El balance de la Corona

Durante un mes hemos estado encerrados, tres meses vivimos con el virus, ¿qué pasó?

En la tormenta que se abatió sobre los ciudadanos a través del terror mediático, el encarcelamiento y el castigo, primero se les privó de la capacidad de comprender, distinguir, actuar. Luego también se les hizo sentir culpables por la pérdida de sus derechos constitucionales fundamentales. Ahora deben pasar primero por el espejo distorsionador en el que todos pueden verse, pero que oculta a los que, velados por esta máscara, operan a nuestras espaldas.

Un punto de vista de Fulvio Grimaldi

Desde “Dios, Hogar y Familia” hasta “Vida, Salud y Aislamiento”.

Al chantaje por la salud y la vida, la propia vida y la de los seres queridos, en la sucesión de los que hemos experimentado por la seguridad amenazada por el SIDA, el terrorismo y el clima, se une el duro engaño de una retórica de resistencia, un papal “Todos estamos en el mismo barco”, el “Todo estará bien”, el rugido de los ingenuos VIPs de la diversión y el deporte para quedarse en casa, el patriotismo de los vendedores consolidados de la patria y la soberanía.

Este llamado a las armas, acompañado de todos los pretextos lingüísticos de una guerra santa contra el mal, que nos recluta para aquellos que están dispuestos a sacrificarnos a sus intereses (no como en otras guerras, 1915 y 1940), para ser reemplazados por una resistencia partidaria basada en la desmitificación y la información correcta, debe ser el objetivo más alto del ciudadano consciente.

La prueba de una conspiración con objetivos poco claros, pero fácilmente identificable por la experiencia histórica, es la unidad del frente político-mediático, que no admite fisuras y las cierra con el cemento de la represión allí donde aparecen. Durante toda la operación, los ciudadanos no tuvieron la oportunidad de escuchar una sola voz científica o de los medios de comunicación cuestionando la narrativa oficial del pueblo.

Estamos siendo testigos de una criminalización de la disidencia, incluso de la carga socrática de la duda, de la innegable lógica antidogmática hipocrática y galilea. Se denuncian los sitios y las voces en Internet que representan opiniones alternativas y se hacen demandas para bloquearlos.

Roberto Burioni, impulsor de todas las grandes campañas de vacunación, empleado en la conocida clínica privada de Don Verze, San Raffaele, en Milán, un proyecto de corazón del ex gobernador Formigoni (seis años de prisión por corrupción) de la CL (Communione e Liberazione, un movimiento católico de Italia), llega a advertir legalmente a Maria Rita Gismondo del hospital público “Sacco” de Milán, que es una de nuestras autoridades más importantes en el campo de la virología. Se había dejado desdramatizar por un virus que no se diferencia de las enfermedades de la gripe de otros años en cuanto a infección y efectos letales.

Errores, tergiversaciones, encubrimientos

Las técnicas de subyugación dirigidas contra la conciencia y el conocimiento incluyen la tergiversación y el ocultamiento. Completamente distorsionado, se describen las infecciones y las muertes. Inicialmente, aunque sin querer, se obtuvieron cifras que distinguían entre las muertes causadas por el COVID-19 y las muertes causadas por el COVID-19, afirmando que las segundas eran muy pequeñas y que en las primeras el virus no era la causa directa, sino hasta tres enfermedades preexistentes graves, incluso mortales, además de una edad media de más de ochenta años. Ellos (los afectados por ellos) murieron de neumonía, diabetes o colapso cardiovascular, a lo que se sumó la gripe.

A partir de cierto punto, todos abandonan repentinamente esta distinción y todos los muertos son atribuidos al coronavirus sin distinción. Cualquiera que termine bajo un tranvía pero esté resfriado corre el riesgo de ser contado como víctima del virus. Cuando la impaciencia con el estado de sitio comienza a emerger entre los encarcelados, el volumen aumenta.

Las muertes en los hospitales, en las unidades de cuidados intensivos, no son suficientes. Hay otros. En las casas. Son hipotéticos, pero aún así hay que contarlos. Con una prueba de frotis, que da resultados falsos positivos en el 80 por ciento de los casos, se pueden encontrar personas infectadas incluso en la cumbre del Mont Blanc.

Qué desafortunado es que las personas mayores, que tienen mala salud y están deprimidas debido al encierro, de las cuales el sol y la vitamina D que depende de él y es necesaria para el sistema inmunológico, cualquier ejercicio, el equipo médico y la sociabilidad que les queda de vida, hayan muerto en realidad prematuramente. ¿Eugenesia?

¿El poder de quién? ¿A la ciencia? ¿A quién sirve la ciencia? ¡Nosotros!

Docenas, cientos de expertos internacionales, incluidos los de importante prestigio académico, están aterrizando bajo el techo como personas invisibles. Personas que ocupan puestos de responsabilidad en la salud pública en los respectivos países y también en la UE, como el virólogo alemán Wolfgang Wodarg, académico de la Universidad de Flensburg, Presidente de la Asamblea del Consejo de Europa y responsable de la salud pública en su estado federal. Científicos, expertos europeos, americanos y asiáticos, que cuestionan las interpretaciones (de los datos) y la idoneidad de los medios y métodos utilizados, que recuerdan con razón lo sucedido en pandemias anteriores, que no fueron en absoluto.

Recordemos la “gripe porcina”, H1N1, de 2009, que fue elevada al rango de pandemia por los mismos actores clave de la OMS y la Gran Farmacia. El resultado fue un curso corto con apenas 10.000 muertes, menos que la habitual ola de gripe y mucho menos que la epidemia mucho más mortífera de 2018 (que golpeó las estructuras lombardas en el mismo estado caótico e inadecuado, resultado de treinta años de saqueo de la salud pública).

Y a las compañías farmacéuticas: Los gobiernos les concedieron contratos para la adquisición de millones de dosis de vacunas, que finalmente acabaron sin utilizarse en los vertederos, lo que supuso una pérdida de miles de millones de dólares de los contribuyentes. El intento de poner fin a cualquier desviación del dogma proclamado por un “comité técnico-científico”, el dogma que en sus declaraciones coincide más o menos con las del “Pacto Transversal por la Ciencia” fundado por el Dr. Burioni, que apoya la doctrina, se ha encontrado con cierto viento en contra de las voces de la red. La “Task Force” creada por el gobierno y la RAI para suprimir las “noticias falsas” debe ahora remediar esto. El juicio de lo que es falso y lo que no lo es no se deja a una autoridad independiente. Los “hechos falsos” tienen el monopolio de esto. Eso debería ser suficiente.

Evitemos, a pesar de los numerosos precedentes históricos, proponer una versión de la “teoría de la conspiración”, según la cual el virus se propagó deliberadamente para obtener beneficios exorbitantes de una vacuna y la concentración de poder. Pero lo que queda es la certeza del uso anunciado y planificado que se ha hecho de él.

El pasado mes de marzo, la Fundación Bill y Melinda Gates de Nueva York, que siempre se ha preocupado por la lucha contra la superpoblación y la difusión de los programas de vacunación general, junto con la Universidad Johns Hopkins y las mayores empresas farmacéuticas multinacionales, simularon una pandemia de coronavirus como la que se produjo en Wuhan y predijeron 60 millones de muertes. Unas semanas más tarde – ¡qué coincidencia! – la epidemia estalla, es contenida magistralmente y derrotada en la misma zona de China con la mayor contaminación ambiental y la mayor densidad electromagnética de 5G.

El mismo fenómeno se repite en Padania, la zona de mayor contaminación de Europa y de mayor densidad de 5G en Italia. ¿Existe algún fundamento para la denuncia de miles de científicos de que el smog y el bombardeo electromagnético de 5G están causando un debilitamiento del sistema inmunológico?
Modelo Italia

La reacción italiana no es similar a la de China o Corea del Sur. Consiste en un caos indecible de órdenes, órdenes contradictorias, responsabilidades poco claras, dirigidas principalmente a la liquidación total de los derechos civiles, bajo el miserable liderazgo lombardo-veneciano, que muestra toda su incompetencia y arrogancia secesionista y va detrás de un primer ministro que, únicamente por sus caprichos comunicativos nocturnos, desligado de la aprobación parlamentaria, de ukas a ukas, restringe cada vez más al pueblo a su domicilio y a un estado de sitio. La OMS, estrechamente vinculada desde el punto de vista operacional y financiero a la Gran Farmacia, recomienda al mundo el “modelo italiano”.

La lucha de clases: Desde los campos a las fábricas a la matriz

El sociocidio mundial causado por el colapso de la vieja economía, en Occidente sin las protecciones colectivas de que disponen los países fuera del cinturón imperialista, hará que la depresión de 1929 parezca un inofensivo chaparrón. Quién sabe si los millones de desempleados y miserables serán utilizados de nuevo esta vez para la expansión bélica del imperio.

El nuevo orden de clase estará determinado por una concentración de poder sin precedentes en los líderes apátridas y cosmopolitas de una tecnocracia científico-digital, que comandan instrumentos totales de control biológico.

La economía del barrio, el tejido social y cultural de seguridad colectiva y convivencia, desaparecerá, engullido por los monopolios y oligopolios. La mafia, en eterna connivencia con las clases dominantes, se hinchará con los restos del proceso de devastación. Naciones enteras a las que se les niega el acceso al “nuevo mundo” se encogerán en un montón de miseria y mendicidad. Según Goldman Sachs, los préstamos a Italia tendrán que aumentar a más de 165 mil millones de euros. ¿A quién le dice el Primer Ministro, quién delira sobre una “próxima primavera”, a quién estas deudas nacionales tendrán que ser pagadas con intereses? – ¡A los prestamistas habituales!

Nuevo Orden Mundial

La explotación geopolítica de la operación ya está ocurriendo. En esta primera fase, asistimos al intento de genocidio de países desobedientes, cuyas sanciones, endurecidas en esta ocasión por los Estados Unidos, la Unión Europea y las Naciones Unidas, les impiden obtener medicamentos y tratamientos: Irán, Venezuela, Siria, Irak, Corea del Norte, otros. La demonización de China, alimentada por el discurso del “virus de China”, se está intensificando y tiene como objetivo contrarrestar el adelanto económico, tecnológico y productivo de los EE.UU. por parte de Pekín.

Pero también para neutralizar la atracción de las perspectivas de progreso y paz a través de la Ruta de la Seda para una Europa estrangulada por la UE. Un proyecto de infraestructura y de intercambio, que vincula a Eurasia con América Latina y África, y que ya está comprometido en diversas formas de cooperación, con el apoyo de la tecnología militar más avanzada de Rusia y las inmensas materias primas del país.

Por otra parte, la ayuda que países “enemigos” como China, Rusia y Cuba han dado a los países en cuestión, frente a la inercia y el cínico egoísmo de entidades políticas “amigas” como la UE y los EE.UU., debería haber planteado algunas dudas sobre la idoneidad de nuestra posición. Es un mundo distópico con el que estamos tratando de salir de esta crisis. La Alianza Mundial para el Fomento de la Vacunación y la Inmunización (GAVI) de Bill Gates, respaldada por defensores de la reducción de la población como Kissinger y Soros, una empresa de asociación público-privada en la que participan las principales empresas farmacéuticas y que también está financiada por la OMS, puso en marcha el pasado otoño el denominado programa ID2020, de nuevo desde Nueva York.

Se trata de un programa de vacunación general obligatorio que da a los recién nacidos una identidad digital, capaz de almacenar y revelar sus datos a lo largo de su vida. Fue adoptada en Davos en enero pasado. Este año será probado en Bangladesh. Después de eso, estará disponible para todos.

Un mundo de lo vigilado, controlado, manipulado, en manos de una superestructura técnico-científica-digital. Sólo a través del miedo por la salud y la vida fue posible llegar allí.

Nota sobre el artículo de Rubikon: El siguiente texto apareció por primera vez en “Rubikon – Magazin für die kritische Masse“, en cuyo consejo asesor participan, entre otros, Daniele Ganser y Rainer Mausfeld. Dado que la publicación se hizo bajo una licencia libre (Creative Commons), KenFM se hace cargo de este texto para un uso secundario y señala explícitamente que el Rubicón también depende de donaciones y necesita apoyo. ¡Necesitamos muchos medios alternativos!

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: MikeDotta/   shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort