De la crisis, a una política de amor

El amor no es sólo un asunto privado, sino el techo bajo el cual debe tener lugar toda la política. ¿Somos lo suficientemente valientes para una revolución así? 

Un comentario de Christiane Borowy.

Definitivamente vale la pena la noticia cuando dos autores de dos países diferentes hablan de forma independiente y pública de que el amor es la única forma de salir de la crisis de la humanidad. Uno es el periodista y escritor Dirk C. Fleck y el otro es la escritora y activista estadounidense Marianne Williamson. En los medios de comunicación apenas se oye cuando el amor y la política se piensan juntos. Sin embargo, este podría ser el camino hacia la renovación política, el retorno a la democracia y una economía basada en la asociación.

El 27 de octubre de 2019 tuvo lugar en el Schauspielhaus Bochum una mesa redonda política sobre el tema „De la responsabilidad para las generaciones futuras – el artículo 20a „verde“: recursos y protección de las especies“. Moderó la conocida periodista Sonia Seymour Mikich. Uno de los invitados era Dirk C. Fleck. Su primer discurso ya da en el clavo: debe ser sobre el amor en la política y en cada individuo, de lo contrario „el planeta bajo nuestro culo nos pudre“ (1).

La conocida activista por la paz y escritora estadounidense Marianne Williamson lo ve de manera similar en su libro „A politics of love“ (Una política de amor), publicado en abril de 2019 (2) y que fue ridiculizado en los medios de comunicación alemanes (3) o simplemente ignorado. Pero ambos autores están de acuerdo de forma independiente: hace falta algo más que criticar el sistema. Necesita tanto activismo interno como externo, y no este año, ni el año que viene, ni el siguiente, sino inmediatamente.

Todavía es posible? 

La clase política, que representa alrededor del 1 por ciento de la población mundial, ha hecho que el otro 99 por ciento de la población mundial, e incluso el planeta en su conjunto, se haya enfermado gravemente en los últimos cien años. Peor que nunca en la historia. La pobreza mundial, una industria militar en constante reproducción, la destrucción del planeta Tierra, la erosión de la democracia, son fenómenos que son el resultado de la codicia desenfrenada. La maximización del beneficio se sitúa cada vez más por encima de las necesidades del ser humano individual. El resultado es un rápido aumento de la desesperanza masiva, la depresión, las enfermedades y el colapso general de la sociedad y la cultura (4).

Según Williamson, estas condiciones políticas y sociales son una cuestión de moralidad. La clase política permite este desarrollo al igual que el 99 por ciento de las personas que miran hacia otro lado y afirman, por ejemplo, que la política no es asunto suyo o que no pueden hacer nada. Es un problema mucho más fundamental que el que se puede resolver con medidas superficiales y puramente externas. En su libro „Go! the Ecodictatorship“, publicado por primera vez en 1993 y reeditado recientemente, Dirk C. Fleck escribe: „Llevamos años orinando en nuestro salón. En lugar de cambiar nuestro modo de vida, preferimos discutir la absorbencia de la alfombra en todos los términos científicos“. (5)

La humanidad está perdiendo la cabeza. Williamson también señala que es urgente adoptar una perspectiva más amplia y profunda que la mera crítica del sistema, que sólo permanece en la superficie. Fleck describe el fenómeno en el panel de discusión antes mencionado a finales de octubre sobre la base de un ejemplo en el que dice que es como plantar una pequeña planta justo antes del tsunami para detenerlo.

El odio es fuerte, el amor (también) callado

Oh, sí, amor. Sería tan lindo si la gente se quisiera más, ¿no es así? Todos queremos eso, pero básicamente es una ilusión, ¿no?

La respuesta de Williamson es que la exigencia de „amarse unos a otros“ es más una llamada de atención y una receta para la renovación política que una receta para la salvación personal. Por supuesto, hay innumerables ejemplos en la historia de lo que el odio y el miedo pueden hacer, pero también hay innumerables ejemplos de cómo el amor puede hacer mucho bien. Pero nosotros no lo vemos de esa manera.

El problema, dice Williamson, no es que sólo una persona sea odiosa. Se vuelve especialmente problemático cuando los grupos están llenos de odio y representan en voz alta sus convicciones. Por eso es importante pensar el amor y la política juntos. Los procesos de transformación a menudo han sido iniciados por grupos, en su mayoría espirituales, que se han convertido en amor. Han establecido el impulso para el cambio.

Según Williamson, es hora de iniciar este cambio no sólo en pequeños gestos personales de amor o en grupos cerrados. Básicamente cada persona tiene la tarea de reflexionar sobre este valor.

Hemos llegado a un punto que nunca antes habíamos experimentado de esta manera. La humanidad se enfrenta al abismo. Sólo unos pocos pasos más allá en una antigua forma tradicional, entonces caemos, y la humanidad perece. Por eso no basta con derramar sobre el amor, hay que rellenarlo ahora.

No basta con seguir quejándose de la crisis social, económica, religiosa y política. En el espíritu del monje budista y activista por la paz Thich Nhat Hanh „Sufrir no es suficiente“, no basta con centrarse sólo en el sufrimiento y los gemidos.

El odio es fuerte y dominante y se propaga a través de los medios de comunicación. El amor, por otro lado, apenas se oye. Es una tarea de levantarse más alto por amor.

Un prerrequisito para esto es que recordemos que el amor es algo natural que puede ser recordado y nutrido para que la cultura de la destrucción pueda ser combatida por una cultura pacífica y amorosa.

Pensar la política y el amor juntos

Para Williamson, la separación de la política y el amor ya es una expresión de una „perturbación disociativa“ culturalmente anclada. Casi como si se quisiera separar la lluvia de las nubes. Por lo tanto, es importante hacerse la pregunta: ¿Quiénes somos nosotros para tener tales problemas a nuestro alrededor? Es fácil culpar a los demás. Somos seres humanos que somos naturalmente uno solo a través de su humanidad. Cuando haces daño a otros, te haces daño a ti mismo.

¿Por qué estamos en la tierra – para destruir o difundir la libertad, el amor y la felicidad, para preservar el planeta y para superarnos a nosotros mismos? Esta es la pregunta guía espiritual de Williamson. Todo el mundo tiene un derecho fundamental a estos valores cristianos centrales, y el estado debería estar allí para asegurar que las necesidades de paz, libertad y felicidad puedan ser satisfechas por todos, cree Williamson.

Sin embargo, al estimular el consumo y, a su vez, un aparente sentido de libertad, se está asegurando que no haya una felicidad profunda, sino sólo una felicidad superficial. La felicidad carece de sustancia. Fleck dice en el podio: „La vida cotidiana retira tanta energía para las banalidades. Estamos abrumados y perdemos de vista la superestructura. Pero el precio es alto.

La fragmentación de la política y la espiritualidad o el amor conduce a una fragmentación de la sociedad en todo el mundo.

Por lo tanto, las cuestiones más profundas de la humanidad no deben separarse de la política, como ocurre en la actualidad, porque después de todo, la participación política y social es una característica de la democracia.

Revolución a través del amor

„Ahora debemos empezar a despertar nuestro espíritu revolucionario, porque la tiranía en Estados Unidos hoy en día no es realmente diferente de la tiranía de otros tiempos o lugares. Sólo tiene una mejor marca“, escribe Williamson.

Considera que tres tareas son necesarias para lograr un cambio profundo y una renovación política: En primer lugar, debemos analizar la crisis social y política y asumir toda la responsabilidad de cómo llegamos a ese punto. En segundo lugar, debemos corregir los errores y volver a los principios democráticos y a los valores universales. En tercer lugar, la política debe reorientarse en función de los imperativos del amor y de las preocupaciones humanitarias, y debe evitarse el poder actual del beneficio a corto plazo de un sistema económico amoral.

Williamson es analítico y de ninguna manera espiritual. Describe la situación política y nombra las cosas por su nombre, por ejemplo, cuando llama tiranía a la política en Estados Unidos o cuando se refiere al complejo militar-industrial. No es de extrañar, pues, que no se tome en serio ni se devalúe, ni siquiera en los medios de comunicación alemanes.

Ella señala que toda espiritualidad verdadera lleva a dar forma activamente a los acontecimientos actuales y a la política y a asumir responsabilidades. Esto no significa lo que sucede „en nombre del amor“, sino un profundo cambio interior que puede iniciar un cambio exterior. Esto, por supuesto, requiere mucho valor para hacerlo en una sociedad donde una política de amor es vista como una debilidad. También requiere buscar el amor en el propio entorno. Hay avaricia, pero también hay estadistas y empresarios cariñosos. Eso es lo que debemos ver y oír.

Finalmente, se puede decir que podría ser enriquecedor traducir el libro de Williamson al alemán, porque es de vital importancia mirar la posibilidad de la revolución a través del amor. También es necesario hablar en el escenario y en la televisión -tan ruidosamente- sobre el hecho de que el amor podría ser la única forma de salir de la crisis.

Para ello, sin embargo, es necesario no promover la división descrita anteriormente en los medios de comunicación vertiendo desprecio y ridículo sobre aquellos que consideran el amor como un valor elevado. Dirk C. Fleck, por ejemplo, no pudo transmitir sus temas en los medios de comunicación, incluyendo „el amenazante desastre ecológico que la humanidad ha puesto en marcha“, y los editó de forma novedosa.

Dirk C. Fleck resume la necesidad de la renovación política a través del amor:

„Dar algo sin esperar nada. Tratar a los demás con justicia, amabilidad y simpatía, escucharlos, responderles, no es tan difícil, simplemente no lo hacemos como norma. Y si pudiéramos hacer eso, surgiría otra sociedad que ya no podría ser controlada por ningún poder estatal. Esa es mi única esperanza. Esa sería una salida concebible. Podemos olvidar todo lo demás. La gota es chupada.“

Leer más: 

  1. https://www.schauspielhausbochum.de/de/stuecke/183/ausreden-zuhoren
  2. https://www.harpercollins.com/9780062873934/a-politics-of-love/
  3. https://www.fr.de/politik/donald-trump-marianne-williamson-setzt-voll-liebe-12898052.html
  4. https://www.bundesgesundheitsministerium.de/themen/praevention/gesundheitsgefahren/depression.html
  5. https://www.dirk-c-fleck.de/de/go-die-oekodiktatur

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Pista fotográfica: Brian A. Jackson / Shutterstock

+++

Encontrará todos los demás artículos de la categoría „dosis diaria“ en nuestra página web: aquí y en nuestra aplicación KenFM App.

+++

KenFM se esfuerza por lograr un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen que reflejar el punto de vista editorial.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Puede encontrar información sobre las opciones de soporte aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZKK

Hinterlasse eine Antwort