Hermandad en las armas con el estado de apartheid israelí | Por Rainer Rupp

Un comentario de Rainer Rupp.

El martes de esta semana, el periódico Bild se regocijó: „Momento histórico – la fuerza aérea de Israel sobrevuela el antiguo campo de concentración de Dachau“. El artículo con el titular de la barra está subrayado con varias fotos que muestran el supuesto „sobrevuelo histórico“ de los aviones de combate israelíes F-16, „junto con los Eurofighters alemanes con la Cruz de Hierro en el fuselaje“. „A la cabeza de la formación, el jefe de la Fuerza Aérea alemana e israelí está volando juntos en un Lear Jet israelí“, continuó Bild, como si hubiera sido un honor muy especial.

Bild ve el sobrevuelo conjunto como „una reverencia a las víctimas de los nacionalsocialistas“ y como „un signo de una amistad muy especial“. Se trata, en efecto, de una amistad muy especial, porque Israel no es el primer Estado racista de apartheid con el que la República Federal de Alemania (entonces RFA) mantuvo una relación particularmente amistosa. Incluso con el régimen racista sudafricano, que había inventado el apartheid en toda su abominable forma en primer lugar, las élites de la RFA mantenían estrechas relaciones, desde la cultura hasta la economía y sobre todo en el campo militar y de armamento.

Pero a pesar de estas relaciones íntimas de las élites de la RFA con el sistema de apartheid de los africanos, tal demostración de amistad por un sobrevuelo conjunto de la fuerza aérea del régimen sudafricano y la Fuerza Aérea Federal habría fracasado debido a una protesta del público indignado. Sin embargo, en la actualidad el régimen de apartheid israelí apenas difiere de su homólogo sudafricano. Sin embargo, el desfile conjunto de la Fuerza Aérea Alemana e Israelí en el cielo sobre un antiguo campo de concentración se presenta ahora como un gran honor. Y la población permanece en silencio. ¿Dónde están las manifestaciones de los luchadores por los derechos humanos contra la visita militar de un estado injusto y de apartheid?

Pero primero veamos cómo fue la relación de Alemania con el primer estado del apartheid en Sudáfrica.

En todos estos decenios, en gran medida desapercibidos para el público alemán, se produjo una estrecha y amistosa cooperación entre las élites políticas y económicas de la República Federal de Alemania y la maquinaria de opresión y asesinato del régimen racista sudafricano. El hecho de que las élites de la RFA se convirtieran así en culpables de complicidad y de ayudar e instigar a los crímenes del régimen de apartheid de Sudáfrica no preocupaba a nadie, ya que los autoproclamados „medios de calidad“ alemanes guardaban silencio. Sólo mucho más tarde, cuando el estado del apartheid sudafricano ya había aterrizado en el basurero de la historia, los medios alemanes también sacaron a la luz escándalos aislados.

Se recomienda especialmente un reportaje i de la revista alemana Cicerón, que apareció en enero de 2014. Bajo el título: „Cómo Alemania armó nuclearmente al Estado del Apartheid“, la revista proporcionó detalles explosivos que la mayoría de los lectores probablemente aún desconoce hoy en día.

El artículo era introductorio:

„Cuando la gente en Alemania hoy en día elogia la lucha de Nelson Mandela por la libertad, a menudo es hipocresía. Porque la República Federal apoyó al estado del apartheid política y militarmente, incluso eludiendo un embargo de armas (de la ONU). Esto incluía suministros nucleares“.

Continúa diciendo:

„El gobierno blanco de Sudáfrica recibió todo el apoyo político, económico e incluso militar de algunos países de la OTAN. Las relaciones de Sudáfrica con Gran Bretaña, Israel y la República Federal fueron particularmente intensas.“

„La cooperación militar de la República Federal con Sudáfrica fue objeto de críticas internacionales: tanto la entonces Organización para la Unidad Africana -la predecesora de la actual Unión Africana- como las Naciones Unidas han condenado estas actividades en varias ocasiones. Con su política, Alemania había violado el embargo de armas de las Naciones Unidas contra Sudáfrica, que es vinculante en virtud del derecho internacional. Los noticieros alemanes no mencionaron estas condenas. Si acaso, había breves notas marginales en los diarios“.

Esto demuestra una vez más que los principales „medios de calidad“ nos han estado mintiendo no sólo desde ayer. Más bien, nos han estado manipulando en interés de la clase dominante y su élite política, que les proporciona el gobierno, desde tiempos inmemoriales.

Cicerón describió la cooperación científica y técnica con el régimen como particularmente escandalosa. Por ejemplo, se permitió a los científicos militares sudafricanos participar en conferencias especializadas del Instituto Fraunhofer de Propulsores y Explosivos. Pero no fue sólo el último conocimiento científico en tecnología de explosivos lo que los científicos alemanes transmitieron a los sudafricanos. El estado también recibió los conocimientos para la construcción de una planta de enriquecimiento de uranio de la instalación de investigación nuclear de Karlsruhe y a través de contratos con la entonces gran empresa de propiedad federal STEAG (…).

Con respecto a la ayuda del BRD para la construcción de una bomba atómica sudafricana, Cicerón informó, en un documento del gobierno disponible para la revista, cómo el Ministerio de Economía de Bonn movió los hilos para conseguir que los compresores que eran de importancia crítica para las plantas de enriquecimiento de uranio de Sudáfrica quedaran fuera de la lista de prohibición de exportación. El truco: en el futuro, las partes prohibidas para la exportación deberán ser declaradas como „compresores completamente normales“. Y un secretario de estado de la BRD desea a los sudafricanos „un mayor éxito“ en sus esfuerzos.

Además, Alemania era el único país del mundo que mantenía un acuerdo cultural con el estado del apartheid. En el marco de este acuerdo había, entre otras cosas, un intercambio regular de estudiantes. Las escuelas alemanas de Sudáfrica, financiadas por el gobierno alemán, también se adhirieron a las leyes raciales del régimen del apartheid. Cicerón cita como ejemplo un ensayo de un estudiante de la „Deutsche Höhere Privatschule“ en Windhuek sobre la segregación racial, que dice: „Los leones no se aparean con los cerdos. El ensayo trataba del tema de los „matrimonios mixtos“, que en aquel momento estaban prohibidos en Sudáfrica y en Namibia, que en aquel momento estaban ocupados por Sudáfrica. „Tal cultura fue promovida por Bonn en ese momento“, dijo Cicerón.

Sólo gracias a la heroica y larga lucha por la resistencia de personas como Nelson Mandela, el régimen del apartheid, este estigma racista de Sudáfrica, ya no existe hoy en día. Sin embargo, el insidioso y asesino virus del racismo en todo el mundo está lejos de haberse extinguido. En su forma particularmente atroz, es más virulenta que nunca en el actual régimen de apartheid de Israel, porque los sionistas israelíes fueron estudiantes muy dóciles del régimen racista sudafricano con el que estuvieron estrechamente asociados de muchas maneras.

El fusilamiento masivo de estudiantes y jóvenes palestinos por parte del ejército israelí, que había protestado pacíficamente contra el Muro de la Vergüenza en 2018, llevó al gobierno democrático de Sudáfrica a clasificar oficialmente el régimen sionista-racista de Israel como un régimen de apartheid y a romper las relaciones diplomáticas con Israel. En ese momento, el diario israelí ii Haaretz escribió: „Sudáfrica no es un país cualquiera; es un símbolo de la justicia, a pesar de todas sus dificultades, la corrupción y la delincuencia. Al romper las relaciones, Sudáfrica ha marcado a Israel con la marca de (fratricidio) Caín“.

Y si hay un pueblo que sabe lo que significa el apartheid, son los sudafricanos. Saben de qué hablan cuando llaman a los crímenes que se cometen cada día no sólo contra los palestinos en los territorios ocupados apartheid. Todavía conocen los métodos utilizados durante el apartheid, que hoy en día se utilizan para desclasificar y desestimar a los ciudadanos árabes de Israel, que constituyen el 20% de la población del país, como ciudadanos de segunda clase por el Estado judío. Estos son sólo algunos ejemplos que afectan a los ciudadanos árabes de Israel.

Los sionistas definieron a Israel como un „estado judío“ y no como un estado de sus ciudadanos, que, por ejemplo, nacieron en su territorio. Sólo los que nacen de una madre judía son judíos, porque con la madre siempre se está seguro de que sólo la sangre judía pura fluye en las venas del niño. No importa cuánto tiempo haya vivido en territorio israelí, nunca podrá convertirse en un judío y por lo tanto nunca será un ciudadano de primera clase. Las familias árabes que han vivido durante generaciones en el territorio que los sionistas les robaron y convirtieron en el Estado de Israel seguirán siendo, por lo tanto, ciudadanos israelíes de segunda clase para siempre.

Al igual que en el pasado, bajo el régimen de apartheid de Sudáfrica, los matrimonios mixtos no están permitidos en Israel, porque de lo contrario ya no se garantiza la pureza de la sangre judía. Los matrimonios mixtos pusieron en peligro la supervivencia del pueblo judío. Por lo tanto, según la ley israelí, no se permiten los matrimonios mixtos. Hace poco más de un año, el Ministro de Educación israelí iii Peretz llegó incluso a llamar „Shoa“ a los matrimonios con no judíos, es decir, al exterminio del judaísmo, sólo comparable al Holocausto.

Y si un ciudadano israelí de ascendencia árabe quiere casarse con una mujer de los territorios palestinos ocupados, eso también está prohibido en Israel. Sólo puede casarse con la dama si renuncia a su ciudadanía israelí y emigra a los territorios ocupados, donde las condiciones de apartheid son aún más estrictas, apenas hay puestos de trabajo, los salarios no son suficientes para vivir y la voluntad de ocupación israelí es omnipresente.

También a través del lenguaje, se le hace saber a los ciudadanos árabes ancestrales de Israel cada día que no pertenecen a este „estado judío“. A mediados de 2018, el parlamento israelí aprobó una nueva ley brutalmente racista, la llamada „Ley del Estado nación“. Mientras que el árabe se consideraba anteriormente el idioma nacional oficial junto con el hebreo, la nueva ley abolió el idioma árabe, con consecuencias de gran alcance para la minoría árabe del 20 por ciento de la población. Desde entonces, todos los formularios oficiales, notificaciones o solicitudes deben ser llenados en hebreo. Incluso en los tribunales y oficinas, todo debe hacerse ahora en el único idioma hebreo permitido, un idioma que la mayoría de los israelíes árabes no dominan suficientemente.

La „Ley del Estado Nacional“, que fue impulsada principalmente por el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, data de julio de 2018 y tenía el objetivo oficial de „consolidar el carácter de Israel como hogar nacional del pueblo judío“. Esto también incluye el derecho de entrada de los judíos de todo el mundo, sólo las fiestas judías pueden ser celebradas en Israel, y la fundación de pueblos judíos étnicamente puros, a los que el „Estado judío“ debe dar un apoyo especial.

La „Asociación para los Derechos Civiles en Israel (ACRI)“ condenó iv esta iniciativa legislativa como „una violación de los derechos fundamentales de la minoría árabe en Israel“. El idioma árabe es „parte de la identidad, el patrimonio y la cultura de la minoría árabe, y la negación del árabe como idioma oficial simboliza, por lo tanto, la negación de los derechos de los árabes y su igualdad de derechos en el Estado de Israel“.

En una evaluación reciente, la organización israelí de derechos humanos ACRI llega a la alarmante conclusión de que la situación de los ciudadanos árabes de Israel se ha deteriorado aún más. Dice literalmente:

„Los ciudadanos árabes de Israel se enfrentan a una discriminación profundamente arraigada en todos los ámbitos de la vida. En los últimos años ha aumentado la actitud predominante de hostilidad y desconfianza hacia los ciudadanos árabes, y grandes sectores de la opinión pública israelí consideran a la minoría árabe tanto como una quinta columna como una amenaza demográfica. Existen diferencias socioeconómicas flagrantes entre las poblaciones judía y árabe, en particular en lo que respecta a la tierra, la planificación urbana, la vivienda, la infraestructura, el desarrollo económico y la educación. Más de la mitad de las familias pobres de Israel son familias árabes, y las comunidades árabes forman las comunidades más pobres de Israel. „v

Hasta aquí una pequeña visión de la discriminación contra los ciudadanos árabes de Israel. Sin embargo, siguen estando relativamente bien situados en comparación con sus parientes palestinos en los territorios ocupados. La población palestina de los territorios ocupados, ya sea musulmana o cristiana, es víctima a diario de la arbitrariedad, la humillación y la violencia, que también puede escalar rápidamente hasta convertirse en una violencia mortal por parte de los ocupantes israelíes y los colonos sionistas de gatillo fácil.

Al igual que en los tiempos del régimen de apartheid de Sudáfrica, los crímenes del régimen de apartheid israelí son bien conocidos en Occidente. Pero en nuestros medios de comunicación, el Show de la Fuerza Aérea Conjunta con los representantes del régimen racista en el cielo sobre el campo de concentración de Dachau se celebra como un gran honor, en lugar de ser condenado como una insolencia y un insulto a los organizadores del ejército alemán. En cambio, a los alemanes se nos recuerda una vez más nuestra culpa hereditaria, de modo que ni siquiera se nos ocurre a quiénes hemos invitado aquí como invitados de honor…

Además del sobrevuelo de Dachau, hubo un segundo sobrevuelo conmemorativo sobre la base aérea de Fürstenfeldbruck. El intento de asesinato de los Juegos Olímpicos se cometió allí el 5 de septiembre de 1972. Los terroristas palestinos mataron a dos personas y tomaron nueve rehenes más. Nueve atletas israelíes, entrenadores y un policía alemán murieron en el asfalto del aeródromo durante el intento de liberarlos. Tampoco hubo ninguna ocasión especial para este sobrevuelo, ningún aniversario redondo o semicircular. ¿Cuál era el propósito de este sobrevuelo? Las dos palabras operativas son „terroristas palestinos“. Deberíamos recordar esto de nuevo y que todo lo que hace Israel es sólo para su propia defensa.

Debemos liberarnos de este alboroto, porque el régimen de apartheid israelí puede enseñarnos menos que nunca desde un alto pedestal moral. Y no hay escasez de ataques terroristas y asesinatos en masa por parte de perpetradores judíos en la historia de Israel. Cuando se creó el Estado de Israel en 1948, las milicias sionistas atacaron ciudades palestinas y arrasaron unas 530 aldeas. Unos 13.000 palestinos fueron asesinados.

Por razones estratégicas, todos los habitantes de algunas aldeas palestinas fueron primero asesinados deliberadamente. Esto puso en marcha un enorme movimiento de refugiados de más de 750.000 personas, para que los sionistas no tuvieran que expulsar a los palestinos de sus hogares en absoluto. Para evitar que los refugiados regresaran a sus casas, los pueblos vacíos fueron volados o aplastados. Probablemente de aquí viene la expresión „una tierra sin gente para un pueblo sin tierra“, que los asesinos sionistas usaron para justificar su reclamo de la tierra saqueada ante el público occidental.

Este fue el punto culminante de la limpieza étnica de Palestina por el movimiento sionista, que todavía hoy se celebra como un acto heroico del régimen del apartheid. No hay monumentos ni placas conmemorativas para las víctimas, ni tampoco tropiezos en los sitios de las aldeas desaparecidas, ni un rastro de remordimiento o al menos de arrepentimiento. Ciertamente, estos sentimientos existen entre los ciudadanos judíos individuales y los movimientos de derechos civiles israelíes, pero los vencedores sionistas no permiten que se recuerden públicamente sus atrocidades y atrocidades. Esto contrasta con el sentimiento de culpa impuesto por el estado, que se inocula a todo alemán desde una edad temprana.

Imagine que la próxima vez que un político británico visite Israel, exprese su deseo de colocar una corona en el lugar del „Hotel Rey David“ en memoria de los altos funcionarios británicos asesinados allí por terroristas israelíes. 91 personas de diferentes nacionalidades, principalmente británicas, fueron asesinadas en el bombardeo de 1946 de la sede administrativa británica para Palestina en el ala sur del Hotel Rey David en Jerusalén por la organización terrorista sionista de extrema derecha Irgun. Menachem Begin, quien más tarde ascendió al puesto de Primer Ministro israelí e incluso fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, desempeñó un papel destacado en este ataque. Este premio ha perdido su valor no sólo desde que se le otorgó al Presidente de la Guerra de EE.UU. Barak Bombama.

Si desea ver la larga lista de primeros ministros israelíes que se han distinguido como terroristas y han cometido terribles crímenes de guerra, encontrará el enlace a ella en la versión impresa de este artículo vi

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Sergei25 / Shutterstock

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort