Cobardía de la prensa alemana

Tras espectaculares revelaciones de mala conducta por parte del gobierno brasileño, el periodista Glenn Greenwald ha sido acusado por el gobierno de supuestos „ciberdelitos“ y „ciberdelitos“.

Un comentario de Christiane Borowy.

Imagínese que la libertad de prensa está en peligro y que nadie va a ir. Ni la política ni los medios de comunicación en Alemania reaccionan adecuadamente al hecho de que una vez más un destacado periodista de investigación sea „declarado enemigo del Estado“.

Hace unos días, el mundialmente famoso periodista estadounidense Glenn Greenwald fue acusado de ser miembro de un grupo de hackers que, según se dice, ha accedido ilegalmente a teléfonos móviles ( ………), por ejemplo del juez brasileño y más tarde Ministro de Justicia Sergio Moro, y otros altos funcionarios.

Greenwald está acusado de „delitos en Internet“ y „ciberdelincuencia“, según los titulares de la prensa alemana, pero no se pronuncia a favor de la libertad de prensa.

Greenwald había revelado en su sitio de noticias The Intercept, que se considera una plataforma de divulgación, hace varios meses que el juez y el fiscal podrían haber coludido en la investigación del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, y había publicado historias de chat como prueba, entre otras cosas. Lula había sido condenado a 12 años de prisión, pero fue liberado después de un año debido a las revelaciones de La Intercepción.

Algunos recuerdan el nombre de Glenn Greenwald como el hombre que, en 2013, ayudó a Edward Snowden a exponer el espionaje y la vigilancia mundial de la población por parte de la NSA, que no se consideraba en absoluto un ciberdelito. Ahora parece que el mismo Glenn Greenwald necesita ayuda, porque está en problemas. El presidente brasileño Bolsonaro lo ha amenazado desde hace mucho tiempo y afirma que Greenwald ha cometido un delito al publicar mensajes de texto, porque ha demostrado con qué maquinaciones llegó al gobierno.

Así que un periodista expone un régimen profundamente corrupto en Brasil y es declarado rápidamente enemigo del Estado. A pesar de la estrecha relación entre Alemania y Brasil, o quizás debido a ella, la prensa alemana es moderadamente moderada.

En la nueva revista de noticias Multipolar, el periodista alemán Paul Schreyer reconoce en la declaración de los periodistas como enemigo público un patrón destructivo con respecto a la democracia y la libertad de prensa, lo cual es particularmente evidente en la acusación de Julian Assange. El caso Greenwald también prueba que Schreyer tenía razón. Greenwald es retratado por Bolsonaro no como un periodista que hace su trabajo, sino como un criminal.

Greenwald ha sido durante mucho tiempo una espina clavada para el gobierno brasileño. Pero aunque el presidente Bolsonaro lo amenaza y lo insulta duramente, el periodista no se ha dejado intimidar. A finales del año pasado, Greenwald fue incluso atacado físicamente ante la cámara por un periodista cercano a Bolsonaro. Después de que Greenwald pudo evitar ser abofeteado por su oponente, éste lo presionó en la cara con toda su mano. En ese momento, esto apenas valía una línea para los medios de comunicación alemanes. Los hijos de Bolsonaro apoyaron al violento periodista en retrospectiva y simplemente le dieron la vuelta a la tortilla, alegando que aunque el video mostraba los hechos reales, el periodista atacante debería haberse defendido de Greenwald.

Esta torsión de la verdad tiene un método. Para entender las implicaciones, ayuda a entender lo siguiente: Greenwald probó que el actual presidente Bolsonaro eliminó a su rival Lula al condenarlo a 12 años de prisión por un supuesto escándalo de corrupción, en connivencia con la fiscalía y el juez. Greenwald ha investigado y publicado quién es realmente el político corrupto. Lula fue liberado, pero Bolsonaro sigue en el poder.

Esto no es muy complicado y es fácil de entender. Es tanto más incomprensible que casi no pase nada. No hay ningún alboroto mediático ni político, aunque la libertad de prensa concierne a todo el mundo, incluso a los que no son periodistas, como señala el propio Greenwald (véase la revista Multipolar). Es de temer que, como en el caso de Julian Assange, los procedimientos legales se sucedan ahora uno tras otro.

Moritz Müller comenta el 23.1.2020 en las páginas de NachDenkPages „Esto no tiene buena pinta“. Correcto. Greenwald ha dejado claro al mundo que el periodismo crítico tiene una importante función de control político.

Es difícil creer lo que está dispuesto a aceptar por ello. A pesar de las amenazas de muerte e incluso de los ataques públicamente expuestos, no está dispuesto a abandonar Brasil. Continúa luchando por la libertad de prensa y, por tanto, por la verdadera democracia.

El senador y candidato presidencial democrático Bernie Sanders se dirige al gobierno de Brasil en Twitter y le pide que detenga el ataque a la libertad de prensa y al estado de derecho. También hace hincapié en la importancia de la libertad de prensa y señala que es tarea de los periodistas exponer la mala conducta de los gobiernos.

¿Cuáles son las reacciones de la política y de los medios de comunicación en Alemania ante esto? Prácticamente ninguno.

Esto es bastante sorprendente, considerando que el Ministro de Relaciones Exteriores Heiko Maas estuvo en América Latina no hace mucho tiempo, en mayo del año pasado, y que también pidió una protección especial para los periodistas en el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Habría tenido la oportunidad de defender a Glenn Greenwald ahora. Pero en el Día Mundial de la Libertad de Prensa recordó más bien a los periodistas asesinados. ¿Sólo el periodista muerto es un buen periodista?

La oportunidad de presionar a Bolsonaro parece haber pasado de largo a Maas a pesar de las palabras vacías, lamentables y nobles sobre la libertad de prensa.

En una carta abierta a Heiko Maas en el NachDenkSeiten, el periodista Enrico Füllgraf escribe que „la reorientación de la política alemana hacia América Latina es un imperativo del momento“. La política alemana no tiene por qué aceptar de ninguna manera el comportamiento de Bolsonaro. Las palabras sobre la protección de los periodistas y el compromiso con la libertad de prensa no son más que papel mojado.

Esto se hace especialmente evidente en relación con la Conferencia sobre América Latina del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores celebrada en Berlín hace unos meses, a la que también hace referencia Füllgraf. Es sobre todo interesante echar un vistazo a lo que se acordó entre Brasil y Alemania en esta conferencia. Puede leer sobre ello en la página web del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores.

Brasil es el socio comercial más importante de Alemania. Por eso, como afirma la revista de negocios Capital, el empresariado alemán tiene grandes esperanzas en el Bolsonaro.

Heiko Maas, su contraparte Ernesto Araújo y Bolsonaro emitieron una declaración conjunta en abril del año pasado, que fue publicada como un comunicado de prensa por la Cancillería Federal. Los representantes de la prensa alemana han tenido así la oportunidad de reconocer las conexiones y de hacer un llamamiento a la acción política. El comunicado no sólo señala que Alemania ya ha invertido 20 mil millones de dólares en el desarrollo de Brasil en 2016 y que se estima que 1600 empresas alemanas tienen su sede en Brasil, sino que también afirma que el país es un actor importante en la economía mundial. También establece

„En el ámbito de la defensa, reconocen los progresos realizados y reafirman su interés en la realización de un diálogo estratégico bilateral. Acogieron con beneplácito la anunciada selección del consorcio que incluye a la empresa alemana ThyssenKrupp para construir cuatro fragatas ligeras clase Tamandaré para la Marina brasileña“.

Eso es interesante. Especialmente en vista de un ardiente discurso de Walter Steinmeier en Yad Vashem el 23.1.2020, en el que apeló a la responsabilidad alemana del recuerdo?

ThyssenKrupp y el Holocausto – ¿había algo? Oh sí, hasta septiembre de 2019, el periódico sensacionalista „ThyssenKrupp conmemora a las víctimas del Holocausto“. Pero había algo más. Cierto, el Grupo es una de las empresas que apoyó el Holocausto. Tal vez eso es algo que deberíamos recordar. Tal vez se plantee entonces la pregunta de cómo puede ser que la empresa alemana vuelva a estar, de forma bastante evidente, entre los beneficiarios de las guerras. Brasil está muy lejos y su relación con Alemania parece estar asociada al fútbol.

En su análisis „Las empresas alemanas y su codicia de materias primas en Brasil“, el periodista Andreas Grünwald examina la conexión entre el trasfondo económico y político de la política alemana y brasileña. Muestra lo importante que es analizar esta conexión en absoluto y exige que no sólo hablemos de Bolsonaro, sino que también nombremos a los responsables en nuestra propia puerta.

Pero a las empresas alemanas les cuesta aceptar la responsabilidad. Además, la política y los medios de comunicación se mantienen firmes en el sentido literario de la palabra y están tan interesados en la libertad de prensa como un león en la comida vegetariana.

Fuentes:

  1. https://theintercept.com/2020/01/21/glenn-greenwald-brazil-denunciation/
  2. https://multipolar-magazin.de/
  3. https://www.zeit.de/gesellschaft/zeitgeschehen/2020-01/glenn-greenwald-brasilien-internetkriminalitaet-snowden
  4. https://www.spiegel.de/netzwelt/netzpolitik/brasilien-glenn-greenwald-wegen-cyberkriminalitaet-angeklagt-a-4705d9ef-3b74-41f6-a396-f52693aeacb4
  1. https://www.merkur.de/politik/gleen-greenwald-brasilien-us-journalist-geschlagen-gewalt-bolsonaro-radio-zr-13205405.html
  2. https://www.nachdenkseiten.de/?p=57863#h01
  3. https://www.capital.de/wirtschaft-politik/brasilien-deutsche-firmen-setzen-hoffnungen-in-bolsonaro/6
  4. https://www.auswaertiges-amt.de/de/aussenpolitik/laender/brasilien-node/bilateral/201112
  5. https://kenfm.de/deutsche-konzerne-und-ihre-rohstoffgier-in-brasilien

+++
Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Referencia de la imagen: CP DC Press / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre las posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puede apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort