Covid 9/11 | Por Paul Schreyer

Un comentario de Paul Schreyer.

El clima de miedo e intimidación, la radicalización autoritaria de la política – todo esto ha sucedido antes: en los meses posteriores al 11 de septiembre de 2001. Lo que en aquel entonces eran “durmientes” terroristas, ahora son los virus – enemigos impredecibles de los que el gobierno promete protección. Esta narración invita a la manipulación. Una advertencia.

Puede parecer extraño establecer una conexión entre el ataque terrorista y la pandemia, pero una comparación con los acontecimientos de hace 20 años es esclarecedora. Tanto el 11-S como el Covid-19 han sido detonantes de una gran transformación social, que en ambos casos se basa en el miedo, sigue una lógica de guerra y dirige permanentemente la atención de las masas en una dirección. Las similitudes son numerosas:

  • La seguridad se convierte en un principio rector que reemplaza todo lo demás.
  • la sensación de amenaza se mantiene viva por la constante repetición en los medios de comunicación
  • el ejecutivo puede extender sus poderes sin mucha resistencia
  • está surgiendo un “movimiento de la verdad” internacional y descentralizado, cuyas declaraciones se declaran “teorías de la conspiración

Estas similitudes pueden establecerse objetivamente, independientemente de los supuestos antecedentes del 11-S o de la crisis de la Corona y de si se confía o no en el gobierno. Cualquiera que sea su posición, el hecho permanece: El miedo hace que la gente sea manejable, y como tal es siempre una herramienta políticamente útil.

“Como técnica de poder, la generación de miedo es mucho más efectiva que la manipulación de la opinión. Las opiniones son en su mayoría efímeras y tienen menos importancia en nuestro aparato psicológico (…). El miedo es uno de los sentimientos más fuertes. (…) Entre las psicotécnicas de generación de miedo se encuentra sobre todo la generación propagandística de una masiva y supuesta amenaza, que la población tiene la urgente tarea de combatir con determinación. (1)

Esto es lo que el profesor de psicología y científico cognitivo Rainer Mausfeld escribe en su libro “Angst und Macht” (Miedo y Poder), publicado en 2019, sólo unos meses antes de la crisis actual. Mausfeld continúa:

“El propósito de ocultar las propias metas e intenciones es crear miedo declarando propagandísticamente un gran peligro X, que la población debe contrarrestar con una ‘lucha contra X’. (…) X puede ser cualquier cosa que pueda ser usada efectivamente para generar miedo. (…) Una “lucha contra X” decretada desde arriba nunca se trata de lo que se declara a luchar. (…) La lucha contra X no se trata en absoluto de X; más bien, la reprensibilidad y la destructividad de las propias acciones políticas se proyectan sobre el enemigo supuesto o real para generar temor políticamente útil en la población. Todo lo que se vende aquí como una lucha contra una amenaza no debe tener ningún éxito, porque su éxito para los centros de poder económico y político radica precisamente en no tener éxito y en ser preservado como un medio para generar miedo y asegurar el poder. (2)

Este análisis, que podría aplicarse al 11 de septiembre y a la “guerra contra el terrorismo”, así como a la crisis de Corona, supone un gobierno manipulador o una élite de poder que explota el miedo al peligro para expandir su propio poder. Si uno sigue el tren del pensamiento, entonces desde la perspectiva de tal élite de poder es aconsejable alimentar constantemente el miedo al peligro para no perder de nuevo la herramienta política recién establecida.

Cuando las crisis se fabrican

La siguiente etapa, criminal, incluso demoníaca, después de alimentar el miedo es la puesta en escena activa del peligro. En otras palabras, cuando no hay más terror “real”, uno podría tener la idea de crearlo uno mismo. O: cuando el miedo a la pandemia se desvanezca, se podría jugar con la idea de crear una artificial, más mortal, utilizando un arma biológica. Desde el punto de vista de los supuestos autores, esto tendría la ventaja adicional de poder desacreditar completamente un movimiento de críticos, que argumenta sobre todo con la baja letalidad del virus, de un solo golpe y eliminarlo en su eficacia pública.

Tales pensamientos, ciertamente perturbadores, son altamente especulativos. Mucho menos especulativo, sin embargo, es que algo estructuralmente similar sucedió en los EE.UU. en el período posterior al 11 de septiembre. (Los ataques en sí mismos deben excluirse aquí; he comentado esto en detalle en el artículo “15 años 9/11: Los hechos ‘olvidados'”, entre otros). El periodista estadounidense Trevor Aaronson describe en su libro “La fábrica del terror”, publicado en 2013, que casi la mitad de todas las investigaciones de terrorismo del FBI desde el 11 de septiembre se han basado en el trabajo preliminar de informantes, muchos de los cuales sólo fueron movidos por el FBI para planificar el terror con grandes sumas de dinero. La estación de televisión americana CBS News informó sobre esto. Como resultado, cada ataque terrorista (prevenido) sirvió al mismo tiempo como justificación para la burocracia en constante crecimiento, para la vigilancia y el control de los ciudadanos y, por último, pero no menos importante, para las guerras en el extranjero. En otras palabras, la crisis terrorista de los años posteriores al 11 de septiembre fue fabricada en gran medida por el propio gobierno y lo benefició directamente.

Además, hay pruebas fehacientes de que algunos de los principales atentados terroristas internacionales posteriores al 11 de septiembre (Madrid 2004, Londres 2005, Noruega 2011, Boston 2013, París 2015) se programaron para que coincidieran con los ejercicios de emergencia importantes inmediatamente anteriores en los mismos lugares, lo que sugiere que los atentados terroristas no se llevaron a cabo de la misma manera, que en esos casos, las personas que estaban detrás de los atentados trataban de limitar los daños o de camuflar la preparación y ejecución del delito, lo que es difícil de conciliar con la narrativa convencional de un “atentado islamista por terroristas suicidas”, a menos que se declare que la proximidad en el tiempo o incluso la superposición de ejercicio y ataque en cada caso individual es “coincidente”. Sin embargo, dado que se trata de al menos media docena de ataques y ejercicios, incluyendo el 11 de septiembre, esta suposición parece difícil de creer. Estas correlaciones no han sido discutidas hasta ahora en el contexto apropiado, ya que todos los pensamientos en tal dirección están sujetos al hechizo de la “teoría de la conspiración”.

“Si las armas biológicas se utilizan al amparo de una epidemia, su uso puede negarse de manera creíble”

Los simulacros de emergencia también jugaron un papel importante en los eventos de la corona. Le dedico varios capítulos a este aspecto en mi libro “Crónica de una crisis anunciada”, que se publicará en septiembre. Además del muy citado “Evento 201”, también es importante el ejercicio precedente “Clade X”, en el que se ensayó explícitamente una pandemia desencadenada por un arma biológica en 2018 con participantes de alto nivel. En este contexto, también vale la pena recordar un documento de estrategia de más de 20 años de antigüedad de uno de los principales expertos en armas biológicas del ejército de los EE.UU., que afirma

“Las armas biológicas son las únicas armas de destrucción masiva que pueden ser utilizadas en todo el espectro de conflictos. Si las armas biológicas se utilizan al amparo de una enfermedad de alcance espacial o natural, su uso puede negarse de manera creíble. Desde este punto de vista, ofrecen más usos posibles que las armas nucleares. (…) Pueden ser utilizados bajo el disfraz de eventos naturales fuera de las guerras, así como en el combate abierto contra todo tipo de seres vivos – humanos, animales o plantas. (…) La guerra biológica no debe limitarse a matar o a enfermar a la gente. La posibilidad de causar graves pérdidas económicas y la consiguiente inestabilidad política, combinada con la capacidad de negar de manera creíble su uso, supera la capacidad de cualquier otra arma conocida”. (3)

El autor, Robert Kadlec, ex oficial de las Fuerzas Especiales e inspector de armas biológicas del ejército estadounidense en Irak, quería que esta descripción se entendiera como una advertencia contra posibles planes de enemigos malintencionados de los EE.UU. Sin embargo, el hecho de que insista repetidamente en su documento en la posibilidad de negar de forma creíble tal uso encubierto de las armas hace que uno se ponga nervioso.

Más tarde, Kadlec logró una carrera muy importante. En 2007, el ejército del presidente George W. Bush se convirtió en el principal asesor del gobierno en materia de “biodefensa”, y en 2017 fue nombrado Secretario de Estado para el Manejo de Emergencias en el Departamento de Salud. Allí ayudó a una empresa farmacéutica, en la que había trabajado anteriormente como consultor, a conseguir un contrato de dos mil millones de dólares para el suministro de una vacuna contra la viruela. En la pandemia de la Corona, es ahora uno de los principales gestores de crisis del gobierno de los EE.UU.

“Las reglas nunca deben ser cuestionadas en absoluto”

Estas referencias deben entenderse como una advertencia, porque el uso (futuro) de un arma biológica en la crisis de la corona es especulativo pero no impensable. Pero incluso sin esa especulación la situación es suficientemente grave y es evidente la manipulación del público por parte de los representantes del gobierno. El ejemplo más reciente es la conferencia de prensa del Instituto Robert Koch (RKI) del 28 de julio, en la que el Presidente Lothar Wieler afirmó sin ninguna prueba que el reciente aumento del número de casos en Alemania “sólo está relacionado con el hecho de que nosotros [la población; P.S.] nos hemos vuelto descuidados” – y no con el aumento oficialmente documentado (PDF, p. 12) de la cantidad de pruebas en los últimos tiempos. Por no mencionar la tasa de falsos positivos, cuya influencia distorsionante en el número de casos ha sido admitida por Jens Spahn frente a la cámara.

Parece claro: el miedo debe permanecer y no permitirse que ceda. El pensamiento crítico está pasado de moda. Wieler explicó las llamadas reglas de la AHA, que también incluyen la obligación de llevar una máscara, literalmente: “Nunca deben ser cuestionadas en absoluto.

Sorprendentemente, él mismo admitió en esta ocasión que el jefe de las autoridades seguía una agenda política con sus recomendaciones y amonestaciones. En relación con el estudio de Cosmo del que es corresponsable el RKI (“El objetivo de este proyecto es obtener repetidamente una visión de cómo la población percibe la pandemia de la corona, cómo está surgiendo la ‘situación psicológica'”) Wieler explicó:

“Este estudio refleja el estado de ánimo de la población. Este es un parámetro muy importante para nosotros para adaptar siempre los mensajes correspondientes. Los últimos resultados muestran que el coronavirus es considerado por la población como un riesgo menor que antes y que la aceptación de medidas (…) ha disminuido aún más.

“Adaptar los mensajes” es lo que el gobierno está tratando de hacer en esta crisis. La manipulación se explica abiertamente y, al parecer, se ha convertido en una doctrina oficial. Las cifras clave concretas en las que se basa la evaluación oficial de los riesgos, por otra parte, siguen siendo un secreto. ¿Qué valores deben alcanzarse para reducir el nivel de peligro oficialmente definido de la pandemia de “alto” a “moderado” o “bajo”? Aquí el RKI se nubla a petición, permanece vago y da respuestas evasivas. La correspondiente investigación de Multipolar a la autoridad no ha dado aún ninguna respuesta concreta. En cambio, el público es engatusado, como se ha mencionado, con “mensajes adaptados a su “situación psicológica””.

Cuantas más personas aguanten tal dirección, más peligrosa se vuelve la situación, ya que tal pasividad inevitablemente anima a los que están en posiciones de responsabilidad a ir un paso más allá.

Comentarios:
(1) Rainer Mausfeld, “Fear and Power – Control Techniques of Fear Generation in Capitalist Democracies”, Westend, 2019, pp. 22-23

2) Ibídem, pág. 39, 60

(3 ) Tte. Cnel. Robert P. Kadlec: “Guerra germánica del siglo XXI”, en: Barry R. Schneider, Lawrence E. Grinter: “Battlefield of the Future – 21st Century Warfare Issues”, Studies in National Security No. 3, Air War College, septiembre de 1995, edición revisada septiembre de 1998, págs. 228, 248 – Agradezco a mi colega Dirk Pohlmann que se haya referido a este documento. Se refirió por primera vez a ello en su contribución “La nueva guerra fría y las armas biológicas” del 23 de junio de 2020.

+++

Este artículo fue publicado el 31.07.2020 en la revista Multipolar.

Multipolar está financiado por el lector y publica los artículos libremente y sin barrera de pago. Si le gusta el texto, por favor apoye la revista.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: kovop58 / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Ein Kommentar zu: “Covid 9/11 | Por Paul Schreyer

  1. Kit2 sagt:

    "RESUMEN reunión Médicos por la Verdad en España" – https://youtu.be/X-duDhWtuTc

Hinterlasse eine Antwort