Crisis de la corona: ¿una guerra asimétrica de los súper ricos contra el 99 por ciento restante?

Un comentario de Hermann Ploppa.

„Hay una guerra de clases, sí, pero es mi clase, la clase de los ricos, la que está haciendo la guerra, y nosotros estamos ganando.“ Warren Buffett, a veces el hombre más rico del mundo (1)

Corona. Esta es la gran hora de los hombres de Estado sentimentales. Hace un momento, nuestros principales políticos corrían el peligro de ser degradados a figuras de galería de tiro desesperadamente sobrepagadas cuya razón de ser es interceptar los tomates virtuales podridos y los huevos que en realidad están destinados a los cada vez más invisibles, verdaderamente poderosos. El Primer Ministro de Turingia, Bodo Ramelow, resucitado de las ruinas morales, nos habla como un estadista endurecido por la crisis. A la manera americana, el político de izquierdas se coloca frente a la bandera del estado de Turingia y declara que, lamentablemente, debemos ser privados temporalmente de algunos derechos civiles elementales. Un poco más tarde, el padre bávaro Markus Söder también aparece ante las cámaras de televisión. Cascadas de croissants retóricos dulces barrocos. Una repetición interminable de la comprensión de que no se quiere quitar la libertad a los ciudadanos. Pero desafortunadamente hay algunos adolescentes granujas que eructan la palabra „Corona“ en los oídos de los ancianos y encima celebran fiestas de Corona. ¿Quién, Sr. Söder, nos dio estos prolegómenos de bajo rango intelectual y moral para una política irresponsable de educación y medios de comunicación? Pero no importa. De todas formas, ya se ha acabado. A partir de ahora, estamos privados de los derechos fundamentales de libertad de reunión y movilidad. ¡La situación es simplemente demasiado seria, damas y caballeros!

El pueblo, que se dividió hace un momento, quien sea de derecha o de izquierda, o tal vez de izquierda o de derecha, está unido detrás de sus líderes. Porque ni siquiera el hombre fuerte de la ADF, Jörg Meuthen, es lo suficientemente rápido para desterrar a sus compañeros alemanes a la cuarentena total. Cualquiera que no entienda la gravedad de la situación es o bien irracional o un libertino destructivo. Los políticos y sus amos de la cuarentena médica están en posesión exclusiva de la racionalidad y la verdad médica absoluta. Y es por eso que los alborotadores como el médico y político de salud de larga data Wolfgang Wodarg, la viróloga Karin Mölling, el profesor de virología de Stanford Joannidis, Sucharit Bhakdi, el Prof. Dr. Stefan Hockertz, el profesor de virología Dr. Carsten Scheller y un sinnúmero de otras voces deben ser silenciadas. Por lo tanto, el Ministro del Interior de Baja Sajonia, Boris Pistorius, pide que se tomen medidas duras contra los distribuidores de „noticias falsas“ (2) sobre Corona. . El más puro teatro racional.

Pero, ¿están los autodeclarados guerreros contra el astuto virus de la Corona SARS-Cov2 realmente tan imbuidos de razón y racionalidad? Las dudas están permitidas. En España, por ejemplo, los caminantes solitarios son atrapados por la policía y son multados con 600 euros (3). Los zánganos zumban por los callejones de las ciudades españolas para localizar hasta el último transeúnte libre. En Dinamarca (4), los diputados del Folketing han decidido unánimemente que durante un año la policía, el ejército, pero también la seguridad privada, podrán entrar en los hogares de los sospechosos de Corona para llevar a los portadores del virus a un hospital para su tratamiento y vacunación forzosa. El jefe del think tank de la OTAN, el Consejo Atlántico, Fredrick Kempe, en un artículo pide al Presidente Trump de los EE.UU. que solicite el caso de la Alianza en virtud del párrafo 5 de la Carta del Atlántico Norte (5) con el fin de concentrar el poder concentrado de las armas de la OTAN contra los pequeños y desagradables virus de la Corona. Eso es muy irracional, ¿no?

Pero otra irracionalidad surge de la selectividad de escoger el SARS-Cov2 de entre todas las cosas de la masa de epidemias que actualmente asolan a la humanidad. Y mientras que para otras enfermedades la causa de la enfermedad es claramente identificable, todavía no hay herramientas de diagnóstico validadas para el SARS-Cov2. Además, dado que son principalmente las personas de edad avanzada con graves afecciones preexistentes las que han muerto en los cuidados intensivos, es difícil decir si murieron a causa del SRAS-Cov2 o de las afecciones preexistentes. En China, se considera que la epidemia de la corona ya ha terminado, con un total de 321.943 personas infectadas y 3.144 muertas, de una población total de 1.400 millones de chinos. E incluso en Europa, las cifras siguen siendo bajas en comparación con el número de muertes que se pagan por otras enfermedades. Sólo en la epidemia de gripe, 25.100 personas murieron en Alemania en el invierno de 2017 a 2018. Es una cifra alarmantemente alta para un país próspero con una cultura de la higiene que todavía funciona razonablemente bien. Sin embargo, el estado de emergencia nacional no ha sido declarado en Alemania. Actualmente, una terrible epidemia de dengue (6) hace estragos en América Latina con una tasa de mortalidad del 20 por ciento.

Pero a nadie le interesa eso. La tuberculosis, un azote de la industrialización temprana en Europa, también está haciendo girar la guadaña mortal en los países más pobres. En 2015, 10 millones de personas se infectaron con tuberculosis. Casi dos millones de personas murieron de esta enfermedad ese año. Y ni siquiera la plaga se ha extinguido y está esperando su regreso. Cuanto más se reduzca la atención sanitaria en el Tercer Mundo debido a los nuevos requisitos del FMI, más posibilidades habrá de que las epidemias tengan un gran impacto mundial. Ninguna de las epidemias mencionadas ha provocado ni de lejos recortes tan gigantescos en la vida normal como el SARS-Cov2.

En vista de esta política de enfermedad extremadamente irracional, surge la cuestión de los motivos.

Para entender esto, necesitamos cavar un poco más profundo. Hasta principios de los 70, las funciones centrales de nuestra civilización estaban en manos públicas. La infraestructura, el transporte, la prestación de servicios para la vejez y, no menos importante, la atención de la salud, eran operados y desarrollados por el Estado o por instituciones cooperativas. El estado tenía suficientes cojines para llevar a cabo estas tareas a conciencia. Con la invención del sistema mundial de gestión de cuentas SWIFT y las cámaras de compensación CEDEL y Euroclear, que pasaron en gran medida desapercibidas para el público, se hizo posible ocultar los beneficios de las grandes instituciones financieras y las empresas mundiales al tesoro nacional con trucos cada vez más pérfidos. El dinero desapareció en lugar de fluir en las ollas de la comunidad solidaria. Los estados nacionales, ya ligeramente demacrados, fueron entonces conducidos deliberadamente a la ruina por políticos y científicos radicales del mercado a partir del decenio de 1980.

La miseria se refinó gracias a las llamadas fundaciones „filantrópicas“, en las que se podían depositar los ingresos de los súper ricos sin pagar impuestos. La comunidad solidaria carece cada vez más de dinero para aplicar las medidas y reformas necesarias. A partir de ahora, las fundaciones exentas de impuestos asumirán las tareas que ya no pueden ser realizadas por el Estado – pero enteramente de acuerdo al gusto del respectivo multimillonario generoso que ha puesto su dinero en común en la fundación. Esto significa que la comunidad solidaria está cada vez más incapacitada y expropiada. En este orden mundial neo-feudal, la gente hace lo que le gusta a la raza maestra súper rica.

Y eso nos lleva a la Fundación Bill y Melinda Gates. Hay dos hombres que compiten amistosamente por la posición de la persona más rica del mundo: el fundador de Microsoft, Bill Gates, y el guerrero de clase Warren Buffett, que ya se cita en la introducción de este ensayo. Ambos tienen tanto dinero en sus cuentas bancarias que pueden depositar miles de millones en fundaciones sin dolor de estómago. La Fundación Gates tiene más dinero a su disposición que la mayoría de los estados de la Tierra, a saber, unos 42.900 millones de dólares. Y luego Warren Buffett volvió a contribuir con una cantidad similar de su caja chica a la Fundación Gates. A partir de los ingresos por intereses de los activos de esta fundación, Gates puede acercarse cada vez más a su visión de un mundo nuevo y valiente. Entre otras cosas, la Fundación Gates también invierte en la investigación de la geoingeniería (7).

. Su dinero se utiliza para investigar cómo manipular el tiempo y el clima. Su contribución más importante, sin embargo, es el cuidado de la salud aquí y en todo el mundo. Y especialmente los ambiciosos programas de vacunación en el Tercer Mundo. Se ha criticado bastante a menudo que Gates trabaja estrechamente con las mayores compañías farmacéuticas en este campo, incluyendo Merck, GlaxoSmithKline y Bayer. Demasiado cerca, tal vez.
Porque otra víctima del empobrecimiento del sector público es la Organización Mundial de la Salud (OMS) de las Naciones Unidas. En realidad, la OMS está destinada a ser una autoridad supranacional que investigue las causas de las enfermedades y organice los remedios. Sin embargo, la moral de pago de los estados de la ONU es tan pésima que de los 4.000 millones de dólares que la OMS puede gastar actualmente cada año, sólo 1.000 millones siguen procediendo de fondos públicos. La OMS debe recaudar las tres cuartas partes restantes como donaciones. Y los mayores donantes son las compañías farmacéuticas que operan a nivel mundial. De esta manera, la OMS se ha convertido desde hace mucho tiempo en una rama de ciertas empresas farmacéuticas (8).

Los competidores de las grandes empresas farmacéuticas son mantenidos fuera de la competencia por la OMS. La situación de la competencia se ve así distorsionada. Como resultado, los monopolistas de facto con acceso directo a la OMS pueden cobrar precios completamente excesivos por sus productos. Con consecuencias devastadoras, o digamos asesinas, para la pobre gente del mundo. Además, la OMS ha abusado de su reputación para vender ciertos productos farmacéuticos, como el Tamiflu, a los gobiernos de los distintos Estados. Los estados nacionales, inquietos por los escenarios de miedo de epidemias incontrolables, acapararon cantidades gigantescas de Tamiflu y otras drogas supuestamente indispensables. Cuando las epidemias anunciadas no se materializaron, se lanzaron campañas de pánico en una interacción sin precedentes de políticos, medios de comunicación y científicos comprados, con el fin de llamar la atención de la gente por la fuerza sobre los venenos farmacéuticos acaparados. Esta fue la emoción sobre la gripe porcina y aviar que todos recordamos. Cuando eso tampoco funcionó, los estados vinculados tuvieron que destruir cantidades gigantescas de drogas antiepidémicas, lo que también significó la quema de gigantescas contribuciones de impuestos de sus ciudadanos estafados (9).

La Fundación Gates es el mayor donante individual de la OMS privatizada y representa el once por ciento de sus gastos. Como dice el refrán: „El que paga al músico elige la canción“. En otras palabras: quien paga al gaitero también determina qué melodía toca el gaitero. Y la OMS debería silbar la canción del mundo completamente vacunado para Gates. Gates tiene una manía por las vacunas. Durante años y días Gates ha estado evocando el peligro de una gran mega epidemia en todo el país en vívidas conferencias. Si le oyes hablar así y captas sus expresiones faciales en una captura de pantalla, podrías tener la impresión de que Gates sólo anhela la gran epidemia de Giga (10).

Y Gates tiene todo tipo de posibles e imposibles silbadores jugando para él. Está, por nombrar sólo un ejemplo, el honorable soldado de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore. Bill Gates ha elegido el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud con su fundación de bendición y donación de dinero. En esos laboratorios, el mundo del mañana ya se está concibiendo hoy. Junto con la Universidad china de Tianjin, hay una amplia especulación sobre la „biología sintética“ (11).

Empresarios como Craig Venter ya han hecho grandes progresos en este campo de la biología sintética. Las células se nuclean y en su lugar se utilizan núcleos sintéticos. Tal investigación sobre homúnculos debe ser salvaguardada, por supuesto.

Pero volviendo a la manía de Gates por las vacunas. A instancias suyas, la OMS, el UNICEF, el Banco Mundial, la Fundación Gates, varias organizaciones no gubernamentales y, sin olvidar las empresas farmacéuticas mundiales, se unieron en el año 2000 para formar la Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización (GAVI). El mundo está siendo constantemente rastreado para encontrar más venas y bocas en las que se puedan insertar agujas y preparaciones de vacunas, para beneficio de la humanidad, por supuesto. Pero Gates aún no estaba lo suficientemente alerta. Así que en 2015 fundó la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI). En este organismo de productos y conceptos de innovaciones para la preparación ante epidemias, encontramos como nuevos actores al Foro Económico Mundial, al Wellcome Trust y además a países como Alemania, Noruega y Japón. En resumen, la política sanitaria en este mundo ya no está determinada por los gobiernos nacionales legitimados democráticamente, sino por un puñado de oligarcas súper ricos y sus amigos de las altas esferas de los gigantes farmacéuticos.

Esto es claramente evidente en esta política de salud. La gente común, especialmente la del Tercer Mundo, sólo aparece como objeto en estas consideraciones. Así, la Universidad Johns Hopkins organiza juegos de negocios estratégicos en los que participan responsables de la toma de decisiones de la política, los negocios, la ciencia y los medios de comunicación. Es, quién se sorprende ahora, sobre los brotes globales de epidemias y cómo los diversos actores se enfrentan a ellos. En principio no es insensato. No hay que permitir que se produzcan catástrofes importantes sin estar preparados. Sin embargo, el inconveniente aquí es que los temas y las soluciones propuestas no se eligen democráticamente, sino que son dictadas por los oligarcas. Un „ejercicio de mesa“, es decir, una maniobra estratégica en la lucha contra las epidemias, tuvo lugar bajo el nombre de Clade X en mayo de 2018 (12) en las salas de Johns Hopkins.  Se trataba de una maniobra preparatoria para la maniobra más grande „Evento 201“ (13), organizada nuevamente por la Universidad Johns Hopkins en cooperación con el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates, esta vez en Nueva York, el 18 de octubre de 2019.

La maniobra Evento 201 anticipa el actual drama del SARS/Cov2 de una manera casi espantosamente precisa. Se basa en una epidemia que estalla repentinamente en los guetos de pobreza brasileños de las favelas y luego se extiende rápidamente por todo el mundo. En el transcurso de un año y medio, el mundo está paralizado por la nueva megaepidemia CAPS, que se cobra 65 millones de vidas durante este período. La economía mundial se ha reducido en un once por ciento después de este drama. Lo difícil del CAPS: cada semana se duplica el número de personas infectadas. Y el CAPS es cuatro veces más mortal que la gripe española de 1918. Los infectados inicialmente sólo tienen síntomas leves, pero en esta etapa ya son capaces de infectar a sus compañeros. Y la fase aguda puede estallar en cuestión de horas. El virus ya se puede propagar por el aire: „¡todas las personas son contagiosas!“ Hay una acumulación de bienes. Los estantes están vacíos. Hay una lucha sobre quién puede obtener qué. Todas estas horribles visiones se presentan a los participantes de la maniobra al principio de cada ronda de discusión en noticias espantosamente realistas al estilo de la CNN.

El evento 201 es como el Foro Económico Mundial de Davos: los participantes son elegidos por los súper ricos. Sin embargo, nosotros, la gente común, podemos ver y escuchar como espectadores las sabias palabras de los grandes caballeros y damas, gracias a youtube. No siempre es la primera guardia de los que toman decisiones, pero todos han pasado por las primeras direcciones como la Beca Rhodes o Harvard. Allí encontramos al jefe de la autoridad sanitaria estadounidense junto a Tim Evans del Banco Mundial, Avril Haines, que fue subjefa de la CIA bajo Obama y luego asesora de seguridad en la Casa Blanca. Además de ex-ministro y jefes de fundaciones o prominentes abogados de negocios, también encontramos, curiosamente, a George Fu Gao. Gao ha sido el Jefe de Control de Enfermedades de la República Popular China durante varios años. Gao estudió y enseñó en Oxford durante mucho tiempo, y en realidad ha sido asimilado en Occidente durante mucho tiempo. Sin embargo, el gobierno de la República Popular China le ofreció unas condiciones de trabajo fantásticas en su país de origen, por lo que Gao se convirtió en una especie de Ministro de Salud chino. Gao se siente muy a gusto en este círculo ultracapitalista y no se ofende por los escenarios macabros. ¿Cómo crees que ve Gao este espectáculo ahora que no es Brasil el que se ha convertido en el punto de partida de la enfermedad descrita anteriormente, sino su país natal, China?

Para los responsables de la toma de decisiones en el panel, la asignación es importante: ¿quién debe recibir qué y cuándo? También es importante que los participantes eviten el pánico y, sobre todo, que eviten las noticias falsas. Así que probablemente para suprimir las noticias que se atreven a contradecir las narraciones oficiales. Se puede suponer que ha habido un reflejo más discreto de esta maniobra pública Evento 201 con más jugadores de primera clase.

¿Es una coincidencia que el actual escenario de la catástrofe de la corona en el establo de Bill Gates haya sido precedido por dos ejercicios preliminares que anticipan los acontecimientos con una precisión alarmante? ¿Y cuáles fueron los motivos de los directores del Evento 201? Eric Toner, internista y cerebro del Evento 201 (14). deja claro que el ejercicio en la mesa verde se trataba de jugar con las consecuencias económicas de la pandemia: „Se trata de las consecuencias para la economía y la sociedad.

La epidemia ya se conocía en los círculos del servicio secreto antes de que su virulencia fuera notada por el público en general. Para el presidente del comité de inteligencia del Senado de Washington, el senador Richard Burr, ya sabía de los efectos devastadores en la economía causados por la campaña de Corona a mediados de febrero. Aunque declaró en público que la epidemia no suponía ningún peligro para la economía, advirtió a sus patrocinadores para futuras campañas electorales en una sesión a puerta cerrada que debían vender sus acciones lo antes posible. El senador Burr dio un buen ejemplo (15) y junto con su esposa vendió sus propias acciones por valor de dos millones de dólares en la bolsa de valores.

A medida que se alzan más y más voces para cuestionar fuertemente el extraordinario peligro del SARS/Cov2, los gobiernos de todo el mundo están acelerando el ritmo de los cierres económicos y públicos. Ya hay fuertes pensamientos de extender el total (estrangulamiento) de las pequeñas y medianas empresas debido a la corona mucho más allá de las dos a cuatro semanas comunicadas al público. Se están discutiendo cinco meses, o incluso un año y medio. Debería ser obvio que no sólo las empresas medianas se pondrán de rodillas durante un período tan largo de tiempo. Y el presidente francés Macron ya ha prometido a la economía francesa dañada una compensación de 300.000 millones de euros, en caso de que la desaceleración de la economía nacional dure más tiempo. El gobierno federal ayudará a los empresarios alemanes con 600 mil millones de euros. . No sólo el autor de estas líneas se pregunta de dónde obtendrán el dinero los estados nacionales, ya muy endeudados. Imprímelo o pídelo prestado a los bancos. Una revista de noticias de Hamburgo ya está hablando de un megacrédito de un billón para los socios más débiles de la UE, financiado por un posible „bono corona“ (16).

Y el Bundestag decidió la ayuda de emergencia para la economía en colapso. El gobierno federal, es decir, en última instancia, nosotros, los contribuyentes, estamos donando 156.000 millones de euros a las PYME y las empresas en dificultades… Esa fue la noticia más importante. Casi ningún órgano de prensa nos informó que en la misma 154ª sesión del Bundestag, el 25 de marzo, se modificó la Ley de Protección contra las Infecciones (IfSG). Un gran „logro“: el Ministro Federal de Salud puede ahora declarar una emergencia epidémica. Esto significa que el Gobierno Federal se ha dado ahora más poderes con respecto a los Länder (17).

Esto tiene sentido: ahora podemos hablar fácilmente de una especie de „cadena de mando“. Ya en 1994, el entonces Ministro Federal de Sanidad, Horst Seehofer, había destrozado la Oficina Federal de Sanidad a causa de una trágica avería (18). Las competencias en materia de prevención y control de enfermedades fueron transferidas al Instituto Robert Koch. Y actualmente, como se ha descrito anteriormente, podemos observar que la política de la epidemia de la corona se está transmitiendo de la Fundación Gates a la Universidad Johns Hopkins y a la OMS. El Instituto Robert Koch, a su vez, se remite constantemente a las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que a su vez hace „recomendaciones“ al gobierno alemán, que sin embargo ya son tan definitivas que se leen como instrucciones al gobierno federal. Desde allí, las directrices se transmiten a los estados federales y finalmente a las autoridades sanitarias de las comunidades. Esta cadena de mando determina la percepción y el procedimiento contra la infección del SARS/Cov2.

Un bromista que piensa mal de ella…

Por cierto: ¡las prohibiciones de salida emitidas por el gobierno federal y posteriormente por los gobiernos estatales y municipales son ilegales! Me di cuenta de esto a través de un video de Gerhard Wisnewski. Wisnewski hace el esfuerzo relativamente sencillo de comparar el „Toque de queda temporal con ocasión de la epidemia de la Corona“ de Baviera, que Söder presentó anteriormente, con la Ley de protección contra las infecciones. Para los toques de queda en Baviera, pero también en Sajonia y Sarre, justificar los extensos toques de queda para los ciudadanos normales en su estado federal con el § 28 del IfSG … Y el asombroso hallazgo: el confinamiento en el IfSG se refiere a las personas que están infectadas en un grado grave. Se trata de personas con síntomas agudos de sarampión, „peste neumónica“ o „hemorrágica“. Pero no a las personas normalmente sanas y no infectadas. La redacción del IfSG, que acaba de ser revisada por el Bundestag, no da una interpretación tan amplia. La Sociedad de Libertades Civiles formula (19) las acciones ilegales de las autoridades federales, estatales y locales de una manera bastante elegante pero suficientemente clara: „Para un toque de queda general que afecte a toda la población y prohíba a las personas salir de su casa o apartamento, no existe hasta ahora ninguna base legal explícita para la autorización.

La historia de Corona nos sorprende a todos. En nuestros sueños más extraños nunca esperamos una imposición tan loca a raíz de una pandemia como los toques de queda y los cierres forzosos de tiendas. Si bien incluso el prestigioso Instituto Robert Koch ha rebajado ya la tasa de mortalidad por el SARS/Cov2 al 0,3%, y el número de personas portadoras del virus escandalizado no ha llegado siquiera a 17.000 (de 80 millones de ciudadanos alemanes), el hecho es cada vez más sospechoso.

Llevará un poco de tiempo reunir más datos para tener una idea clara de si el SRAS/Cov2 es una epidemia peligrosa o una producción gigantesca, a fin de llevar a cabo otro ataque descarado contra los bienes públicos en el fondo de esa etapa, como ocurrió durante la llamada reunificación alemana, en la que los bienes de la comunidad solidaria alemana fueron saqueados por estafadores financieros por un total de alrededor de un cuarto de billón de euros. Una vez más, recomiendo la lectura del libro de Naomi Klein, Die Schock-Strategie. El autor ha presentado muchos estudios de casos en los que círculos financieros e inversores interesados han explotado los desastres naturales para desviar los bienes públicos a sus manos privadas.

Ahora hemos sido masivamente saqueados incontables veces por maniobras de choque. Ya es hora de analizar los mecanismos de estas maniobras de toma de posesión hostiles y luego tomar las contramedidas adecuadas. Gracias a los nuevos medios alternativos que están surgiendo, esta vez existe la oportunidad de lograr procesos de aprendizaje colectivo más rápidamente que en anteriores acontecimientos de choque como la unificación alemana o los ecos del 11 de septiembre.

Los súper ricos nos han declarado la guerra. Para bien o para mal, tendremos que reaccionar apropiadamente.

Fuentes:

  1. Zitiert nach New York Times, 26.11.2006: „There’s class warfare, all right, but it’s my class, the rich class, that’s making war, and we’re winning.“ Interview mit Ben Stein. “It’s Class Warfare, Guess Which Class is Winning.”
  2. https://www.heise.de/newsticker/meldung/SPD-Innenminister-fordert-hartes-Vorgehen-gegen-Fake-News-in-der-Corona-Krise-4684314.html
  3. https://www.mallorcazeitung.es/lokales/2020/03/15/alarmzustand-erste-strafe-mallorca-renitente/74900.html
  4. https://www.stern.de/gesundheit/coronavirus–daenemark-im–lockdown—-extreme-massnahmen-beschlossen-9179852.html
  5. https://www.atlanticcouncil.org/content-series/inflection-points/why-trump-should-trigger-natos-article-5-vs-covid-19/
  6. https://deutsch.rt.com/amerika/99385-historische-dengue-fieber-epidemie-fokus-auf-corona/
  7. https://www.sciencemag.org/news/2010/01/bill-gates-funding-geoengineering-research
  8. https://web.archive.org/web/20141026170051/http://zdf.vo.llnwd.net/e1/s/none/zdf/14/10/141021_who_f21_2256k_p14v11.mp4?rs=1024&ri=10000&ip=207.241.237.211&h=6a7c4d15c3f90512303b51af589d7980
  9. https://www.dw.com/de/who-in-der-kritik/a-15964294
  10. https://www.youtube.com/watch?v=6Af6b_wyiwI&t=327s
  11. http://www.centerforhealthsecurity.org/
  12. https://www.youtube.com/watch?v=rsha-Ui2Cww
  13. https://www.youtube.com/watch?v=AoLw-Q8X174
  14. http://www.centerforhealthsecurity.org/our-people/toner/
  15. http://www.informationclearinghouse.info/54043.htm
  16. https://www.spiegel.de/wirtschaft/soziales/europaeer-sollen-zusammen-eine-billion-euro-leihen-a-59fe892d-7b24-40b6-ae33-93ea0b053907
  17. https://www.faz.net/aktuell/politik/inland/infektionsschutzgesetz-wollte-der-bund-sich-selbst-ermaechtigen-16694304.html
  18. 1994 waren 600 Personen nach der Verabreichung von HIV-verseuchten Blutpräparaten verstorben. Das wurde zum Anlass genommen, das Bundesgesundheitsamt nicht etwa zu reformieren, sondern zu zerschlagen.
  19. https://freiheitsrechte.org/corona-und-grundrechte/

+++

Nota editorial: Este artículo es la versión actualizada de un artículo que fue publicado por Rubikon el 22.03.2020.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: VDB Photos / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort