El cambio de Narciso | Por Céline von Knobelsdorff

Las medidas restrictivas de la corona son el signo visible de un sistema político enfermo.

Un punto de vista de Céline von Knobelsdorff.

En 2017 el libro de no ficción „Intuición para Racionalistas“. Mehr Wissen für Mutige“, con el que la autora y consultora psicológica Céline von Knobelsdorff señaló por primera vez la importancia de nuestra autenticidad. Por supuesto, esto es aún más cierto en estos tiempos de cambios impredecibles. No sólo nuestra vida personal y salud, sino también la supervivencia de nuestros hijos y la existencia continua de nuestra tierra dependen de hasta qué punto hemos sido capaces de realizar la totalidad y la coherencia interna dentro de nosotros mismos. La integridad, una fuerte plomada interior y una brújula de vida claramente alineada son nuestras poderosas herramientas para lidiar con el narcisismo colectivo que se está manifestando en una medida inimaginable hoy en día. El autor revela que comportamientos como el deseo de control ilimitado corresponden al cuadro sintomático del narcisismo.

A veces los círculos de pensamiento se cierran en sí mismos que uno no sabía antes que podían ser eslabones de una cadena. Por qué la historia del „Señor de los Anillos“ me ha cautivado una y otra vez desde finales del año pasado se me revela ahora, con vistas a los actuales trastornos en nuestro país – y más allá.

„Un anillo para gobernarlos a todos, encontrarlos a todos, arrojarlos a la oscuridad y atarlos para siempre.“

Es cierto que durante unos días luché por establecer paralelismos entre los fantásticos escenarios de J.R.R. Tolkien y los actuales trastornos, pero otro paralelismo aterradoramente real se me ocurrió cuando consideré el impacto masivo en nuestra psique humana como un denominador común:

Todo lo que nos está sucediendo en este momento, y todo lo que busca mantener las ruedas de nuestro sistema errante – y de otros también – en movimiento, corresponde a los mecanismos que se pueden experimentar entre los individuos narcisistamente perturbados, los grupos de individuos y sus víctimas.

Hablo de narcisistas y sistemas narcisistas en lo siguiente, porque la influencia de un individuo o un grupo colectivo en nuestra psique y nuestras vidas es igualmente devastadora. Aprender a comprender el narcisismo es un requisito previo para guiar su complejidad y sus mecanismos de manera fundamental y permanente por caminos manejables.

Objetivo: El anillo del poder

Un narcisista siempre tiene razón, en todas las circunstancias, por todos los medios, independientemente de la pérdida.

La bandera de la verdad siempre ondea en su dirección, nadie necesita entenderla o comprenderla. Y es precisamente de esta manera que une, en una mezcla dinámica de fascinación e incredulidad, la atención y la energía (vital) tanto de aquellos que ya pertenecen a su séquito como de todos aquellos que potencialmente podrían llegar a serlo. Conoce las claves de los deseos de sus contrapartes, y las desencadena hábilmente en un punto común: ejercer influencia.

No comparte (voluntariamente) su poder, y si necesita el anillo con otros jugadores clave por razones estratégicas, siempre se recordarán que todos se beneficiarán del poder sólo si se someten a la definición narcisista de poder. El narcisismo determina las reglas, el contenido, el procedimiento.

Conducción: Control completo

Un narcisista trata de ser omnipresente, siempre y en todas partes, es un maniático del control. Le gusta pasar mucho tiempo desarrollando mecanismos de control. Si percibe, a corto plazo o ya durante un largo período de tiempo, tendencias de pérdida de control, resistencia o desenmascaramiento en su esfera de influencia – y tiene antenas especiales para ello – no teme seguir un curso aún más estridente, basado en mentiras, aunque sea obviamente inconsistente.

Esto le permite integrar aún más el viento en contra en su propia red controlable, porque al final se enfrenta de nuevo a él en lugar de dedicarse principal y decisivamente a su propio curso. En cualquier caso, un narcisista gana tiempo para recuperar su poder cuando sus adversarios están involucrados en sus asuntos y por lo tanto ocupados por él.

Poner su entorno en confusión es un truco narcisista muy típico, por el que quiere lograr el cumplimiento hasta cierto punto.

Pero sobre todo le sirve para redefinir, expandir y consolidar su credibilidad construida y su posición como guía y solucionador detrás de los espectáculos en los que participa el mayor número de personas posible.

Herramientas: vincular seguidores y recursos

Además de las posibles alianzas de poder, un narcisista necesita a otros como el fuego necesita madera. Nunca le da a la gente un sentimiento honesto de reconocimiento o apreciación; en cierto modo, son el material de su poder. Ser necesario, ser importante, marcar la diferencia – sabe muy bien lo que puede deslumbrar al ego humano, y puede gorjear esta canción en variaciones casi infinitas en su flauta para alargar permanentemente la cola de rata de sus espíritus sirvientes.

Con una nariz muy fina, el narcisista busca por lo tanto personas cuya autoestima – similar a la suya – es inestable en sí misma, depende decisivamente del estímulo del entorno y puede ser controlada por éste. Le gusta proporcionar a las mentes perezosas todo tipo de diversiones convenientes, así que en caso de un levantamiento están entre sus más leales seguidores – porque no lo cuestionan.

Características: Destrucción de la resistencia

Un narcisista sólo persigue superficialmente intereses comunes y objetivos generalmente buscados. Fingir hacerlo sólo sirve para ganar seguidores. Sólo será transparente en cuanto a sus objetivos y procedimientos en la medida en que esté seguro de la motivación de sus compañeros de lucha, sin permitir que se vuelvan demasiado autónomos. Si existe la amenaza de un impulso propio a este respecto que pudiera debilitar su superioridad, cabe esperar una escenificación desproporcionada e incoherente de los acontecimientos, lo que le permitirá volver a llamar la atención sobre sí mismo. Rápidamente genera nuevas tareas a partir de esto, incluso sin un sentido comprensible de propósito, para cerrar el grifo de energía a las tendencias de desarrollo independiente en su esfera de influencia.

Si la persona o personas interesadas quieren señalar los agravios, liberarse de su papel de lacayo y desarrollarse más – y esto ocurre de manera bastante fiable tarde o temprano – se enfrentarán a una impredecible ola de reprimendas. De esta manera el narcisista educa a los espíritus recalcitrantes, no (ya) complacientes.

La tiranía continúa hasta que la rebelión, cualquier intento de exponerlo como una autoridad no confiable, es abandonada, lo que equivale a la destrucción de su propia voluntad, o hasta que los caminos se separan.

E incluso una separación que el narcisista (quiere) controlar. Uno se ve obligado a reconocer el mundo del narcisista como el único válido, a someterse a él, o a construir su propio mundo nuevo – bajo las profecías en auge, por supuesto, de que uno perecerá de cualquier manera.

Trabajo: Erradicar la individualidad…

Un narcisista se trata principalmente de mantener la imagen de sí mismo – el contenido es secundario. Ser condescendiente o comprensivo, por ejemplo, alimenta significativamente la ilusión de que se preocupa por otras personas. Si alguna vez hace concesiones, entonces estas no son más que frases vacías que usa para seguir adelante con las cosas, como antes. Un narcisista hará todo lo posible para hacerse intocable, y también intangible.

Se las arregla para aprender mucho de y sobre los demás para poder maniobrar con sus manipulaciones de una forma aún más precisa y ajustada.

Un narcisista básicamente no quiere formar parte de una comunidad, no quiere compartir ni comunicar, y ciertamente no quiere reconocer los intereses de los demás ni integrarlos.

Si él afirma esto, de nuevo sólo sirve a su objetivo, por el momento, hacer creer a la gente que son una parte activa de su mundo. Si él ha atado a estas personas a sí mismo, creado dependencias, entonces sucesivamente juega su poder al máximo, sin consideración de las pérdidas.

Vive presentando su indispensabilidad en todas sus facetas a un „público“ siempre nuevo, compensando la pérdida de todos aquellos que se han quemado, que lo han expuesto o que, por buenos instintos, han dejado su influencia en el tiempo. Un narcisista traga la energía de la gente – como un agujero negro – haciéndose cada vez más fuerte, dejando atrás cáscaras vacías que sólo representan a sí mismo.

Defender sus propios valores y objetivos es una declaración inmediata de guerra en el reino de los narcisistas. Con este está en contra de él. Estar en contra de un narcisista significa, además, ser azotado conscientemente por él hasta el borde de la destrucción mental, emocional y en algún punto incluso físico, o abandonar esta lucha en un punto decisivo y concentrar la fuerza restante para construir su propio mundo – lo más lejos posible. Esto, sin embargo, requiere algunos procedimientos estratégicos sólidos y minuciosamente preparados para mantener bajo control la pérdida de energía causada por ser arrastrado a los teatros de la guerra, que el narcisista prepara específicamente para este fin.

El calentamiento puede ser un escenario bienvenido para los sistemas narcisistas. De esta manera muestran una nueva concentración de su fuerza, demuestran su voluntad de asumir el sufrimiento para luchar por la justicia y los valores aparentes. Llevan a cabo estas guerras con la intención de debilitar el fortalecimiento de los sistemas individuales en sus esfuerzos por lograr la autosuficiencia.

Su hoja de tilo: Un corazón de hielo

Mientras que el Lindenblatt de Sigfrido era fácil de golpear, los puntos débiles de un narcisista son menos claros y por lo tanto difícilmente únicos y absolutos. Así como la superación del ego demasiado fuerte hace décadas – en ciertos círculos del desarrollo de la personalidad – llevó a la falsa suposición de que logramos esto si constantemente lo maldecimos o lo desterramos sin agradecimiento al sótano de nuestro ser para convertirnos en mejores personas, así uno sólo obtiene una ventaja sobre un narcisista al observarlo, comprenderlo y aprovecharlo a él y a su sistema de manera cuidadosa, profunda y esencialmente silenciosa. Esto incluye, en primer lugar, exponerlo sin revelar esto.

Aquí hay algunas identificaciones claras y pistas útiles de comportamiento:

Dado que todo con el narcisista se basa en sentimientos compensados de inferioridad, una falsa confianza en sí mismo, se desenmascara a sí mismo – una y otra vez – mostrando poca o ninguna alegría real (de corazón) por los éxitos de los demás. Todo lo contrario. Humilla a los demás en cualquier brote de crecimiento personal y profesional. Y lo que debe evitar a toda costa es la autarquía.

Por lo tanto, uno de sus principales esfuerzos es siempre encontrar nuevas y bien camufladas maneras de hacer que los demás dependan de él, de involucrarlos para sí mismo, incluso bajo el pretexto de que son indispensables, o de hechizarlos de otra manera. Cualquiera que haya mirado a los ojos la naturaleza de un narcisista, aunque con gran terror interior, sólo tiene una oportunidad, a saber, vencerlo con sus propias armas:

Uno debe mantener el conocimiento de sus verdaderas acciones hasta un punto decisivo y camuflar sus intenciones. Para ello, es una buena idea adelantar también varios lugares de eventos de tal manera que la atención del narcisista comience a dispersarse. Las trampas más efectivas para separarse de un sistema narcisista son que subestima la inteligencia, la inventiva, la integridad y la fuerza interior y emocional de los demás. Las personas que forman una unidad cohesiva dentro de sí mismas son capaces de sobrevivir a las inminentes campañas de venganza y destrucción de un narcisista como una roca en el mar.

Aquellos que son obviamente subestimados o incluso subestimados por un narcisista no están por lo tanto protegidos de su hostilidad. Quien no se opone o no es capaz de demostrar continuamente su utilidad como valor añadido pierde el favor de un narcisista, e incluso sin resistencia directa se convierte en algo que un narcisista degrada a una desgracia. Mantener esa posición puede ser una herramienta muy útil, un perfecto escudo de camuflaje bajo el cual se puede preparar el poder de un avance dirigido. La falta de empatía del narcisista no le permite percibir tan rápidamente que detrás de la víctima de su sistema se moviliza un oponente que le amenaza seriamente.

Un narcisista desde la actitud de una víctima o de un seguidor – con el deseo de estallar – en su auto-empoderamiento, para confirmar la auto-glorificación, para hacerle creer que uno sigue siendo parte de su sistema porque no es capaz de crear uno propio, esto a menudo ayuda decisivamente a ganar tiempo y fuerza para sí mismo, para preparar exactamente lo contrario. Es importante que la integración en el sistema narcisista esté más bajo el control de uno mismo. Esto significa, como antes, hacer mucho de lo necesario para asegurar que ninguna disminución en el rendimiento u otro comportamiento conspicuo traicione las intenciones ocultas y al mismo tiempo evite la presión por más.

A veces la herramienta más esencial es la integridad personal. El no permitirse separarse de los objetivos y valores propios y ser dividido por una creciente desconfianza en sí mismo, siendo una entidad viviente sincera con lados claros y oscuros, equipa a las personas con la fuerza y claridad mental, emocional y psíquica para superar los sistemas narcisistas.

Cualquiera que haya sido capaz de romper con un narcisista lo ha hecho precisamente por esto. Al mismo tiempo, la vida liberada se desarrolla de manera duradera y satisfactoria a través del aumento de la atención, la gratitud, el amor propio saludable, la compasión, el mantenimiento de la paz interior y exterior, la preservación de las libertades individuales y sus límites naturales, y una mayor conciencia de los recursos humanos y naturales.

Es muy útil ser consciente de las posibles debilidades, para que el ataque de un narcisista pueda planearse con precisión en estas heridas. Es aconsejable no establecer posturas defensivas masivas, ya que éstas sólo conducirán a una renovada implicación en maniobras narcisistas y al mismo tiempo tendrán un efecto negativo en la unidad interior personal. Permanecer en contacto silencioso con uno mismo, incluso si la resistencia, la corrección, puede tentar a uno a luchar por las palabras, esto permite que la estabilidad interior crezca más. Con cada pelea ganada en este sentido (interior y exterior) se refuerza la insensibilidad al deslumbramiento o a los ataques de los sistemas narcisistas.

No es aconsejable en modo alguno hacer consciente al narcisista de su propia separación, contradicción o posible sufrimiento, aunque sea para ayudarse a sí mismo.

Cualquiera que crea que puede salvar a un narcisista o a un sistema de este tipo, descubrirá de la forma más dolorosa que tal construcción no se salvará porque el organismo afectado por el narcisismo se aferra demasiado a su construcción de perfeccionismo y a sus capacidades superiores, aunque sean sólo una fachada.

Clave: Integridad, claridad, coraje, sabiduría

Ahora debería estar claro: Quien intente arrancar la máscara de la falsedad del sistema narcisista, incluyendo sus falsas promesas y escenificaciones manipuladoras, y lo exponga como un ser desinteresado por el hombre, manipulando la comunidad para sus propios propósitos y al mismo tiempo manchándola con deficiencias, conjura una incalculable tormenta de mierda:

Denuncia, compulsión a la acción narcisista colectiva, polarización, vigilancia, traición, exclusión del gran colectivo, aislamiento, inanición de las ramas económicas, cierre de la vida cultural, alienación de la interacción social, irritación permanente con consecuencias psicosociales (daños), Causando traumas a largo plazo -que son difíciles de detectar- especialmente en los niños, cambios de comportamiento, salud inestable, lo que resulta en una mayor susceptibilidad a la salud y a las enfermedades mentales, propaganda de soluciones que son fieles al sistema (por ejemplo, vacunas de ARN, implantes de chips, desarrollo de transhumanismo) …

Entre estos mecanismos de manipulación, que pueden persistir durante años, cabe suponer que los antiguos compañeros cambian de bando porque temen los horrores que también les amenazan si no se subordinan, o porque se cansan en sus esfuerzos por mantener la integridad en algún momento.

Uno no se separa simplemente de un narcisista, y no se superan los sistemas narcisistas con un accionismo transparente. El reemplazo debe ser planeado, preparado, asegurado y luego implementado con gran cuidado y con el conocimiento de sus particularidades, sus ángulos muy finamente calibrados y el brazo a menudo de gran alcance de su influencia.

Esto se logra mediante personas o grupos de personas que son tan cerradas y fuertes en sí mismas que son capaces de proceder con firmeza y agilidad. Lo que es demasiado obvio y transparente – incluso si quiere servir a los valores de honestidad y transparencia – no tendrá éxito a menos que sea parte de la estrategia definida.

Confirmar temporalmente el narcisismo colectivo y mantenerlo en el punto de mira puede ser, por ejemplo, una medida útil para lograr un avance decisivo en la cuestión real sin que se note. En cualquier caso, uno debe ser consciente de los muchos ojos que los narcisistas usan para controlar su sistema. Cualquier distracción será notada por ellos tarde o temprano y luego abordada con sus métodos.

La claridad absoluta, la unidad y la consistencia son a veces las claves decisivas para abrir las puertas a un nuevo camino, lejos de la intriga narcisista. Es casi seguro que esto se pondrá a prueba varias veces (permanentemente) e intensamente a lo largo de todo el proceso de ablación. La fuerza necesaria para ello es inmensa y difícilmente posible sin un número correspondiente de compañeros adecuados.

Cuanto más complejo sea el grupo, más atención debe prestarse siempre a la integridad, para asegurar que la estructura se mantenga estable dentro de sí misma, incluso si se producen fallos o complicaciones inesperadas. La disensión en cualquier aspecto – con uno mismo y con los demás – juega a favor de un sistema narcisista. Cualquier atisbo de duda o convicción menguante, aunque sólo sea por una fatiga comprensible, son señales a las que un narcisista es más receptivo que cualquier otro.

No será posible eliminar a un narcisista – no en nuestro tiempo, ya que lo hemos estado criando como una sombra oscura durante muchas décadas, tal vez incluso siglos, en el curso de nuestra individualización y egolatría, así como traumas no resueltos – y no resueltos – y sus consecuencias. El narcisismo siempre tendrá que ser concedido un cierto rango, y por lo tanto limitar el poder es un objetivo muy recomendado.

Lograr esto en muchos sistemas entrelazados y permeados narcisísticamente será la tarea no sólo de los expertos, sino de innumerables personas que son persistentemente lo suficientemente valientes para resistir las tentaciones de estos sistemas, incluso si durante mucho tiempo han sido capaces de darles la impresión de estar moviendo algo en la dirección correcta. A muchos de ellos se les permitió sacar provecho de ello, pero muchos ya reconocían en esa medida antes del brote que los beneficiarios ya no eran realmente „espíritus libres“.

„Un anillo para esclavizarlos, encontrarlos a todos, conducirlos a la oscuridad y atarlos eternamente.“

La historia de Tolkien „El Señor de los Anillos“, publicada después del fin de un reinado de terror (versión inglesa 1954/55, traducción alemana 1969/70), desde el punto de vista actual no me parece más que su obituario, sino más bien una advertencia de que la paz puede convertirse en un sueño hipnótico si uno se convierte en un seguidor obediente y por lo tanto manifiesta falsas certezas.

No podemos, ni como individuos ni como comunidad, ponernos a una distancia real del desastre del actual narcisismo colectivo a gran escala y en red. Por lo tanto, para crear la distancia debe crearse de una manera diferente. La distancia es una palanca importante para mantener el desafío central de la integridad personal.

La demarcación permite a cada uno encontrar su propio ritmo en los rápidos del cambio, encontrar tiempo y espacio para procesar y evaluar el inmenso caudal de información y declaraciones, y para afrontar con prudencia la cambiante y alienante interacción de las personas. Con la ayuda de una sana disociación, uno puede prestar atención a su estado mental personal y permanecer enfocado en su propio bienestar, para ofrecer al mundo exterior apoyo con reservas de fuerza estables o estabilizadas.

Un nuevo mundo…

…sólo puede emerger y establecerse cuando hayamos reconocido lo que el narcisismo ha creado en esta forma, lo que lo hace emerger básicamente, lo que lo nutre y lo que son sus muchas, quizás todavía inofensivas afluencias.

Sólo se puede vivir con un „narcisismo regulado“ cuando el nuevo fundamento contiene todo lo que mantiene el narcisismo pequeño o le quita completamente el caldo de cultivo.
Cuando la nueva comunidad ha aprendido realmente del camino para transformarse en un nuevo mundo,

  • entonces, entre otras cosas, renunciará a un constante exceso envenenado por el narcisismo a favor del crecimiento orgánico;
  • entonces usará los recursos sabiamente, entonces los sentimientos tendrán más voz y nuestro corazón podrá participar en las decisiones importantes en igualdad de condiciones con nuestro cerebro;
    entonces habrá un cambio más frecuente de las autopistas a la autopista de la vida, para ampliar nuestra perspectiva y sacar la velocidad de la intoxicación de la velocidad,
  • entonces la dedicación a las causas sociales será más apreciada y la educación no sólo se medirá por el coeficiente intelectual, sino que la gente extenderá sus manos justo cuando algo salga mal y compartirá su alegría sin miedo a ser expuesta o explotada;
  • entonces usamos una pausa consciente constructivamente para todas las áreas de nuestra vida diaria para comprobar el curso que hemos tomado, en lugar de perdernos en la caza del futuro;
  • entonces este mundo recuperará naturalmente su propia calidad de vida y tendremos otra oportunidad de llevar a cabo nuestro papel como cuidadores temporales del jardín terrestre del Edén con dignidad.

Este fue un artículo de Rubikon – Magazin für die kritische Masse.

+++

Nota sobre el artículo de Rubikon: El presente texto se publicó por primera vez en „Rubikon – Magazin für die kritische Masse“, en cuyo consejo asesor participan, entre otros, Daniele Ganser y Rainer Mausfeld. Dado que la publicación se hizo bajo una licencia libre (Creative Commons), KenFM se hace cargo de este texto para un uso secundario y señala explícitamente que el Rubicón también depende de donaciones y necesita apoyo. ¡Necesitamos muchos medios alternativos!

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Este artículo fue publicado por primera vez el 30.07.2020 por Rubikon – Magazin für die kritische Masse.

+++

Fuente de la imagen: Prazis Images / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort