De príncipes y sirvientes

Un comentario de Dagmar Henn.

En Alemania no se puede eliminar la vieja regla. Los descendientes del príncipe de Cartago, que una vez ahogó la revolución en sangre en 1848, exigen una compensación. Y el hecho en sí mismo no desencadena ningún horror o indignación; no, el debate gira únicamente en torno a lo útil que fueron los señores de Hohenzollern (1) a la hora de izar al soldado de Braunau a la silla de montar.

Algunos pueden objetar que esto es cierto desde un punto de vista legal. Después de todo, se trata de tierras y castillos que fueron expropiados en la zona soviética después de la Segunda Guerra Mundial porque pertenecían a partidarios del dominio nazi. Dado que estos eran la mayoría de los Junkers allí, esta expropiación afectó a casi toda la clase, no sólo a los Hohenzollern. Y sí, el Treuhand se tomó muchas molestias para devolver sus propiedades a la mayoría de estos señores aristocráticos; si eso no era posible como reasignación (porque acababan de apoyar el poder de los nazis, y las expropiaciones por esta razón estaban establecidas en el Tratado de Unificación), entonces vendiéndoles los bienes por una suma ridícula. Estaba claro que los Hohenzollern, como animales alfa de la manada, también querían tener su parte.

Sin embargo, un debate acerca de cuán ansiosamente sostenían ahora los estribos para el cabo permanece a medio camino, porque pretende como si tuvieran una reclamación de esta propiedad, si ese no fuera el caso. ¿De verdad lo hacen? Pues bien, uno de sus antepasados ha intercambiado cartas con Voltaire; ¿pone más peso a la sangre de los hectolitanos que tuvieron que derramar sus súbditos en las innumerables guerras de los gobernantes prusianos, les hace olvidar que Prusia yace como una capa de plomo en las tierras alemanas y ahuyentó el espíritu a través del compromiso? Duerme, hijo mío, duerme suavemente“, dice en una canción folclórica del siglo XIX (2) de Baden, „ahí fuera va el prusiano“. Mató a tu padre, hizo pobre a tu madre. Y el prusiano cierra los ojos a los que no duermen bien. Duerme, hija mía, duerme suavemente. El prusiano sale ahí fuera.

El Estado-nación alemán, cuando fue bautizado en 1871, era un hermafrodita abominable de la burguesía y el poder feudal, incluida la servidumbre, y la Revolución mutilada de 1918 aún no logró romper la garra de la nobleza en torno a su cuello; el referéndum para la expropiación de príncipes en 1926 fracasó, y los chupasangreses fueron compensados…..

Por cierto, no son sólo los príncipes, sino también las iglesias (3) las que reciben dinero del Estado hasta el día de hoy porque sus propiedades han sido secularizadas, es decir, expropiadas y distribuidas. Esto ya ocurrió a principios del siglo XIX, y hasta el día de hoy, además del impuesto eclesiástico, fluyen año tras año millones de dólares de los contribuyentes, también de los bolsillos de los que no son miembros de ninguna iglesia. Cada año se pagan 460 millones de euros, porque los monasterios y las diócesis ya no pueden dejar que los siervos hagan los surcos.

Innumerables revistas de Yellow Press trabajan incansablemente para mantener el espíritu lacayo, pero ni siquiera la revista más burguesa se avergüenza de utilizar títulos nobiliarios que deberían haber desaparecido desde 1918; tendrían que escribir del Sr. Hohenzollern, no del „príncipe“… Sólo en la parte anexa fue posible corregir temporalmente el defecto de nacimiento de la primera república alemana.

Incluso un niño de cinco años puede ser explicado sin esfuerzo que la riqueza de los príncipes no fue adquirida a través de los propios esfuerzos, sino que fue presionado para que no realizara trabajos forzados y fue robado. En vista de los retratos de estos señores, nadie pensaría que han dedicado su tiempo a la creación de valores; sólo permitieron que se produjera la creación. Una sociedad burguesa decente, que, a diferencia de Alemania, se deshizo de la aristocracia a tiempo, no tiene dificultad en expresar esta simple verdad.

Sólo en Alemania no se puede decir esto ni siquiera con vistas a los príncipes. Ça ira (4) nunca fue cantada aquí. La miseria de los simples súbditos alemanes, en la que se basaba toda la pompa aristocrática, se olvida misericordiosamente; Desde la matanza que el conde de Waldburger, llamado „Bauernjörg“ (5), causó entre los campesinos rebeldes en 1525, hasta las devastaciones de la Guerra de los Treinta Años, en la que innumerables príncipes y chuchos lucharon por sus presas y devastaron el país, pasando por la prohibición de recolectar madera en los bosques prusianos, pongamos el manto de silencio sobre ella y finjamos que el bien honestamente adquirido es. Después de todo, la propiedad es sagrada, al menos cuando se da en grandes cantidades.

Nadie en esta gloriosa república está dispuesto a abrir el gran barril y mirar la propiedad de todos los innumerables príncipes, grandes y pequeños. Por el contrario, preferirían estar dispuestos a aceptar el Hohenzollern, para que nadie levantara la tapa de este barril y señalara a todos los demás que también tienen muchos cadáveres en sus bodegas, a los descendientes de los mencionados Bauernjörgs, por ejemplo, que siguen siendo ricos y poderosos, a los Thurn y los Taxis, a los Guelphs…. hasta un Herr Egloffstein (6), todos están convencidos de que son las mejores personas y que tienen todo el derecho a sentarse sobre sus tesoros robados. La mayoría de ellos podrían tener partidarios entusiastas del dominio nazi entre sus antepasados, incluidos algunos oficiales de las SS; pero los que vivían en la República Occidental nunca fueron llamados a rendir cuentas, tan poco como por todos los demás crímenes de los siglos anteriores.

¿Estúpido para los Hohenzollern, porque las tropas soviéticas tomaron su posesión? No, más bien estúpido para los habitantes de la República Occidental, porque tuvieron que soportar aún más el defecto de nacimiento de Weimar y ni siquiera los nidos de la extrema reacción, la nobleza alemana, fueron desenterrados. Y se les enseñó no sólo a ser siervos de los señores de los bancos y corporaciones, sino también a ser siervos de los príncipes. Y el espíritu de este siervo, el rasguño, la sumisión, estaba tan azulado que ni siquiera se puede encontrar un poeta que comente estos acontecimientos con sarcasmo, como lo hizo Erich Weinert en 1925:

Revalorización de los Príncipes

Las dinastías oscuras
Los Dunnemals a causa de los amarillentos
Papeles familiares y bazo grande
Por lo tanto, se balanceó en el armiño.
Y ponerse coronas sobre las orejas,

En su salón ancestral completo.
Unos sinvergüenzas blindados andan sueltos por ahí,
El príncipe bebió la capital,
Que te enfurezcas con Dios,
Con putas y wänstern servil,

Desde Detmold hasta Berlín, el
Vestido en poses de monumento,
Los extrañamente grandes arcos escupen,
Mientras no parezca un poco arriesgado,
Pero luego se va con los pantalones llenos,

Lo mismo que nosotros, conmovedoramente humanos,
Desafortunadamente, no estaban en la caja en ese entonces,
Se sienten como Obertan otra vez.
Y roncar con delirios de grandeza
y todos los efectos militares.

Los mismos que difamaban las oraciones en ese momento,
Que no les dimos una paliza,
El rugido de hoy después de que el fiscal
Y exigen su salario completo de paz,
Y eso hasta el último centavo.

Un tribunal regional republicano
Decidido a favor de Schwarzburg-Sondershausen:
La buena moral no lo permite,
Que los príncipes alemanes han sufrido mucho;
Porque siempre han tenido derecho a usar el ratón.

Nos entendemos ya en el buen barro/tono
Y vivir en tiempos de soberanía.
¿Qué más se supone que es el santo patrón del país?
El costo de la contrarrevolución
¿Y negar los costosos desfiles de los monumentos?

Lo que expropia a los caballeros antes de los tiempos
(Esto es, robado junto con la gracia de Dios),
Están garantizados.
Y el hombrecito que se muere de hambre y se congela,
Paga por toda la tienda de la monarquía.

Ahora cada Winkeldynast se refiere a
A los nobles fallos de Turingia.
Cada árbol genealógico hasta la rama quincuagésima
Si entonces somos una carga para toda la vida.
Y miente como plomo en nuestras tripas.

Oh, educada revolución alemana,
juzgaste mal el significado de las linternas!
Doras al matón que te amenaza.
¿Cuándo estarás en contra del „buen tono“?
y aprender a desobedecer los buenos modales?

  1. https://www.ostsee-zeitung.de/Nachrichten/Politik/Historiker-Entschaedigung-fuer-die-Preussen-Familie-waere-moralisch-schwer-begruendbar 
  2. https://www.volksliederarchiv.de/schlaf-mein-kind-schlaf-leis/ 
  3. https://www.faz.net/aktuell/wirtschaft/wirtschaftspolitik/enteignung-der-kirchen-entschaedigungen-bis-in-alle-ewigkeit-12555649.html 
  4. https://www.youtube.com/watch?v=L9VoRmjxvPs 
  5. https://www.ovb-online.de/weltspiegel/bayern/bauernjoerg-4998760.html 
  6. https://www.sueddeutsche.de/bayern/der-graf-will-uns-mit-allen-mitteln-schaden-alles-meins-1.3236762 
  7. Erich Weinert, Zeit-Gedichte, Berlin 1968

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Referencia fotográfica: Viacheslav Lopatin / Shutterstock

+++

KenFM se esfuerza por lograr un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen que reflejar el punto de vista editorial.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Puede encontrar información sobre las opciones de soporte aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZKK

Hinterlasse eine Antwort