¿Bielorrusia en las garras de una revolución de colores? | Por Rainer Rupp

Un comentario de Rainer Rupp.

En los últimos días, Belarús se ha convertido en el escenario de un nuevo cambio de régimen en el territorio de la antigua URSS. ¿Está un pueblo aquí tratando de deshacerse de un tirano? O es otro “Maidan” que está siendo agitado aquí por poderosas fuerzas de Occidente, donde, como en 2014 en Ucrania, extremistas nacionalistas y fascistas, con el apoyo activo de los gobiernos occidentales, especialmente en Washington y Berlín, ahuyentan al presidente legítimamente elegido en un sangriento golpe de Estado y todavía tienen el poder de facto en el país hoy en día.

En efecto, hay muchos indicios de que los disturbios en la capital belarusa, Minsk, no tienen que ver principalmente con los derechos humanos y la libertad de expresión, por lo que los manifestantes, la mayoría de los cuales son jóvenes, están tomando las calles. De hecho, los verdaderos tiradores de cuerda de Occidente parecen preocupados por obtener otra ventaja geopolítica y geoestratégica sobre Rusia, por lo que queman a los jóvenes manifestantes, que han sido movilizados por decenas de miles, como idiotas útiles durante los disturbios.

De hecho, Belarús es un Estado de Europa oriental y comparte fronteras con Polonia, Ucrania, Lituania, Letonia y una frontera particularmente larga con Rusia. Desde el paso fronterizo ruso-belorruso de Buda, sólo hay 465 km hasta Moscú por la autopista E30. El ejército bielorruso, especialmente la defensa aérea contra la OTAN, está firmemente integrado en la defensa rusa. Sólo esto hace que un golpe de estado exitoso en Minsk sea particularmente atractivo a los ojos de los belicistas occidentales.

Ya en las pasadas elecciones presidenciales hubo intentos correspondientes de poner en marcha una revolución de colores cada vez, pero en el pasado no se había encendido la chispa, porque los belarusos tenían en mente los ejemplos disuasorios de Ucrania, primero las consecuencias de la llamada “Revolución Naranja” y luego el Maidan.  Además, a la mayoría de los belarusos les iba bien en las pequeñas aldeas, según las circunstancias. Los años de condiciones miserables por los que los rusos tuvieron que vegetar al menos en los años del gobierno del gran demócrata Boris Yeltsin, tan querido por Occidente, se salvaron de los belarusos bajo su presidente Lukashenko.

Entre 2008 y 2013, el autor de estas líneas viajó varias veces por todo Belarús. No había abundancia, pero tampoco hambre, todos tenían trabajo o podían estudiar y todos tenían un techo sobre sus cabezas. Incluso los pueblos más pequeños cautivados por la belleza, la limpieza y el orden. Pero incluso entonces había descontento y descontento. Pero la gente casi nunca anhelaba el dorado oeste. A menudo me han dicho que si Putin también pudiera presentarse a las elecciones presidenciales en Bielorrusia, Lukashenko no tendría ninguna oportunidad. La vida como en Rusia era el modelo, no el Oeste. Sólo en las universidades había siempre jóvenes que esperaban que Occidente cumpliera todos sus deseos insatisfechos.

Desde entonces ha pasado mucho tiempo en el país. Incluso los medios de comunicación amigos de Belarús informan de un descontento general y generalizado de una parte de la población, debido a la incompetencia y/o la corrupción. Además, las élites políticas -representadas por el Presidente Alexander Lukashenko, que ha estado en el cargo durante seis mandatos- y las instituciones y procedimientos estatales están muy incrustados.

Lukashenko es un ex director de fábrica colectiva y nunca ha permitido que se lleve a cabo una reforma económica. Casi todos los activos del país son propiedad del Estado. El país es una cápsula del tiempo de la Unión Soviética de hace 30 años. La oposición de Lukashenko a la privatización se basa en gran medida en el deseo de bloquear el acceso de los oligarcas rusos a la industria y la agricultura del país. No obstante, Belarús se ha incorporado a la Unión Económica Euroasiática establecida por el Kremlin y también está integrada en gran medida en la economía rusa.

El país depende particularmente de la energía rusa, ya que Belarús no tiene recursos propios de hidrocarburos. Por supuesto, siempre hay ineficiencias en la cooperación entre la economía de planificación centralizada de Belarús y la economía de mercado controlada de Rusia, lo que también causa desagrado entre la población. Pero en medio de los temores de la corona que también se han apoderado de la población bielorrusa, está claro que a pesar de toda la ira sobre el gobernante Lukashenko, la mayoría de la población no quiso cambiar de gobierno en medio de la crisis económica y sanitaria.

No obstante, Belarús se encuentra en medio de un intento en gran escala de utilizar una revolución de colores para provocar un cambio de régimen en Minsk y obligar al país a seguir un rumbo occidental no deseado.

Para todos aquellos que no están familiarizados con el término “revolución de los colores”, hay que decir que se trata de una técnica estandarizada basada en hallazgos científicos de la psicología para ganarse a los grupos sociales insatisfechos con temas atractivos y promesas de consumo occidental y libertad ilimitada en un estado destinado al derrocamiento. Además, radicalizar a la gente hasta el punto de utilizar brutalmente la fuerza contra las fuerzas del orden de la dictadura respectiva, llevar al extremo el caos social y político del país objetivo y, en última instancia, impulsar el “cambio de régimen” pro-occidental.

Estas técnicas de derrocamiento se basan en los trabajos del científico social estadounidense Prof. Dr. Gene Sharp, nacido en 1929, quien en sus años de juventud como antimilitarista pasó dos años en la prisión militar de EE.UU. por objeción de conciencia e incluso fue apoyado por Albert Einstein en ese momento. En sus estudios, desarrolló varios libros sobre el derrocamiento a través de la resistencia no violenta, citando entre otras cosas los éxitos de la revolución pacífica de Mahatma Ghandi para liberar a la India del yugo del colonialismo británico. Sin embargo, el mayor logro de su obra fue el libro “De la dictadura a la democracia: un marco conceptual para la liberación”, publicado en 1993, que lleva el siguiente título en traducción alemana: “Von der Diktatur zur Demokratie: Ein Leitfaden für die Befreiung.

Esta última obra y la aplicación de las instrucciones contenidas en ella difiere mucho de su pensamiento anterior, que todavía se caracterizaba por el pacifismo y el idealismo de izquierda. Mientras tanto, las “agencias de cambio de régimen” profesionales de la oligarquía estadounidense en Washington y sus vasallos trabajadores en la autoproclamada “sociedad de valores occidentales” habían adquirido hace tiempo las técnicas de Gene Sharp y las habían enriquecido con los más modernos hallazgos de la psicología del consumidor, del marketing y de las masas.

Al mismo tiempo, sin embargo, se prestó cuidadosa atención a la preservación de la popularidad de la izquierda para liberar a las masas de la dictadura parasitaria, porque las promesas progresistas y sociales que contenía garantizaban el acceso a las mentes de la generación joven, sin importar qué estado estaba actualmente en la lista de éxitos de los maestros titiriteros de Washington.

La responsabilidad de la preparación de los golpes de Estado recaía siempre en las autoridades gubernamentales estadounidenses, como el Departamento de Estado o el servicio secreto de la CIA, que luego -combinadas con financiación privada y bajo el aparente liderazgo de las ONG “humanitarias”, es decir, organizaciones no gubernamentales con la movilización de los grupos objetivo y la desestabilización del Estado objetivo- iniciaron la prevista “revolución de los colores”. El multimillonario, especulador bursátil y presunto benefactor humanitario George Soros y su ONG “Open Society” son un ejemplo bien conocido de ello.

Hoy en día, el objetivo no es confundir o aburrir a los jóvenes insatisfechos con demasiada teoría política, sino motivar a los revolucionarios en ciernes con la cultura pop mediante el uso de eslóganes, logotipos y colores de equipo pegadizos y sin contenido.

La organización estadounidense más conocida de este tipo es la “National Endowment for Democracy” (NED), una extraña institución cofinanciada por el gobierno de los Estados Unidos a través de la USAID, que opera como “organización de ayuda humanitaria”, y por donaciones de grandes fundaciones privadas de las élites neoliberales. La NED tiene dos suborganizaciones que distribuyen los fondos a varios proyectos de cambio de régimen: una es el Instituto Republicano Internacional, afiliado al Partido Republicano, y la otra es el Instituto Nacional Demócrata de Asuntos Internacionales, afiliado al Partido Demócrata.

Ambas organizaciones llevan a cabo las mismas actividades con ligeras diferencias en los matices. Después de todo, los Demócratas y los Republicanos son simplemente la mano derecha o izquierda del partido único de las grandes empresas de EE.UU., por lo que hay mucho más no partidismo en los EE.UU. en la política exterior de lo que comúnmente se piensa aquí en Europa.

En las últimas semanas antes de las elecciones presidenciales de Belarús del 9 de agosto y en los días siguientes, ha quedado cada vez más claro que el territorio belaruso de la antigua URSS ha vuelto a ser escenario de un intento de cambio de régimen. Esta vez, sin embargo, la interferencia directa del Occidente sin valor -desde Washington a Berlín y a la UE en Bruselas- en la elección del Estado soberano de Belarús fue mucho más intensa y más organizada que en cualquier otro intento similar en el país en los últimos veinte años.

En los meses anteriores a las elecciones, las actividades de las llamadas “fuerzas de la oposición” promovidas por Occidente ya habían aumentado drásticamente. En una amplia campaña, estas falsas “fuerzas de oposición” habían explotado los medios de comunicación internacionales y locales para poner en evidencia los problemas económicos y sociales existentes en el país y el descontento general de parte de la población, y para enfrentar a los grupos de población entre sí.

A pesar de este gran esfuerzo, los resultados de la elección mostraron una victoria para Lukashenko con el 80 por ciento de los votos emitidos. La candidata de la oposición y títere occidental Svetlana Tikhanovskaya recibió sólo alrededor del 10 por ciento de los votos. Más del 4% de los votantes hicieron su cruz en la opción “Contra todos los candidatos”. La participación de los votantes fue del 84,23%.

Sin embargo, los resultados de las elecciones no le importaban a la llamada oposición. Este último, de hecho, siguió uno a uno el guión de las exitosas revoluciones de color. Por eso, semanas antes de las elecciones, había declarado convenientemente que una victoria de Lukashenko sólo podía significar que los resultados de las elecciones habían sido falsificados. Los medios de comunicación occidentales sólo tienen que repetir sus sospechas durante varios días, 24 horas al día, y ya todos los niños saben y creen que Lukashenko es un falsificador.

Los argumentos racionales en contra de tal escenario no tienen cabida en esta narración. Tampoco el hecho de que un aumento artificial de los votos para Lukashenko en un 15 a 20 por ciento hubiera supuesto una falsificación masiva durante el proceso electoral. La falsificación habría tenido que tener lugar bajo los ojos de muchos observadores de diferentes afiliaciones políticas, lo que difícilmente podría haber pasado desapercibido.

Pero aparte de la alegación de fraude electoral, la llamada oposición y sus partidarios financieros no presentaron ninguna prueba o testigo de los colegios electorales. Las pruebas tampoco son relevantes aquí.  Las alegaciones son suficientes. E incluso si asumimos que la oposición pro-occidental en Bielorrusia ha recibido el 20% de los votos, el resultado habría sido un gran fracaso para ellos, porque Lukashenko habría ganado con el 60%.

Sin embargo, la historia de varios golpes de estado en todo el mundo muestra que una minoría agresiva consolidada y bien coordinada puede tomar el poder en el estado. Esta situación se produjo durante el llamado golpe “Maidan” en Ucrania en 2014, cuando un grupo agresivo de nacionalistas radicales apoyados por fuerzas extranjeras se aprovechó de la inacción sin cabeza del gobierno de Yanukovych. La abrumadora mayoría de la población no apoyó el golpe y la violencia que se extendió por toda Ucrania. Sin embargo, la mayoría silenciosa se convirtió en víctima de la agresiva y vocal minoría.

Ya meses antes de las elecciones en Belarús, se había establecido una red de cuentas en los llamados “medios de comunicación social” con ayuda de Occidente, con los operadores de los sitios registrados en Estados fuera de Belarús, como Polonia y los Estados bálticos. Con el apoyo de los principales medios de comunicación, todos trataron de pintar un cuadro del colapso total del gobierno en Minsk. Además, difundieron, por ejemplo, instrucciones para los alborotadores, datos personales de los agentes de policía y la noticia falsa sobre Lukashenko, según la cual éste habría huido de Belarús.

Una cuestión particular que cubren estos medios es el uso de la violencia contra los manifestantes supuestamente pacíficos. ¿Por qué se retratará a los manifestantes radicales como manifestantes pacíficos en los medios de comunicación occidentales y en los medios sociales, a pesar de que provocan a los agentes de policía y los atacan brutalmente con garrotes, adoquines y palos de madera y algunos de ellos incluso los atropellan deliberadamente con sus coches privados, aceptando heridas mortales?

Sin embargo, los medios pro-golpe en Minsk y en Occidente están hartos de sus demandas de una huelga nacional a partir del 11 de agosto.

Entretanto, según fuentes y pruebas locales, las autoridades de represión de Belarús han demostrado una gran motivación y una acción decisiva en los enfrentamientos con los revolucionarios de color para detener la propagación del caos. Y el presidente Lukashenko, independientemente de las críticas a sus estrategias económicas o políticas, obviamente ha aprendido las lecciones de la historia y ha hecho resueltamente todo lo posible para evitar el golpe.

Como era de esperar, el régimen de los Estados Unidos en Washington y la Unión Europea en Bruselas ya han condenado las elecciones en Belarús por ser “injustas” y “no independientes”. Otro signo del golpe fallido es el hecho de que el 11 de agosto la principal candidata de la oposición belarusa, Tianovskaya, y varios miembros destacados de su campaña cruzaron la frontera con Lituania, desde donde siguen haciendo declaraciones en voz alta pidiendo “revolución”.

La parte pro-occidental y neoliberal de la llamada oposición en Rusia también celebró una manifestación frente a la embajada de Belarús en Moscú hace unos días en apoyo del intento de golpe de Estado en Belarús.

Es particularmente interesante que hace unas semanas el Presidente Lukashenko coqueteó públicamente con Washington & Co con declaraciones anti-rusas e importaciones de gas licuado estadounidense. Lo más probable es que lo hiciera para conseguir mejores precios en las negociaciones sobre el suministro de energía de Rusia. Con el inicio de las elecciones presidenciales, los países occidentales traicionaron inmediatamente a su nuevo amigo Lukashenko y apoyaron el intento de golpe de estado en curso. Esto demostró una vez más que los acuerdos con el establishment de Washington y los burócratas europeos no valen nada.

A continuación, el lector inclinado encontrará dos enlaces a artículos con opiniones contrastadas sobre la situación actual en Belarús. En el primero, titulado “La revolución de las zapatillas: ha comenzado el cambio de régimen en Belarús”, Wladislaw Sankin examina la cuestión de si se trata de un ejemplo modélico de movimiento democrático o de una revolución de colores basada en un guión clásico. En el segundo artículo, “Protestas en Belarús: nuevo orden de magnitud de la represión”, Olga Dryndova, experta en Belarús del cercano “Centro de Investigación para Europa Oriental” de George Soros en la Universidad de Bremen, da su opinión y aclara cómo argumenta un típico propagandista de la revolución de los colores.

+++

Gracias a los autores por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Svetlana Turchenick/ shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort