDA había anunciado una drástica reducción de su potencial militar. El NVA se reduciría en 10.000 soldados, los gastos militares en un 10% y se disolverían seis regimientos de tanques con 600 tanques. Esto no sólo ofrecía oportunidades para reducir las tensiones en Europa, sino también para aliviar la presión sobre la economía de Alemania Oriental.

Los responsables políticos de la RDA también tenían claro que las inversiones para garantizar la defensa nacional siempre inmovilizarían los fondos que faltaban en otros ámbitos, y que los gastos militares tendrían el efecto económico de tirar el dinero por la ventana. Con la excepción de los productos y servicios con los que se puede ganar divisas, uno hubiera querido prescindir de la producción especial. En marzo de 1990, se habían desarrollado varios conceptos para el desarme ulterior del VAN y la conversión de empresas armamentísticas a la fabricación de productos civiles.

El 16 de marzo de 1990 -dos días antes de las elecciones a la Cámara del Pueblo- el gobierno de Modrow decidió establecer una Oficina de Desarme y Conversión como autoridad nacional de desarme. Durante este período también se adoptaron medidas prácticas de desarme. A finales de mayo de 1990, ya se habían desmilitarizado 346 carros de combate y se habían preparado 230 carros para la desmilitarización. 21 de estos vehículos fueron convertidos para su uso en la economía nacional y como vehículos de recuperación y limpieza para catástrofes. 50 aviones de combate fueron desguazados o dejaron de funcionar y se utilizaron para otros fines, por ejemplo, como objetos de exposición para museos. Se desmantelaron 27 plataformas de lanzamiento de misiles tácticos operativos.

Los responsables del desarme en el gobierno de Modrow, en un principio en previsión de un prolongado proceso de unificación y de que la RDA siguiera existiendo en el marco de una confederación, habían hecho hincapié en una conversión a largo plazo en consonancia con las consideraciones económicas.

Con el cambio de gobierno en la primavera de 1990, esta orientación general no cambió oficialmente por el momento. Rainer Eppelmann, el nuevo Ministro de Desarme y Defensa, que fue supervisado por sus asesores de Alemania Occidental, siguió adelante con la aplicación de las decisiones sobre la destrucción de la tecnología militar que ya había tomado el gobierno anterior. Más allá de los anuncios oficiales, el objetivo ya no era sólo el desarme o el alivio de la economía de la RDA, sino la eliminación sucesiva del VAN como factor de potencia en el país.

Poco después del cambio de gobierno, casi todos los actores políticos asumieron oficialmente la existencia continuada tanto de los Estados alemanes como de sus fuerzas armadas, al menos a medio plazo. El nuevo Ministro de Desarme y Defensa hizo la misma declaración. Pero detrás de la fachada de la actividad burocrática, se fijó el rumbo para el aplastamiento del NVA. El nuevo gobierno de la RDA pensó que primero tenía que contener y calmar verbalmente a las fuerzas armadas y a sus oficiales para evitar que esta parte se resistiera a la política de desmantelamiento de la RDA. Una y otra vez hubo rumores, algunos de ellos deliberadamente difundidos, de que el NVA podría tomar el control de la RDA con un golpe de estado. Si las armas eran destruidas, el ejército -especialmente el cuerpo de oficiales- se veía privado de su derecho a existir. Los temores del ministro y sus asesores resultaron ser completamente infundados, pero la segregación acelerada y el desguace de armas y equipos parecieron ser una entrada bien comunicable a la disposición de todo el ejército.

En vista de los cambios en el mundo, nadie podría tener nada en contra del desarme y la reducción de las fuerzas armadas. Parecía que había llegado el momento de disfrutar de la recuperación económica. Con el fin de calmar los ánimos en el cuartel general del ejército y en los cuarteles, se debatieron ampliamente en público las perspectivas de desarrollo de un VAN reestructurado y reducido y de la continuidad de su existencia como parte de un ejército totalmente alemán. Y las preocupaciones sociales de los soldados profesionales y de los trabajadores civiles también debían ser abordadas.

La explotación de los activos materiales del NVA tenía por objeto crear un margen financiero para ello. Un proyecto de resolución preparado por el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Desarme y Defensa para el Consejo de Ministros de la RDA en julio de 1990 estipulaba que „los ingresos procedentes de la venta de activos del VAN (…) deben utilizarse como fuente de financiación para resolver cuestiones sociales dentro del VAN y para aquellas áreas de conversión que sólo requieren gastos y no generan ingresos“.

Sin embargo, por razones de transparencia, estas propuestas permanecieron atascadas en los patrones de retención ministerial hasta que fueron invadidas por los acontecimientos políticos.

Para la protección social de los soldados profesionales de la NVA y de los empleados civiles, que algunos consideraban como pilares privilegiados del Estado en disolución, casi ninguno de los políticos que manejaban la RDA quería ir más allá de las declaraciones generales de intenciones.

Por consiguiente, los intentos de consagrar esas disposiciones en el Tratado de Unificación fracasaron. El 18 de julio de 1990, el Departamento de Asuntos Generales del Ministerio de Desarme y Defensa presentó propuestas para una reducción socialmente aceptable del personal del VAN en un período de tres a cuatro años. Pero el hecho de que el Tratado de Estado condujera a la salida política de uno de los dos socios negociadores, incluso si estas ideas se hubieran tenido en cuenta en el texto del tratado, no habría cambiado nada sobre la práctica de disolución finalmente ejecutada en el NVA.

Con las firmas del Ministro de Desarme y Defensa, el Ministro de Asuntos Exteriores y el Ministro de Economía de la RDA, que aún existe, el 7 de agosto de 1990 se confirmó un proyecto de ley sobre la formación de una comisión gubernamental para el desarme y la conversión. El Ministerio de Economía debe asegurar el „uso civil de las capacidades de producción, investigación y servicio previamente utilizadas por los militares, así como la integración de los trabajadores existentes, asegurando al mismo tiempo un nuevo perfil de producción comercializable para los sectores pertinentes“ y apoyar a los Ministerios de Desarme y Defensa y del Interior „….en la organización de la utilización/utilización de la tecnología militar a separar y el armamento por empresas industriales“.

Esta orientación, que en un principio seguía siendo oficialmente válida, hacia un uso económicamente significativo de los recursos y capacidades de producción liberados en interés de la economía de la RDA y de los alemanes orientales, se encuentra también en la Ley de fideicomisos de 17 de junio de 1990, confirmada por el Consejo de Ministros de la RDA el 22 de agosto de 1990. Según esta ley, los recursos militares segregados debían transferirse al Treuhandanstalt y, por tanto, ponerse a disposición de las inversiones en la RDA.

Sin embargo, debido a la unión económica y monetaria, estos reglamentos ya eran básicamente papel usado cuando entraron en vigor y posteriormente sirvieron como velas de humo para acelerar el proceso de adhesión. Con vistas a una pronta unidad alemana, los políticos responsables de la RDA obviamente ya no estaban interesados en un desarme a largo plazo y económicamente equilibrado y en la reducción del VAN, sino en la eliminación más rápida posible de este legado políticamente no deseado.

Mediante la Orden no 31/90, de 16 de agosto de 1990, relativa a las medidas de venta de material y equipos de VAN y a la participación de empresas privadas en el reciclaje de material militar, el Ministerio de Desarme y Defensa puso en marcha una venta de activos materiales de VAN que debía haber alcanzado un volumen de negocios de 600 millones a 1 000 millones de marcos alemanes antes del 3 de octubre de 1990.

El Decreto para el desarme técnico y el reciclaje de material militar del Ejército Popular Nacional y de la Guardia Fronteriza de la RDA (Decreto sobre desarme técnico), promulgado por decreto ministerial el 30 de agosto de 1990, aparentemente en cumplimiento de esa intención, estipulaba en su artículo 2 que una autoridad de desarme independiente asumiría la responsabilidad jurídica del desarme técnico y el reciclaje de material militar no bélico no bélico. Esta autoridad estaba facultada para introducir „(…) material y objetos militares para ser desarmados como acciones en las empresas de reciclaje. El almacenamiento provisional y el reciclaje de material de defensa separado pueden ser transferidos a empresas estatales y privadas“.

Esto allanó el camino para la participación de las empresas privadas interesadas en el proceso de comercialización de los activos tangibles del VAN ya a finales del verano de 1990. En el Ministerio de Desarme y Defensa en Strausberg, Brandenburgo, los representantes de las empresas de explotación, conversión y armamento de Alemania Occidental tomaron las riendas para poder participar en la comercialización y destrucción masiva de la tecnología de defensa NVA y de las municiones que ya se habían iniciado y que todavía era de esperar.

Sin embargo, esta actividad comercial sólo resultó ser un preludio de los acontecimientos posteriores a la adhesión de los Estados federados de Alemania Oriental a la República Federal.

Muy pronto quedó claro que las obligaciones internacionales de desarme de los dos Estados alemanes se cumplirían sobre todo con la destrucción de la tecnología NVA, mientras que las existencias del Bundeswehr no tendrían que reducirse significativamente una vez que se hubiera establecido la unidad estatal.

Además: El proceso de desarme unilateral se financiará con fondos públicos. Esto prometía buenos negocios para las empresas de Alemania Occidental que habían registrado sus intereses a tiempo y podían contar con el trabajo útil de sus grupos de presión en el Ministerio Federal de Defensa.

En efecto, las obligaciones de reducción de la República Federal ampliada, que actuó después del 3 de octubre de 1990 como sucesora legal de la RDA, en lo que respecta a los carros de combate, los vehículos acorazados de combate, los aviones de combate o las armas de artillería, se cumplieron casi en su totalidad con la eliminación de las armas NVA.

Sin embargo, las obligaciones de desarme no tenían que cumplirse necesariamente mediante el desguace, sino que también podían cumplirse mediante la venta de armas convencionales. Que la República Federal utilizó intensivamente por razones de costo.

Como resultado, el número de sistemas de armas que debía desarmar la Alemania unida cambió hasta la entrada en vigor del Tratado de la CSCE en 1992: de un total de 2.566 tanques que debían retirarse, 1.914 provenían de existencias de NVA. De los 4.257 vehículos blindados de combate que debían ser desarmados, 4.145 llevaban el número de matrícula de la NVA. 1.344 de las 1.632 armas de artillería que debían destruirse habían sido adquiridas por el NVA. Y los 140 aviones de combate que serán desarmados por la ahora más grande República Federal aseguraron el espacio aéreo de la RDA hasta 1990.

Además, el Bundeswehr, que ahora sólo cuenta con 370.000 soldados, puede prescindir de las armas del NVA. El Bundeswehr no utilizó el 93% del material militar de la RDA. Cuando, el 3 de octubre de 1990, el mando y control del NVA, que entretanto había sido despojado de su personal de mando, pasó al Ministro Federal de Defensa, se inició la venta masiva de equipos de guerra y otros equipos de NVA por cuenta del Bundeswehr, lo que contradecía la idea del desarme y la conversión, así como la ley de fideicomiso. Pero, ¿qué fuerza normativa podían tener las leyes de un Estado que se había abolido a sí mismo?

Después del 3 de octubre de 1990, no había un inventario preciso de los activos materiales del NVA, ni una entrega adecuada, ni una presentación seria del valor de mercado de las armas y equipos adquiridos. Debido al diferente sistema de defensa y a la destitución de altos oficiales del NVA por el último ministro de desarme y defensa de la RDA y el Territorialkommando Ost de las Fuerzas Armadas alemanas, supuestamente no fue posible hacer un balance.

Así pues, los ingresos generados por la comercialización de equipos NVA en nombre de la República Federal de Alemania o del Bundeswehr estaban en gran medida fuera del control público. Se suministró material de NVA a 70 estados para beneficio de la República Federal. En el último trimestre de 1990, VEBEG, en nombre de las Fuerzas Armadas alemanas, alcanzó un volumen de negocios de 75 millones de marcos alemanes con la venta de equipos NVA que habían sido desechados. Al año siguiente ya eran 121 millones de marcos alemanes.

Las dimensiones del negocio con la eliminación del NVA y su equipo sólo pueden deducirse de una lista del material militar del NVA que había sido clasificado y reciclado en 1991, es decir, después de que el Ministerio Federal de Defensa asumiera el mando y el control. Las cifras demuestran indirectamente el cumplimiento de las obligaciones de la VKSE aplicables a ambos Estados alemanes mediante el desguace unilateral de los sistemas de armas NVA.

No sólo el desguace y la comercialización de la tecnología y los equipos de NVA abrieron campos de actividad rentables para el Bundeswehr y sus contratistas. Las existencias de municiones y explosivos despertaron el mismo deseo. Según una lista de la Administración de Servicios Posteriores del Ministerio de Desarme y Defensa, en 1990 el VAN tenía 295.430 toneladas de municiones y explosivos en existencias.

La eliminación de las existencias de munición NVA se convirtió en un negocio inesperado y financiado de forma segura para muchas empresas de Alemania Occidental.

En total, hubo que eliminar 105.548.752 toneladas de lanzaderas, plataformas de lanzamiento, misiles y municiones, y las empresas encargadas se especializaron en esta área.

Según los cálculos de Wolfgang Neidhardt y Ludwig Marum, el valor del NVA se situaba entre 40.000 y 45.000 millones de marcos alemanes, teniendo en cuenta la antigüedad y el estado del armamento y la tecnología del NVA. Los dos testigos contemporáneos saben de lo que hablan: después de todo, en el Ministerio de Defensa Nacional o en la Comisión Estatal de Planificación de la RDA eran responsables de la salvaguardia económica militar de las fuerzas armadas de la RDA. Pueden evaluar competentemente el valor del patrimonio del VAN.

El valor actual de los armamentos, la tecnología militar, las municiones, las piezas de repuesto, los accesorios, los bienes inmuebles, las instalaciones fijas como puertos y aeródromos, así como las existencias, debe estimarse entre 150.000 y 200.000 millones de marcos alemanes, de los cuales unos 100.000 millones de marcos alemanes corresponden a bienes inmuebles y edificios militares. Los inventarios de alimentos, ropa y equipo, sin incluir la reserva estatal, tenían un valor temporal de diez a quince mil millones de marcos.

El valor de adquisición de la tecnología NVA (incluidos 24 cazabombarderos MiG-29, tres complejos de misiles Kub -SA-6, tres complejos de misiles OSA AK y dos complejos de misiles Wega, 1.896 misiles antiaéreos Strela-2M y 75 misiles Igla Fla, 892 vehículos de combate de infantería BMP, 126 helicópteros de transporte y 21 aviones de transporte) siguió siendo utilizado por el Bundeswehr, y fue declarado por el Gobierno Federal como de 2.000 millones de marcos en 1992. Sin embargo, según cálculos realistas, el valor de mercado del ultramoderno MiG-29 por sí solo superaba los dos mil millones de marcos alemanes. Los 24 MiG-29 fueron equipados en EADS con tanques adicionales para aumentar el alcance y con nuevos sistemas de navegación. Hasta 2003, los aviones se probaron en el escuadrón de cazas 73 de la Fuerza Aérea Alemana, que está estacionado en Laage, cerca de Rostock.

Debido a las buenas experiencias con el uso del MiG-29 hubo consideraciones para introducir estas máquinas generalmente en la Luftwaffe. Alemania habría recibido bombarderos de combate ultramodernos a un precio de sistema muy favorable, que podrían haberse utilizado inmediatamente. Sin embargo, las negociaciones con Rusia fracasaron. Por un lado, uno temía depender demasiado de Rusia en el ámbito del armamento aéreo. Por otra parte, las inversiones en nuevos aviones de combate beneficiarían a la expansión de la industria europea de la aviación. Esto también incluía puestos de trabajo en las empresas alemanas del Grupo EADS. El hecho de que los costes de adquisición de nuevos aviones aumentaran enormemente y que con el Eurofighter se introdujera un avión que no había sido probado en combate aéreo ni estaba técnicamente maduro, se aceptó favorablemente. Tras la retirada de los 24 MiG-29 del inventario de la Luftwaffe, se vendieron a Polonia en 2003 por el precio simbólico de un euro por avión.

El aumento del valor de combate del Bundeswehr a través de la adquisición de los más modernos equipos de NVA no puede cuantificarse más que los efectos inmateriales para el desarrollo ulterior de la tecnología de combate occidental a través del conocimiento de los detalles constructivos y los parámetros de rendimiento del equipamiento del antiguo oponente. Esto es sólo una parte del patrimonio económico militar aparentemente poco atractivo que la República Federal de Alemania recibió con la liquidación de la RDA. El fin de la RDA y de sus fuerzas armadas trajo un inesperado retorno político y financiero a la República Federal, que se derivó principalmente de tres fuentes:

Primero: La República Federal cumplió con las obligaciones de desarme de ambos estados alemanes, sobre todo desguazando o vendiendo equipos de NVA y disolviendo en gran medida el NVA. Así pues, el equipo, el armamento y el personal del Bundeswehr se conservaron en gran medida, a pesar de todas las obligaciones de desarme que originalmente se aplicaban sólo a la República Federal. Con las armas NVA adquiridas con su dinero, los antiguos ciudadanos de la RDA permitieron indirectamente proteger la continuidad de los miembros del Bundeswehr y contribuyeron de manera muy especial al mantenimiento de la paz social en los círculos de los funcionarios uniformados.

En segundo lugar, la República Federal ha suministrado tecnología y equipos de combate para el VAN a los socios de la OTAN (también en zonas de tensión). Una parte importante de la ayuda militar a Estados Unidos, Israel, Turquía, Francia y Egipto en la Segunda Guerra del Golfo contra Irak (Operación Tormenta del Desierto) consistió en equipos NVA suministrados gratuitamente. El entonces gobierno alemán compró la buena voluntad de los líderes occidentales entregando máscaras protectoras, tanques de agua, duchas móviles, ambulancias, camiones cisterna y tecnología pionera de las existencias de NVA al Ejército de los Estados Unidos. Aunque la dirección del ejército de alta tecnología estadounidense se había asegurado de que las unidades pudieran ser dirigidas en el combate con un ordenador portátil y un GPS, el ejército invasor no estaba al parecer suficientemente preparado para un intercambio de golpes con armas de destrucción masiva por parte de un oponente aparentemente decidido. El equipo del NVA para la defensa de armas de la NBC – predominantemente de producción de la RDA – llegó justo en el momento adecuado.

El Estado alemán entregó a sus aliados activos nacionales de la RDA por valor de unos 740 millones de marcos alemanes para llevar a cabo una guerra. Fue una acción de libre compra de la República Federal de Alemania financiada por el pueblo de la RDA por la presión de los EE.UU. para participar en esta campaña impulsada por los intereses de las materias primas de la superpotencia occidental.

También en el fortalecimiento del flanco sur de la alianza de la OTAN en Turquía y Grecia, la República Federal se apoyó en la tecnología NVA financiada por la población de la RDA con un valor total de 2.100 millones de marcos alemanes. El ejército turco se benefició de la entrega de 300 vehículos acorazados de combate de infantería BTR y SPW-60 PB, cañones, municiones, bazucas RPG-7, hospitales de campaña, vehículos cisterna, cascos de acero y equipo pionero como parte de la ayuda de defensa de la OTAN. Esta tecnología se vio en reportajes cinematográficos sobre el uso del ejército turco contra la guerrilla kurda, un uso de este equipo que, según los políticos alemanes, supuestamente estaba expresamente excluido en el contrato de suministro.

En los casos en que se suministre a Turquía, también se debe tener en cuenta al rival regional, Grecia. La entrega por parte de la República Federal de Alemania de tres complejos de cohetes OSA-AK con 924 misiles, Schilkalafetten autopropulsados de 120 Fla, 500 vehículos acorazados de combate de infantería BMP-1, diferentes tipos de complejos de dirección antitanque con sus correspondientes misiles, 158 lanzadores de proyectiles RM-70 con municiones, minas antitanque y antitanque, equipos de tendido de puentes y polipastos de ruedas y cadenas actuaron en beneficio del ejército griego como una cura de célula fresca de tipo técnico militar.

¿Quién iba a pensar en los excitantes días de la caída del Muro y del año 1990, en vista del entusiasmo pacifista general por la posible disolución de ambos bloques militares, que con el dinero de los ciudadanos de la RDA, las armas que tanto se han adquirido, se convertirían en el polo de corsé técnico-militar de los Estados de la OTAN?

La guerra de los Balcanes también se libró, al parecer, en parte con armas NVA. Las entregas de carros de combate, vehículos acorazados de combate de infantería, sistemas de artillería y aviones de combate a Yugoslavia, Macedonia y Croacia no se ajustaban ciertamente a los acuerdos europeos de desarme. En el marco de los contratos de exportación regulares, Indonesia encargó 39 buques de combate, desembarque y suministro del GDR-Volksmarine con un valor de adquisición de 1.700 millones de marcos alemanes, por lo que el valor actual declarado por el Bundeswehr de sólo 187 millones de marcos alemanes no sólo estaba claramente por debajo del valor de adquisición de los marcos alemanes, sino también por debajo del valor del mercado internacional de unos 1.800 millones de marcos alemanes.

Otras exportaciones de equipo de guerra NVA (carros de combate T-72, vehículos de combate de infantería BMP, sistemas de artillería, rifles de asalto) fueron a Suecia, Finlandia y Bélgica.

En tercer lugar, la República Federal ha proporcionado a varios aliados la más moderna tecnología NVA para la evaluación y la presentación de los oponentes con fines de entrenamiento.
La tecnología correspondiente fue entregada a Israel, los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y los Países Bajos.

Israel recibió copias de casi todos los sistemas de misiles utilizados en el NVA (misiles de barco a barco, de aire a aire, de aire a tierra, ojivas Luna M, misiles guiados antitanque y misiles antiaéreos). Además, estaban los sistemas de radar, reconocimiento láser y vigilancia del campo de batalla de la NVA, los detectores de amigos y enemigos, el radar del MiG-29, los sistemas de control de incendios, así como los sistemas de contramedidas por radio, el carro de cañones antiaéreos autopropulsado Schilka, las minas antitanque y antipersonas, los equipos de desactivación de minas y el torpedo SAET-40.

La industria militar y de defensa de Estados Unidos aprovechó la oportunidad favorable para adquirir complejos de misiles NVA, electrónica de control de batallas, granadas de radio interferencias, minas antitanque y antipersonal, equipos de desminado, el Fla-SFL Schilka y el torpedo SAET-40, el sistema de lanzamiento de cohetes PK-16, varias minas navales, el helicóptero naval MI-14 y el avión MiG-29, con especial interés en el motor y el casco del piloto equipado con un visor electrónico integrado para este avión. Además, la República Federal de Alemania entregó un pequeño proyecto de cohete 1241 (Tarantul) tomado de las existencias del 6º Volksmarine-Flottille a la Marina de los EE.UU. con fines de investigación, que estaba interesada en el sistema ultramoderno de turbinas, el casco y la tecnología de cohetes de este sistema de armas.

Tanques, obuses, lanzadores de proyectiles y otra tecnología de combate de la NVA fueron entregados a los EE.UU. en grandes cantidades para representar unidades completas (por ejemplo, en fuerza de regimiento) durante los ejercicios de combate.

El Reino Unido recibió ejemplos de acorazados Volksmarine, cohetes, bombarderos de combate SU-22M4 y MiG-23BN, sistemas de cohetes Luna M y Rubesh (sistemas de misiles costeros), el torpedo SAET 40, minas de barco, minas antitanque, minas antipersonas y equipo de remoción de minas, mientras que la cesta de la compra francesa contenía misiles guiados antitanque, armas pequeñas, sistemas de comunicación y el complejo de misiles Luna M. Los Países Bajos se limitaron, con una modestia comparativa, a la evaluación técnica de los misiles buque a buque y del torpedo SAET 40.

Estos ejemplos ilustran dos cosas:

En primer lugar, el gobierno alemán se alegró de donar las armas y el equipo que ya no necesita el NVA.

Los alemanes orientales se aseguraron involuntariamente de que el gobierno alemán pudiera complacer a los socios de todo el mundo con las armas NVA adquiridas con su dinero.

Sin embargo, admitir esto abiertamente no habría encajado en el concepto de política de comunicación del Gobierno Federal.

En segundo lugar, el Gobierno federal siempre se ha esforzado en sus anuncios por mantener lo más bajo posible el valor de la tecnología NVA adquirida y los ingresos procedentes de las exportaciones de armas.

Nada de lo que la gente de este estado perdido había creado bajo muchas dificultades debería permanecer en la conciencia pública. Los nuevos ciudadanos de la RDA no deberían desarrollar demasiada confianza en sí mismos.

Lo que importaba eran los logros de su vida, ya que se habían logrado bajo una dictadura. Políticamente deseable fue la condena general retrospectiva de la RDA por parte de los alemanes orientales y la gratitud por las transferencias federales. En este contexto, habría sido contraproducente un balance de apertura justo de la República Federal, que habría tenido debidamente en cuenta el valor de los activos materiales de la NVA.

En 1990, el NVA había almacenado ropa y equipo personal por valor de unos 2.200 millones de marcos alemanes. Al vender este material a un precio muy bajo, la República Federal de Alemania generó unos ingresos de sólo 17,3 millones de marcos alemanes. El margen de beneficio para los revendedores era probablemente considerable. Los ingresos no especificados de la venta de 27 aviones no militares NVA, 86 vehículos navales y seis buques de guerra, 55.000 vehículos de motor y 67.570 armas pequeñas en Alemania y en el extranjero por parte de VEBEG, una empresa que actúa en nombre del Bundeswehr, tampoco beneficiaron a los ciudadanos de los nuevos Estados federados.

La venta apresurada de tecnología y equipos de NVA atestigua la intención de deshacerse de este legado no amado tan pronto como sea posible. Se perdió deliberadamente la oportunidad de obtener los mayores ingresos posibles a través de un desarrollo de mercado estratégicamente previsor. Esto no es sorprendente. Al fin y al cabo, se trataba de activos que la República Federal de Alemania había acumulado sin ningún esfuerzo propio. „Lo que no cuesta nada no vale nada. Así, los recursos materiales militares de la RDA fueron despilfarrados por el Gobierno Federal, mientras que uno se lamentaba públicamente de la altura de los pagos de las transferencias para los nuevos países.

Nota sobre la contribución de Rubikon: El siguiente texto apareció por primera vez en la revista „Rubikon – Magazin für die kritische Masse„, en cuyo consejo asesor participan Daniele Ganser y Rainer Mausfeld, entre otros. Desde que la publicación tuvo lugar bajo licencia libre (Creative Commons), KenFM asume este texto en la segunda utilización y señala explícitamente que también el Rubikon depende de donaciones y necesita apoyo. Necesitamos muchos medios alternativos!

+++

Este artículo fue publicado el 13.11.2019 por Rubikon – Magazin für die kritische Masse.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Bundesarchiv_Bild_183-1990-1002-013,_Bad_Düben,_Rolling up_NVA_troop_flags.jpg

+++

KenFM se esfuerza por lograr un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen que reflejar el punto de vista editorial.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Puede encontrar información sobre las opciones de soporte aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZKK

Hinterlasse eine Antwort