El mundo no se recuperará del cambio climático alemán

Un comentario de Rainer Rupp.

Independientemente de lo que ocurra en Alemania o en la UE para salvar el clima, al menos dos tercios de las futuras emisiones de CO2 dependen de los países que sonríen a la „ciencia climática del CO2“ occidental como un engaño. Sin embargo, el gobierno alemán y, con una excepción, todos los partidos están decididos a hundir nuestra industria dependiente del CO-2 en la suciedad y destruir así millones de puestos de trabajo.

Dado que en los últimos años ninguno de los grandes grupos financieros se ha subido al tren del CO2 de decenas de billones de euros, no es de extrañar que el gobierno alemán, como abanderado del neoliberalismo en la UE, también se haya comprometido con gran vigor a „salvar el clima“ eliminando el carbón, el petróleo y el gas natural del balance energético alemán. El objetivo es sustituir las fuentes de energía probadas, altamente energéticas y fiables que pueden almacenarse a voluntad por fuentes de energía alternativas como los molinos de viento y las células solares, que son notoriamente poco fiables, por ejemplo, con poco viento y sol, y cuya generación de energía es muy ineficiente en comparación con el carbón, el petróleo y el gas, no puede almacenarse, pero es mucho más cara.

Las consecuencias de esta política climática para nuestra industria y nuestros puestos de trabajo, que dependen en gran medida de una energía barata y fiable, son incalculables. El hecho de que las masas de los llamados „pequeños pueblos“ tengan que pagar por la destrucción de sus puestos de trabajo industriales, es decir, por el aumento de los precios de la energía y de los impuestos sobre el CO2, añade la corona a toda esta locura. Pero probablemente esta política de redistribución adicional de abajo hacia arriba debe reducir las expectativas de las clases bajas respecto a los nuevos empleos en el neofeudalismo.

Con la destrucción arbitraria de su estructura industrial tradicional, Alemania está dando, por supuesto, un salto gigantesco hacia un pasado libre de CO2. Pero los trabajadores flexibles encontrarán trabajos modernos y nuevos, por ejemplo, en las grandes haciendas de la aristocracia del dinero como jardineros, cocineros, cocineros o camareras. Sin un comité de empresa, por supuesto.

Es sorprendente que, de todos los partidos, gran parte del partido „Die Linke“ todavía no encuentre suficientemente radical la política climática extremadamente antisocial del Gobierno Federal. Esto es lógico, sin embargo, si se tiene en cuenta el desarrollo de la juventud de izquierdas que ahora ha llegado con firmeza al Wolkenkuckucksheim postindustrial. Están jadeando tras cada cadera, cada nuevo movimiento y han perdido completamente de vista la preocupación social central de la izquierda.

Tras el movimiento de género y el descubrimiento de otros 49 sexos junto a hombres y mujeres y gays y lesbianas, la Juventud de Izquierda dedicó toda su fuerza y atención benévola a la llegada incontrolada de un millón de migrantes. Su grito de guerra propagandístico „¡Sin fronteras! Sin Naciones“ no ha permanecido en silencio hasta el día de hoy. Nadie piensa en las consecuencias sociales y sociales de su demanda para nuestro país. Pero el debate sobre el clima debería empeorar aún más.

Fascinados, los jóvenes de izquierda siguieron cómo la profetisa sueca del clima infantil, con sus fantasías del día del juicio final, hizo que los jóvenes malcriados de la clase media alta de Occidente salieran a las calles para salvar al mundo en demostraciones de la FfF. La juventud de izquierda se subió rápidamente a este tren sin pensar, por ejemplo, en las consecuencias potencialmente catastróficas de este desarrollo para el empleo y el bienestar de las masas de trabajadores.

Cómo, por ejemplo, el impuesto CO-2 afecta principalmente a los sectores más pobres de la población, se puede leer en el ejemplo de Holanda el pasado mes de julio en el sitio web „Makroskop“ operado por el Prof. Flassbeck y el Dr. Steinhardt. Bajo el título: En los escollos del discurso climático (1), la consultora holandesa CE Delft (2) presentó un pronóstico según el cual, en el contexto del llamado rescate climático, la parte de los costes de la energía en la renta disponible de los hogares más ricos de Holanda aumentará al 5,7 por ciento de media en 2050, pero al 17 por ciento para los hogares más pobres. Es fácil calcular que si el alquiler y los costos auxiliares ya representan el 50 por ciento de los ingresos, no quedará mucho para alimentos y otras cosas.

Así que mientras que los hogares ricos ni siquiera sienten los precios del CO² (aunque su huella de CO² de los SUVs, los viajes de larga distancia y las casas grandes es particularmente grande), puede ser una cuestión de supervivencia para los hogares pobres. Mientras que grandes sectores de la población menos privilegiada están preocupados por la carga adicional que supone la intensificación de los esfuerzos de reducción de las emisiones de CO2, la izquierda se enfrenta a unas exigencias climáticas cada vez más radicales.

Tadzio Müller, por ejemplo, portavoz para la justicia climática y la política internacional de la Fundación Rosa Luxemburg del Partido de Izquierda, hace un llamamiento a favor de „la protección del clima, aunque sea difícil“ para los empleados (3). Ulrich Brand, profesor de Política Internacional en la Universidad de Viena con un enfoque en la política medioambiental y de recursos, ha reprochado recientemente a los sectores social y ecológicamente sensibles de los sindicatos de la „Bättern für Internationale Politik“ que su demanda de crecimiento sostenible era errónea porque seguían preocupados por el crecimiento (4). En abril de 2011, el profesor Brand había postulado al Partido de Izquierda en el Bundestag que „el capitalismo nunca se volverá verde“.

En un artículo en el periódico del propio partido „Neues Deutschland“, el periodista libre Hanno Böck puede incluso acusar al Partido de Izquierda de verse „principalmente como un representante de los socialmente débiles aquí y ahora“ en lugar de pensar internacionalmente en las generaciones futuras (5). La IZQUIERDA debe confesar ahora el hecho de que „el derecho a la vida de los seres humanos más afectados (internacionalmente) por el cambio climático es más importante para los seres humanos en la duda que el trabajo… en casa“. Y un tal Andreas Novy se queja incluso a la izquierda de la „red de transformación“ (6): „Si la cuestión social se percibe generalmente como central, entonces la ecología se queda en el camino“.

Pero lo que estos izquierdistas u otros fanáticos activistas del clima por el CO2 tienen en mente son planes insensatos. Tienen una ilusión peligrosa cuando creen que sólo en Alemania se puede apretar el tornillo de emisión de CO2 para salvar el clima mundial y, por lo tanto, el mundo. Eso es una locura. Sería inútil incluso si el CO2 producido por el hombre aumentara las temperaturas en todo el mundo.

También sería una empresa desesperada si el cierre de las centrales eléctricas de carbón y de los sistemas de calefacción de gas y petróleo y el cambio a los coches eléctricos y la instalación de innumerables turbinas eólicas y plantas solares fueran a ser un éxito total. Esto se debe a que la participación de Alemania en el CO2 global producido por los seres humanos es de sólo el 2 por ciento.

No importa lo que ocurra en Alemania o en la UE para salvar el clima, las futuras emisiones de CO2 dependen de la India, Rusia, Brasil, Sudáfrica y, sobre todo, de China y los Estados Unidos. Lo que todos estos países tienen en común es que sus gobiernos le sonríen a la ciencia climática occidental del CO2 como un engaño.

Ellos ven el CO2, que no es un veneno, como un gas vital para nuestras plantas y árboles. Incluso en el tratado sobre el clima de París, estos países no se han comprometido a limitar sus emisiones de CO2 hasta 2030, cuando serán renegociados. Hasta entonces, estos países seguirán alimentando su crecimiento económico con la energía más barata y segura y construirán más centrales eléctricas de carbón cada año, que por supuesto producen mucho CO2. Los EE.UU., que en París se comprometieron a reducir drásticamente las emisiones de CO2 durante el mandato del presidente Obama, ya han anunciado su retirada del Acuerdo de París bajo el mandato del presidente Trump.

China representa el 29% del CO2 producido por el hombre en todo el mundo, los Estados Unidos el 16%, la India el 7%, Rusia el 5%, Sudáfrica el 1% y Brasil el 1%. Si se añaden Irán y Arabia Saudí en un 2% cada uno, esto representa casi dos tercios de las emisiones mundiales de CO2. (Fuente: Unión de Científicos Preocupados)(7)

Basta con que China no esté en el barco de los ahorradores de CO2 y todo el rescate de Greta, Verdes y de la izquierda es en vano. Con sus mensajes del día del juicio final, en su lugar llevan más agua a los molinos de los malabaristas de la financiación del clima, que no temen empujar a grandes partes de nuestra industria y sociedad al fango en busca de nuevas fuentes de beneficios.

Para los chinos, en cambio, lo que cuenta es el crecimiento económico y la necesaria seguridad del suministro energético. Los dirigentes chinos no se despiertan en medio de la noche y se preocupan por el clima. A finales de octubre de 2019, el gobierno ruso también declaró que no introduciría un impuesto sobre el CO2, contrariamente a lo que Occidente esperaba, ya que todavía existen dudas sobre las supuestas causas del cambio climático causadas por el hombre.

No son sólo los chinos los que sacuden la cabeza al ver cómo el Expreso del Clima Occidental viaja a través de atrevidos puentes hacia lo desconocido. Esto incluye también la intención del Gobierno alemán de cerrar todas las centrales eléctricas de carbón para el año 2038. Lo que podría pasar con los alemanes en su camino hacia el nuevo y bello mundo sin combustibles fósiles y con „cero emisiones de CO2“ se ha difundido esta semana como un reportaje periodístico desde un futuro no tan lejano:

Caos de nieve en toda Alemania, 12 de diciembre de 2030 (8)

Fuertes nevadas y frío han afectado a toda Alemania. La energía fotovoltaica nevó, las turbinas eólicas se apagaron debido a una tormenta, las centrales eléctricas de carbón no existen, y el suministro de gas reducido se está debilitando. Los motores de combustión, los calentadores de estufa, las chimeneas abiertas, las motosierras, los quitanieves, etc. fueron prohibidos hace años.

En las autopistas, los vehículos eléctricos han estado atascados durante kilómetros y kilómetros, quedándose sin electricidad de la noche a la mañana. Los servicios de rescate electrificados también se ven afectados. Incluso con mejor tiempo, los vehículos ya no pueden moverse por sí solos, sino que deben ser remolcados individualmente, algo que ni siquiera el Bundeswehr puede hacer debido a la falta de vehículos operativos. Las excavadoras eléctricas y los cargadores de ruedas ya no se pueden conectar a la red o sólo funcionan durante unas pocas horas. Debido a la falta de demanda, las refinerías no producen ni gasolina ni gasóleo, que sólo pueden adquirirse en pequeñas cantidades en unos pocos puntos de distribución de mercancías peligrosas.

Fuentes:

  1. https://makroskop.eu/2019/07/in-den-fallstricken-des-klimadiskurses/?success=1
  2. https://myprivacy.persgroep.net/?siteKey=PUBX2BuuZfEPJ6vF&callbackUrl=https://www.volkskrant.nl/privacy-wall/accept?redirectUri=%252feconomie%252fvooral-laagste-inkomens-gaan-betalen-voor-duurzamer-energiebeleid%257eb6f43603%252f
  3. http://www.linksdiagonal.de/2019/05/30/tadzio-mueller-klimaschutz-auch-wenn-es-hart-wird/
  4. https://www.blaetter.de/archiv/jahrgaenge/2019/juli/in-der-wachstumsfalle
  5. https://www.neues-deutschland.de/artikel/1120755.klimaschutz-neue-zerreissprobe-in-der-linken.html
  6. https://www.transform-network.net/de/publications/jahrbuch/overview/article/yearbook-2017/the-consequences-of-climate-change-for-left-strategy-a-roundtable/
  7. https://www.ucsusa.org/sites/default/files/styles/original/public/2019-11/union-concerned-scientists-emissions-pie-chart_0.png?itok=91NOTos9
  8. http://www.pi-news.net/2019/11/schneechaos/

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Foto sugerencia: Angela Rohde/ Shutterstock

+++

KenFM se esfuerza por lograr un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen que reflejar el punto de vista editorial.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Puede encontrar información sobre las opciones de soporte aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZKK

Hinterlasse eine Antwort