Corona y la izquierda | Por Rüdiger Rauls

Un punto de vista de Rüdiger Rauls.

Después de las vacaciones de verano, la segunda ola de la pandemia golpea a las sociedades occidentales en gran medida no preparadas. Se había perdido un tiempo valioso en la disputa sobre responsabilidades e intereses. Sin embargo, los valores de aprobación de los gobernantes no están en peligro. La crítica de la izquierda, si es que existe, sigue siendo en gran medida ineficaz.

Izquierda contradictoria

Después de la crisis de los refugiados (1), el escándalo del diesel y el movimiento climático Viernes por el Futuro, la actual crisis de la corona es el último debate social en el que la izquierda como movimiento y también como partido apenas puede poner acentos políticos. Debido a su actitud poco clara, que no está orientada a los intereses de la gente pequeña, está perdiendo cada vez más su significado social. Va detrás de movimientos que no son el medio natural de aquellos que la izquierda cree que debe representar y ha representado tradicionalmente: los grupos proletarios de la población.

No sólo está perdiendo cada vez más el contacto con ellos, la izquierda, sea lo que sea, también se está desintegrando dentro de sí misma. De la sopa política primordial, que se llama a sí misma la izquierda, se están cristalizando cada vez más claramente dos corrientes diferentes: una idealista-moralizante y otra materialista-analítica. La pérdida de importancia social golpea a este último con especial fuerza.

Al igual que los partidos que han proporcionado el gobierno alemán durante décadas, la izquierda ha perdido su influencia en la interpretación de los procesos sociales y políticos a fuerzas que pueden unir a amplios grupos sociales a sí mismos a través de la emocionalización, como los Verdes y la AFD. Pero los llamados teóricos de la conspiración también están ganando cada vez más influencia. Lo que ya se había insinuado en FfF se está volviendo cada vez más común entre los pensadores laterales: los límites entre la derecha y la izquierda se están volviendo borrosos. La Weltanschauung está determinada por las sensibilidades personales, no por mirar el mundo, percibiendo la realidad.

La impotencia política y las contradicciones de la izquierda son particularmente evidentes en la crítica de las medidas de la Corona alemana, a las que se acusa de todo menos de un serio interés por la salud de la población. El periodista de negocios de izquierda Ernst Wolf, por ejemplo, duda que „los políticos de repente se preocupan tanto por la salud de todos nosotros que subordinan todo lo demás a ella“(2) Esto revela una misantropía que no se percibe como propia, sino que se culpa a los demás.

Esas críticas anticapitalistas están particularmente extendidas entre los izquierdistas. Sin embargo, ignora en gran medida la pandemia como un fenómeno mundial contra el que no sólo el gobierno alemán está tomando medidas. Esta visión limitada a nivel nacional pasa por alto el hecho de que los gobiernos de todo el mundo están tratando de contener la infección. Ignora el hecho de que los números son más dramáticos cuando gobiernos como el americano y el brasileño trivializan la infección como lo hacen.

Cierra los ojos.

Además, muchos críticos que se consideran de izquierda no se oponen al hecho de que gobiernos como el ruso o el cubano, con los que la mayoría de los izquierdistas tienden a simpatizar, tomen medidas similares por las que condenan al alemán. Pero la contradicción se hace aún mayor cuando se compara al alemán con la acción mucho más dura del gobierno chino.

Muchos izquierdistas no quieren aceptar estas contradicciones o tratan de evadirlas con frases sin sentido sobre las llamadas condiciones diferentes. Sin embargo, es necesario nombrarlas y explicar su importancia para las diferentes evaluaciones, pues de lo contrario se perderá la credibilidad y la seriedad.

Además, al no aceptar esta discusión, debilita su propio poder de argumentación. Tales discusiones deben llevarse a cabo con el fin de avanzar en el proceso de conocimiento. Una izquierda sin conocimiento de las fuerzas motrices de los desarrollos sociales no es capaz de convencer e influir en el pensamiento social.

La condena general de las élites indefinidas puede marcar puntos con los moralmente indignados. Pero su aprobación no es sólida, porque está impulsada emocionalmente, y por lo tanto es fácilmente manipulable. La indignación no puede reemplazar a la conciencia a largo plazo.

China exitosa…

Aunque los líderes de opinión occidentales no suelen dejar un buen pelo en la cabeza de China, siguen entregando informes que marcan la diferencia en el control de enfermedades allí y en Occidente, claro para el consumidor de los medios. Mientras que en el mundo fuera de la República Popular se alcanzan diariamente nuevos máximos, la propia China ha estado registrando durante semanas un número nulo o reducido de nuevas infecciones. Sin embargo, luego se adoptan medidas coherentes.

Cuando se conocieron los casos de Corona en la megaurbe de Quingdao a mediados de octubre, „se llevó a cabo una prueba masiva con diez millones de personas en cuatro días. … También se sometió a prueba a personas de otras ciudades que habían regresado de Qingdao en los últimos días“(3) De manera similar, se tomaron medidas en la ciudad uigur de Kashgar, donde se sometió a prueba a más de cinco millones de personas en pocos días.

Los chinos están actuando con rapidez y eficacia. „Para aliviar a los laboratorios, se combinaron diez pruebas en una sola. A cada zona residencial se le asignó un estadio donde se realizaron las pruebas. El personal… fue reclutado de varias autoridades, empresas estatales y entre los estudiantes. Y los comités de barrio… informaron a los equipos móviles de prueba donde vivían los ancianos que no podían ir al estadio“(4). De esta manera, las personas infectadas podrían ser identificadas y tratadas rápidamente, combatiendo así eficazmente la propagación de la epidemia.

En cambio, los Estados Unidos „tienen ahora más de 83.000 nuevas infecciones por día… y unas 225.000 muertes relacionadas con el virus de la corona, más que cualquier otro país del mundo“ (5). Estas cifras se han duplicado en pocos días. Aunque las tasas de infección en Alemania parecen todavía bajas en comparación con las de los Estados Unidos y otros países occidentales, la lucha en este país parece tambaleante en comparación con el enfoque chino y sus éxitos.

Cifras engañosas

Pero los valores alemanes distorsionan la imagen de lo que está sucediendo. En comparación con otros países, el número de personas infectadas es bajo, pero también lo es el número de pruebas, aunque éstas se han ampliado de 400.000 por semana de marzo a junio de 2020 a 1,2 millones desde finales de agosto. Esto ha llevado naturalmente a un aumento del número de casos, lo que podría considerarse un paso adelante en la detección de personas infectadas. Pero esto no tiene importancia mientras no se puedan rastrear las cadenas de infección.

Aquí es donde falta la relación con China. La aplicación de la corona alemana, para la que se gastaron decenas de millones, está demostrando ser en gran medida ineficaz. No encuentra suficiente aceptación entre la población para ser eficaz. Además, su uso es limitado y deja en manos de las personas infectadas la decisión de si desean transmitir su estado de enfermedad a la aplicación a pesar del anonimato garantizado. No tiene prácticamente ningún beneficio a través de las fronteras europeas, por lo que las personas infectadas pueden propagar la infección de manera inadvertida entre los países europeos.

Sin embargo, como „toda persona recién infectada puede causar nuevas infecciones, las cifras aumentan cada vez más rápido mientras no se pueda contener eficazmente la propagación mediante pruebas exhaustivas y la localización de contactos“ (6). Por lo tanto, es evidente que existe una conciencia del vínculo entre las pruebas y el rastreo de contactos rápidos por un lado y la propagación de la pandemia por el otro.

Pruebas masivas en lugar de encierro

Luxemburgo ya había cambiado su estrategia de pruebas en mayo de 2020. „La realización de más pruebas es una estrategia para controlar el virus de una manera diferente“, declaró el Ministro de Investigación de Luxemburgo, Claude Mersch, „en un intento de filtrar las personas infectadas a mayor escala y devolver la libertad a la mayoría sana“(7). Porque „aproximadamente la mitad de los que dieron positivo no mostraron ningún síntoma en el momento de la prueba de frotis“.(8)

Sin embargo, en lugar de aprender de las experiencias de Luxemburgo y China, no se ampliaron los procedimientos de ensayo, aunque las capacidades de ensayo estaban disponibles en los laboratorios alemanes. Incluso en mayo ya eran capaces de „evaluar casi 900.000 pruebas cada semana“(9).

Entonces, como ahora, la estrategia de Alemania es no hacer pruebas indiscriminadas. „Más bien, el objetivo debe ser hacer un buen uso de las pruebas disponibles“(10). Así que ahí está enterrado el perro. No tenemos suficiente capacidad de pruebas: o bien no nos ocupamos de suficientes pruebas a tiempo o bien queremos ahorrar dinero en el lugar equivocado a expensas de la salud de la población.

Ahora el niño se encuentra en el pozo y la cadena de infección y rastreo de contacto se rompe, especialmente con los infectados no detectados. No obstante, se sigue aplicando el procedimiento de que sólo „las personas con signos de enfermedad deben someterse a una prueba“. Lo mismo se aplica a los que han tenido contacto directo con una persona infectada“(11). Los infectados que no presentan síntomas permanecen sin ser reconocidos.

Sin embargo, este enfoque promueve la pandemia, porque ésta propaga el virus sin ser reconocida e inconscientemente. La epidemia se acelera por el hecho de que cada vez se tarda más en obtener los resultados de las pruebas. Mientras tanto, las personas con resultados negativos en una etapa posterior pueden haberse infectado, pero luego transmiten la infección con una falsa sensación de seguridad. Por otro lado, debido a los retrasos, los positivos no detectados tienen aún más tiempo para propagar el virus sin saberlo.

Mientras tanto, después de China, otros países europeos también han reconocido ahora que andar jugueteando no reduce el número de infecciones. Eslovaquia, la República Checa y recientemente también Austria han optado por realizar pruebas masivas porque se ha vuelto imposible rastrear la infección, sobre todo por falta de personal.

Las autoridades sanitarias alemanas también parecen haber tirado la toalla. En cualquier caso, el seguimiento de la infección ya casi no se menciona. En cambio, se prescriben más restricciones al contacto, pero sin tener ninguna idea sobre las formas de infección y, por tanto, sobre el sentido de este procedimiento. En Francia, con las restricciones de salida y contacto más estrictas de toda Europa, las cifras de infección apenas disminuyen.

Una estrategia provisional

Sin embargo, la ampliación ulterior de los ensayos no se ve obstaculizada por consideraciones estratégicas, sino simplemente por la falta de personal, material y laboratorios. Esta falta se conoce como estrategia. Según el estudio, la razón de la inadecuación del equipo no es un fallo del gobierno, sino „el aumento masivo del número de pruebas de contacto en personas sin síntomas“ (12). Obviamente no se ha aprendido nada de los fracasos del principio de la epidemia y de la experiencia china.

Aunque a finales de enero el Ministro Federal de Sanidad, Jens Spahn, seguía firmemente convencido de la inocuidad del virus y de la superioridad de su propio sistema occidental sobre el chino, pronto se notaron las deficiencias de su propia estrategia. Faltaban máscaras para proteger a la población y otras ayudas médicas.

Para encubrir esta omisión, durante mucho tiempo los responsables presentaron las máscaras como poco útiles, incluso dañinas. Sin embargo, hoy en día, los que no llevan máscaras están siendo procesados. En vista de tales contradicciones, no es sorprendente que mucha gente desconfíe del gobierno y sus medidas.

Además, el escaso personal de las autoridades sanitarias, así como de la administración pública en su conjunto, hace que el rastreo de los contactos sólo tenga éxito en un tercio de los casos. El Ministerio Federal de Salud, responsable de las deficiencias, se culpa de ello, porque „el Instituto Robert Koch descubre el origen de la infección en menos del 30% de todas las infecciones“(13).

También se plantea la cuestión de si la intensificación de las pruebas es incluso políticamente deseada. Una y otra vez surgen disputas entre el gobierno federal y las compañías de seguros de salud sobre quién debe asumir los costos de tales medidas. Además, con el aumento de las pruebas, el número de personas infectadas en Alemania aumentaría aún más. Tal vez estas cifras pongan pronto a Alemania en una posición menos favorable que la de los demás países europeos, de los que todavía trata de distinguirse con cierta complacencia.

Por muy acertada e importante que sea la reducción de los contactos sociales en vista de las circunstancias especiales, es erróneo culpar de ello al comportamiento de los ciudadanos en el tiempo libre. La mayoría de las violaciones de la regla de la distancia no se producen durante las fiestas privadas, y ciertamente no cuando estos eventos tienen lugar al aire libre.

Mucho más importantes para la propagación del virus son probablemente las condiciones de vida y las condiciones de vivienda de la mayoría de las personas. Porque el virus celebra su origen en habitaciones cerradas. Sin embargo, apenas se llevan a cabo encuestas y estudios al respecto. Las cifras y conclusiones relativas a la responsabilidad de las condiciones de vida por la propagación de la corona son insuficientes. Y parece que los gobiernos no quieren discutir este tema en público.

Riesgo de infección Pobreza

Pero una y otra vez tenemos que informar sobre las condiciones de trabajo, especialmente en la industria cárnica, como un desencadenante de infecciones importantes. Por lo tanto, el alojamiento de trabajadores de Europa del Este hacinados en mataderos alemanes es una y otra vez el punto de partida de los brotes de virus. Lo mismo se aplica a los alojamientos para refugiados, donde muchas personas tienen que permanecer juntas durante mucho tiempo en un espacio muy reducido. Aquí la infección de una sola persona actúa como un ataque de un arma biológica.

Pero las condiciones de vivienda de muchos ciudadanos en los suburbios de las metrópolis europeas y en los polígonos de viviendas sociales de las aglomeraciones industriales no son mucho mejores. Los incidentes en Göttingen y Berlin-Neukölln, donde bloques enteros de apartamentos fueron sellados debido a los altos niveles de infección, son bien conocidos. Hasta ahora, tales incidentes sólo se han hecho públicos ocasionalmente en Alemania. Sin embargo, una mirada a través de las fronteras de España y Portugal ofrece una perspectiva de un posible desarrollo posterior, especialmente en lo que respecta a las condiciones de la vivienda.

En Madrid, se impusieron restricciones de salida en las zonas residenciales de casi un millón de personas. „Los barrios más pobres del sur de Madrid, donde viven principalmente trabajadores e inmigrantes, se ven particularmente afectados. … Muchas familias viven en condiciones de hacinamiento y a veces precarias – una … razón para el mayor número de infecciones“(14).

Por otro lado, los ricos de los barrios ricos de Madrid todavía pueden moverse libremente. Allí las condiciones de vida son mejores y el número de casos es mucho menor. Pero Madrid no es un caso aislado; „en los barrios obreros de los alrededores de la capital portuguesa, Lisboa, una situación similar apenas está bajo control desde junio“(15).

La influencia indirecta de las condiciones de la vivienda en la incidencia de las infecciones en otros grupos sociales y en la sociedad en su conjunto queda demostrada una vez más por el ejemplo de Madrid. Muchos de los barrios cerrados utilizan el transporte público para ir al trabajo en el centro de la ciudad. „Allí ganan su dinero como enfermeras, enfermeras de geriatría, trabajadoras de la construcción“(16). Así que el virus no se queda con los pobres.

Pero estas no son las condiciones de vida de la mayoría de los pensadores laterales y los niños de Viernes por el Futuro. La mayoría de la sociedad vive en estas condiciones, que ya no se notan en los debates públicos. No es que sean demasiado estúpidos para hacerlo, pero los temas que preocupan al medio intelectual de la corriente principal y de la corriente principal alternativa no son sus temas.

Crítica equivocada

Pero estos son los puntos de crítica que una izquierda con conciencia de clase tendría que asumir si se siente comprometida con la llamada población ordinaria y quiere mantener o restaurar el contacto con ella. Pero en lugar de nombrar estas condiciones y exponer los fracasos del gobierno alemán, la izquierda, especialmente la izquierda idealista y moralizadora, se permite condenar precisamente aquellas medidas que son útiles en la lucha contra la epidemia: Regulación de la distancia, máscaras obligatorias y reducción de los contactos sociales.

Aunque la mayoría de la sociedad alemana no está entusiasmada con tales medidas, considera, sin embargo, que estas restricciones son una contribución útil para resolver el problema y, por lo tanto, las apoya. Esta mayoría es ajena al pensamiento idealista-moral de movimientos como el Querdenker, que – como su nombre lo sugiere – están más formados intelectualmente.

Estos movimientos tampoco parecen pretender ser aliados de la llamada gente pequeña o sencilla. Más bien se ven a sí mismos como una comunidad alternativa de personas educadas e iniciadas que creen que pueden ver a través de los procesos secretos y las intenciones de los poderosos y la élite detrás de la escena. Las condiciones de vida de la mayoría social les parecen extrañas. Para ellos, la defensa de sus propias libertades individuales y derechos personales es de suma importancia.

Esto no es condenable, ya que cada grupo social tiene derecho a perseguir sus propios intereses y a luchar por su cumplimiento. Se vuelve peligroso cuando una minoría reclama derechos más elevados para sus propios intereses y, por ejemplo, coloca el derecho a la libertad de opinión y de reunión por encima del derecho a la salud, la integridad física y la vida. Este peligro existe tanto en la FfF como en los pensadores laterales.

Pero incluso aquellos que se niegan a reconocer la pandemia y el virus no están a salvo de ninguno de los dos. Así como a la Tierra no le importaba si la gente pensaba que era un disco o una esfera, al virus no le importa si la gente piensa que es una realidad o no. También infecta a los escépticos, porque la realidad prevalece.

Fuentes:
(1) siehe dazu Rüdiger Rauls: Migration-und-internationalismus
(2) dringend-gebraucht-ein-weiterer-lockdown
(3) Ärzteblatt vom 15.10.2020: Qingdao: Zehn Millionen Tests, bisher 13 Treffer
(4) Frankfurter Allgemeine Zeitung vom 27.10.20: Im Zweifel lieber alle fünf Millionen Einwohner testen
(5) FAZ vom 26.10.2020: Höchststände bei Neuinfektionen
(6) FAZ vom 23.10.2020: Was die aktuellen Zahlen über das Infektionsgeschehen sagen
(7) FAZ vom 2.5.2020: Deutsche Labore könnten doppelt so viele Menschen testen
(8) FAZ vom 2.5.2020: Deutsche Labore könnten doppelt so viele Menschen testen
(9) FAZ vom 2.5.2020: Deutsche Labore könnten doppelt so viele Menschen testen
(10) FAZ vom 2.5.2020: Deutsche Labore könnten doppelt so viele Menschen testen
(11) FAZ vom 31.10.2020: Ausgelastet
(12) FAZ vom 31.10.2020: Ausgelastet
(13) FAZ vom 19.10.2020: Der unsichere Patient
(14) FAZ vom 21.9.2020: Lockdown für Arme
(15) FAZ vom 21.9.2020: Lockdown für Arme
(16) FAZ vom 21.9.2020: Lockdown für Arme

Rüdiger Rauls Buchveröffentlichungen:

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort