China: Negador del clima de CO2

Un comentario de Rainer Rupp.

En mi dosis diaria del 22 de noviembre „Am Deutschen Klimawesen wird die Welt nicht genesen“ se señaló que China es uno de los países responsables de dos tercios de las emisiones de CO2 del mundo, pero que no sueñan con tomarse en serio la „ciencia“ del clima del CO2 occidental. Ha habido fuertes críticas de algunos lectores.

Un lector, por ejemplo, comentó en un tono conocido y sabelotodo que el autor debería „por favor, nombrarlo sólo uno, en realidad un solo científico climático, físico, geólogo, etc., que diga algo así“, y que por lo tanto no cree en el dogma del CO2 que el IPCC (Consejo Internacional del Clima) ha puesto en el mundo. Con mucho gusto cumplo esta petición, pero no sin preguntarme de dónde viene esta creencia aparentemente firme de que China está sentada en el barco del clima de CO2.

Por ejemplo, hay cinco renombrados investigadores de la tierra y el clima de la Universidad de Beijing, JingYun Fang, Jiang Ling, Zhu ShaoPeng, Wang Chao Yue y Hai Hua Shen. En su extenso estudio, publicado en octubre de 2011 bajo la dirección del Dr. Fang (Fang et al.), se afirma, entre otras cosas, que el „informe del IPCC ya no es el documento autorizado sobre el cambio climático“. Es políticamente tendencioso y contiene una serie de errores y deficiencias. El calentamiento global es un „hecho objetivo“, pero existe una „gran incertidumbre sobre el nivel de aumento de la temperatura“. Además, las actividades humanas y los factores naturales contribuyen al calentamiento; sin embargo, es difícil cuantificar la contribución respectiva.

El estudio científico de Fang at al. también fue publicado por Springer Verlag bajo el título: „Global warming, human-induced carbon emissions, and their uncertainties“. (Coste 41,50 euros) La introducción del libro resume la situación:

„En las últimas décadas ha habido una serie de debates sobre el calentamiento global y sus fuerzas motrices. Basándonos en un análisis detallado de la literatura científica, asumimos que (1) el calentamiento global está ocurriendo, pero con grandes incertidumbres sobre el alcance del aumento de la temperatura; (2) tanto las actividades humanas como las fuerzas naturales contribuyen al cambio climático, pero sus contribuciones relativas son difíciles de cuantificar. y 3) la afirmación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de que el aumento de las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero (incluido el CO2) desempeña un papel preponderante en el calentamiento del planeta es puesta en tela de juicio por las comunidades científicas debido a las grandes incertidumbres sobre la interacción de los factores naturales y las actividades antropogénicas (es decir, artificiales).

Fang et al. también son críticos cuando se trata de la influencia de los llamados „gases de efecto invernadero“. En el siglo pasado, por ejemplo, se hizo evidente que el cambio de temperatura no siempre coincidía con el cambio en el contenido de CO2 de la atmósfera. Tampoco existe una „correlación significativa entre el aumento anual de la concentración de CO2 y la anomalía anual de la temperatura media“. Además, existe „una gran incertidumbre sobre las fuentes de concentración de CO2 en la atmósfera“. Por lo tanto, las emisiones antropogénicas por sí solas no pueden ser consideradas responsables del aumento del contenido de CO2 en la atmósfera.

En otro estudio, publicado más o menos simultáneamente, Fang at al. demostró que la región desértica del noroeste de China se volvió más verde bajo la influencia de temperaturas ligeramente más altas combinadas con un mayor contenido de CO2 en el aire, que es vital para las plantas. El título del estudio es „El cambio climático afecta al crecimiento de la vegetación en la región árida del noroeste de China“ (1).

En el período investigado de 1982 a 2003 Fang y sus colegas llegaron a la conclusión de que la región desértica investigada cambió lentamente de seca-caliente a húmeda-caliente y que la vegetación de la región desértica durante el período de investigación de 22 años mostró un aumento medio anual del período de vegetación del 0,7%, basado en los datos climáticos y de CO2 correspondientes y con la ayuda de datos apoyados por satélites del „Índice de Diferencia Normalizada de Vegetación (NDVI)“, un índice que proporciona información sobre el enverdecimiento de la superficie de la tierra. Otros estudios chinos mostraron resultados similares con respecto al aumento del período de vegetación para las regiones del norte y montañosas de China.

En general, el cambio climático observado en China hasta ahora representa un resultado positivo para los científicos y políticos del país, especialmente porque el Reino Medio no cree en los escenarios del día del juicio final sobre el CO2 pintados en la pared en Occidente. Esto ya lo había dejado claro el principal experto chino en paleoclimatología, Ding Zhongli, en un artículo detallado sobre el cambio climático publicado en la primera plana del Beijing Science Times el 7 de septiembre de 2009, en vísperas de la cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima, que tuvo lugar en diciembre de 2009 en Copenhague con tiempo helado.

El artículo no sólo fue de particular importancia porque el Sr. Ding era el geofísico más respetado de China, sino que también fue vicepresidente de la Academia China de Ciencias, dándole la „última palabra“ en el Partido Comunista Chino sobre la ciencia del clima.

En la citada entrevista en el „Science Times“ de China, recogida en un artículo del Washington Post („China’s imprints all over Copenhagen talks fiasco“ (2), Washington Post, 14.01.2010), el Sr. Ding afirmó: „No existen pruebas científicas fiables de que exista una correlación significativa entre el aumento de la temperatura y las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en la ciencia“ El artículo fue publicado en el Washington Post („China’s imprints all over Copenhagen talks fiasco“) (2), Washington Post, 14.01.2010) Más bien, el Sr. Ding confirma: „Los geofísicos, por ejemplo, asumen que el cambio de temperatura global está relacionado con la actividad solar…..“. Los factores hechos por los humanos pueden tener una influencia condicional muy alta“.

Que China no está preocupada por el calentamiento global también fue revelado en una entrevista con The British Guardian por otro conocido científico climático chino poco antes de la cumbre climática de Copenhague. En él, Xiao Ziniu, director del Centro Climático de Pekín, dijo que „un aumento de dos grados en la temperatura no necesariamente traería la catástrofe prevista por el IPCC. „Ya sea que el clima sea más cálido o más frío, tiene consecuencias tanto positivas como negativas“, dijo Ziniu. Ha habido muchas veces en la historia de China que han sido más cálidas que hoy.

Los puntos de vista del Sr. Ding y del Sr. Ziniu han influido desde entonces en las posiciones negociadoras de China en todas las conferencias sobre el clima. Con respecto al dogma „La ciencia está asentada“, la naturaleza científica de los modelos climáticos de CO2 occidentales subyacentes es cualquier cosa menos clara para China.

Sin embargo, los chinos no se cruzan en su camino, sino que participan en todos los foros climáticos pertinentes sin haber firmado un solo compromiso para reducir sus emisiones de CO2. Pero también la India, Brasil, Sudáfrica y otros países emergentes y en desarrollo han seguido la estrategia china. Fue formulada por el Sr. Ding a tiempo para la Cumbre del Clima de Copenhague:

En un estudio de las estadísticas históricas de las emisiones de carbono de varias naciones de todo el mundo, tenía una conexión obvia: cuanto más rápido crezca la economía de una nación, más energía producirá al quemar combustibles fósiles. A raíz de esto, el Sr. Ding se enfadó porque los países desarrollados de Occidente, que habían emitido gases de carbono a la atmósfera durante más de un siglo, insistieron de repente en que los países en desarrollo pobres -incluida China- debían soportar ahora la carga de evitar el presunto terror del IPCC ante el calentamiento global. Como motivo secreto del dogma del CO2 occidental, el Sr. Ding sospechaba que las potencias occidentales estaban intentando „frenar el crecimiento de los países en desarrollo y mantener sus propias posiciones privilegiadas“.

El Beijing Science Times (citado del artículo del Washington Post mencionado anteriormente) comentó: „Los datos calculados y proporcionados por el Grupo de Investigación del Sr. Ding revelan claramente las intenciones asesinas ocultas de algunos países“. Por eso, China tendría que pasar a la ofensiva contra estos países en la mesa de negociaciones climáticas de Copenhague para proteger su „derecho al desarrollo“. Esto es exactamente lo que China hizo y ya ha atraído a muchos otros países en desarrollo y emergentes a su lado en el período previo a Copenhague.

La estrategia de negociación de China en Copenhague se basa firmemente en dos conceptos clave:

a) las emisiones de CO2, que se calculan „per cápita de la población“, y
b) que las emisiones de CO2 deben calcularse en un „contexto histórico“.

Esto significa que China puede producir tantas emisiones de CO2 per cápita como las emisiones per cápita por ciudadano chino alcanzarán el mismo nivel que las emisiones per cápita en los países industrializados occidentales. El „contexto histórico“ significa que las emisiones de CO2 per cápita se consideran acumuladas a lo largo de todo el período histórico de 1900 a 2050, y que las cuotas nacionales de emisión se calculan únicamente sobre la base de la producción de carbono per cápita acumulada de 1900 a 2005.

Así que mientras que China pudo aumentar aún más sus propias emisiones de CO2, Pekín, en Copenhague, exigió con éxito que los EE.UU., Europa y Japón redujeran inmediatamente sus emisiones de CO2 y continuaran reduciéndolas durante los próximos 40 años. China y todos los demás „países en desarrollo“ deberían seguir aumentando sus emisiones hasta que alcancen el „agregado per cápita“ de 150 años de consumo de CO2 de los ciudadanos occidentales.

Con esta estrategia, Pekín ha explotado inteligentemente la fijación de CO2 occidental para obligar a los responsables de las políticas climáticas occidentales a obligar a las economías de sus propios países a utilizar energía más limpia pero más costosa, mientras que China y otros países como la India siguen teniendo acceso a energía de combustibles fósiles barata pero intensiva en CO2.

En este contexto, es -al menos a primera vista- totalmente incomprensible que los políticos y los medios de comunicación occidentales elogien los supuestos esfuerzos climáticos de China por el trébol verde. Incluso después del desastroso resultado de la cumbre climática de Copenhague para las ambiciones occidentales, un columnista del New York Times elogió el „Green Leap Forward“ de China como la „cosa más importante“ de la primera década del siglo XXI. El Presidente chino Xi también recibió muchos elogios después de la Cumbre del Clima de París, aunque siguió apegado a la estrategia china y no se comprometió con su país a reducir las emisiones.

Todo lo que tiene que hacer es entrar en la barra de búsqueda (China, klimaschutz, barbara hendricks) en la página web del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear, y tendrá la impresión de que nuestro último Ministro Federal de Medio Ambiente en China vio a los aliados más fuertes de Alemania para salvar al mundo del cambio climático de CO2 juntos. He aquí algunos ejemplos breves:

En un comunicado de prensa del 12 de noviembre de 2014, Barbara Hendricks acogió con satisfacción el hecho de que, entre otras cosas, „China se haya comprometido con una ambiciosa protección del clima al más alto nivel“. Esta declaración significa que o bien no tenía ni idea de la situación en China o bien quería crear un ambiente entre los propagandistas de CO2 en Alemania.

En su discurso en el 5º Foro Ambiental Alemán-Chino en China el 29.04.2016, Barbara Hendricks elogió a Alemania y China por su exitoso compromiso con el acuerdo climático de París. China y Alemania son el centro de este proceso: China, la economía más grande del mundo, puede establecer una tendencia global con medidas ambiciosas – en la conservación de los recursos y la protección del clima“.

Aquí se plantea la cuestión de si la Ministra Federal de Medio Ambiente y sus redactores ni siquiera se dieron cuenta de que China, junto con la India y otros países, habían torpedeado con éxito el plan occidental de acordar objetivos vinculantes de reducción de CO2 para todos los participantes en el Acuerdo de París.

En su discurso en el Bundestag sobre el tema de la protección del clima el 22 de junio de 2017, la Ministra Hendricks subrayó que „el anuncio del Presidente Trump de retirarse del Acuerdo de París nos ha decepcionado a todos“. Al mismo tiempo, sin embargo, „esta decisión había acercado a los demás países, desde China hasta la India, pasando por Rusia“. Pero fue todo lo contrario!

¿Por qué Barbara Hendricks y las élites occidentales que empujan el CO2 están ciegas al „ojo chino“ cuando se trata del clima? ¿Existe algún temor de que una temática occidental de la oposición fundamental de China al dogma del CO2 también atraiga agua a los molinos de espíritus críticos de este país? ¿Está China mirando hacia otro lado para no poner en peligro el lucrativo modelo de negocio de los billones de euros de CO2? Esto último podría explicar por qué los medios de comunicación corporativos también están fingiendo que los chinos son parte del barco climático de CO2 occidental.

Y los chinos están haciendo todo lo posible para reforzar esta impresión y exportar aún más molinos de viento y células solares a Occidente. En el Foro Económico Mundial de Davos, en enero de 2017, pocos días antes de que Donald Trump asumiera el cargo, el presidente chino Xi se pronunció con firmeza a favor del Acuerdo de París sobre el Clima (que es insignificante para China):

„Todos los signatarios deben cumplirlo (sus compromisos de París de reducir las emisiones de CO2) y no renunciar a ello. Es nuestra responsabilidad con las generaciones futuras“.

Xi naturalmente se dirigió al nuevo presidente de los EE.UU. con esto. Pero como alguien que, como Xi, no sospecha nada más que un engaño científico detrás de la histeria del CO2, Trump -a diferencia de su predecesor Obama- había visto desde hace tiempo la estrategia china y había anunciado rápidamente la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París.

Una cosa está clara: el mayor emisor de CO2 del mundo, China, no sacrificará su producción de energía fósil barata y, por tanto, la competitividad de la economía del gigante país por un „estúpido rescate climático“. El país seguirá utilizando combustibles fósiles mucho más allá de 2030, y a gran escala. La electricidad del sol y del viento sigue siendo marginal. Si Trump es reelegido, los EE.UU. también continuarán invirtiendo su excursión en las energías „verdes“ más costosas.

El argumento que se ha escuchado a menudo es que China ha invertido muchos miles de millones de euros en tecnologías de energía verde y que, por lo tanto, supuestamente está aplicando una política ecológica, no ha terminado. Los bienes de tecnología verde de China se exportaban principalmente a Occidente, donde se pagaban elevadas subvenciones a los paneles solares y a las turbinas eólicas. Irónicamente, China produjo la mitad de las células solares del mundo a partir de 2010, utilizando electricidad barata a base de carbón. Sin embargo, sólo el uno por ciento de la tecnología ambiental producida en China se utilizó en casa, informó el experto chino Heinz Horeis en NOVO en junio de este año.

No habrá un „cambio de energía“ en China, ni Greta, ni huelga escolar, ni ninguna otra locura verde. Pero un suministro eficiente de energía con muchas centrales modernas de carbón y cada vez más centrales nucleares, dice el científico japonés Horeis, quien al mismo tiempo aconseja a los políticos occidentales que se adapten a un mundo como China en el que la cuestión es más importante que el clima.

En este contexto, vale la pena señalar una vez más que la participación de Alemania en las emisiones mundiales de CO2 es de sólo un 2 por ciento. Por lo tanto, la retirada de Alemania del carbón será completamente inútil e inútil. Ni siquiera se notará en el balance global de emisiones.

China, con una participación del 29 por ciento en las emisiones mundiales de CO2, continuará expandiendo sus centrales eléctricas de carbón al menos hasta 2030. Incluso si los protectores del clima alemanes dieran un vuelco, el mundo no podría salvarse si el dogma del IPCC fuera correcto. Pero los chinos, los indios y los rusos, con sus muchos buenos científicos, tienen fuertes dudas científicas sobre el modelo altamente politizado y monetarizado del IPCC. Sin China y los demás países, todas las víctimas alemanas del cambio climático son en vano en forma de mayores impuestos y costes energéticos. Sin embargo, todo el rescate climático tiene una buena oportunidad de anunciar el comienzo del fin de la nación industrial alemana.

Fuente:

  1. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0140196311001595
  2. https://www.washingtontimes.com/news/2010/jan/14/china-imprints-all-over-copenhagen-talks-fiasco/

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Consejo: Maxx-Studio/ Shutterstock

+++

KenFM se esfuerza por lograr un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen que reflejar el punto de vista editorial.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Puede encontrar información sobre las opciones de soporte aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZKK

Hinterlasse eine Antwort