La fría realidad contra el modelo de clima cálido de CO2

Un comentario de Rainer Rupp.

En el Medio Oeste de los EE.UU. suele estar todavía caliente en la primera quincena de octubre y buena parte de la cosecha está todavía en los campos. Pero este año, los agricultores ya fueron golpeados a principios de este mes por la peor tormenta de nieve de octubre en la historia de Estados Unidos. Según el USA Today, „todavía no se ha producido una tormenta de nieve de este tamaño e intensidad masiva en octubre. Esta tormenta invernal sin precedentes estuvo acompañada de un frío helado de -7 grados centígrados, que provocó más pérdidas de cosechas a los agricultores que ya habían sido afectados por las inundaciones de primavera.

La ola de frío, que había sido inusual en la memoria, se extendió más allá del Medio Oeste, más al sur, hacia el cálido Texas. En Halloween, incluso el servicio meteorológico de San Angelo advirtió de una inusual ola de frío de -6 a -7 grados centígrados.
¿Alguien en nuestros medios de comunicación ha oído hablar de esta inusual ola de frío en los Estados Unidos? Apuesto a que no.

Eso no sería bueno para el floreciente modelo de negocio de CO2. Pero si hubiera hecho un calor inusual en octubre, nos habríamos drogado aún más de lo normal con mensajes de CO2 hiob! Pero incluso aquí en Europa, especialmente en el suroeste de Europa, es inusualmente fresco para la época del año. La razón es que el aire frío polar está en camino hacia nosotros. Las masas de aire heladas se extendieron por Francia y España como una gran lengua hacia el norte de África. Esto no sólo hace que sea más fresco, sino que también provoca fuertes lluvias en el sur de Europa, que podrían venir desde el Mediterráneo a través de Italia y llegar a Alemania y causar inundaciones, según el pronóstico meteorológico actual. Además, se afirma que „las temperaturas caerán por debajo de la media climatológica“.

Sin embargo, los distintos modelos climáticos basados en el CO2 suponen que este invierno hará demasiado calor, uno o dos grados centígrados por encima de la media.

Entonces, ¿tendremos un invierno frío? El modelo de negocio del clima dominante no lo permite. Como era de esperar, los distintos modelos climáticos basados en la ficción del CO2 suponen otro invierno inusualmente cálido. Punto y basta. El mantra de Greta repetido millones de veces también se aplica aquí: „La ciencia está asentada“, ¡la investigación ha terminado! No hay nada más que estudiar.

Pero hay esperanza para todos aquellos que están deseando nevar este invierno, porque hay un factor climático importante que los modelos climáticos de CO2 no abordan en absoluto: el ciclo solar. Cada 11 años la actividad de nuestro sol pasa por un ciclo desde un mínimo de radiación de calor hacia la tierra hasta un máximo. Cuanto más fuerte es su actividad, más manchas solares se pueden observar. Actualmente nos dirigimos hacia el mínimo, como hicimos en 2009 y 2010, cuando hacía mucho más frío, especialmente en enero y febrero. Según el canal meteorológico Weather.com „existe una conexión entre la actividad solar y el invierno europeo, también en Alemania“. Por eso podría hacer mucho frío en Alemania a principios de 2020.

Los cambios en la actividad solar, o el cambio masivo en el magnetismo de la Tierra causado por la migración del Polo Norte magnético hacia Siberia (56 km sólo el año pasado) y las muchas otras variables que influyen en el clima de la Tierra son sistemáticamente ignoradas a favor del CO2 en el único modelo oficialmente válido del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Y con el CO2, también, sólo la porción humana en el aire de sólo 4 partes por millón está en el centro del modelo climático dominante.

Para proteger este modelo climático de CO2, del que dependen mucho dinero y aún más carreras académicas y políticas, de críticas peligrosas, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y todos los profetas del CO2 asociados han adoptado oficialmente la posición: „La ciencia está asentada“. Esto significa tanto como: „La investigación ha sido completada. Ya no es necesario seguir investigando en esta dirección! El resultado de que el CO2 producido por el hombre es, con mucho, el principal culpable del calentamiento global ya no puede ponerse en duda“.

Así, los discípulos del CO2 creen que pueden subrayar la naturaleza científica de su declaración. Pero hacen exactamente lo contrario. Elevan una posición al dogma inexpugnable, que creen que fue elaborado con métodos científicos. Pero eso no significa que sea correcto.

La „investigación está completa“ significa que no es deseable otro trabajo científico basado en otras teorías, métodos más nuevos, observaciones y datos adicionales y otras ponderaciones. Y de hecho, tal trabajo no es bienvenido en el IPCC. Y como sus partidarios y representantes tienen una gran mayoría en las comisiones responsables de la asignación de fondos para la investigación climática, no queda dinero para desarrollar y probar o incluso probar y difundir otras teorías sobre las causas del cambio climático que realmente se pueden observar.

Imagínese si Galileo Galilei hubiera pedido al consejo asesor científico del Papa responsable de la astronomía fondos de investigación en su momento para probar que la tierra giraba alrededor del sol, cambiando así el entonces imperante e irrevocable dogma al revés. Pero incluso entonces se dijo: „La investigación ha sido completada“. En lugar de fondos de investigación, a Galileo se le mostraron los instrumentos de tortura. Eso fue suficiente para silenciarlo. Hoy en día, los „negadores del clima“ ya no son torturados, pero las perspectivas de pérdida de empleo o de carrera son suficientes para que muchos, pero afortunadamente no todos, mantengan la boca cerrada.

Decir „la ciencia está asentada“ no tiene nada que ver con la ciencia, sino que es su perversión. El núcleo del pensamiento científico es cuestionar todo, probar la verdad de las teorías mediante observaciones recogidas científicamente que puedan ser entendidas por todos. Y si los resultados no concuerdan con la teoría, se debe desarrollar y probar una nueva teoría, y así sucesivamente.

No hay ningún ámbito en el que se haya completado finalmente la investigación, y menos aún un tema tan complejo como el clima. Existen innumerables factores de influencia aquí, algunos de los cuales no han sido investigados en absoluto o sólo pueden ser cuantificados a discreción subjetiva. Por ejemplo, el agua fría de períodos fríos anteriores sólo puede ser transportada de nuevo desde las profundidades de los océanos a la superficie después de cientos de años, donde no sólo influye en el clima en consecuencia durante los próximos años, sino que también emite mayores cantidades de CO2 a la atmósfera a través del calentamiento.

Incluso cuestiones aparentemente simples son discutidas por investigadores climáticos no dogmáticos, por ejemplo, si el calentamiento de nuestro planeta libera más CO2 o si, por el contrario, el CO2 adicional producido por los seres humanos es el responsable del calentamiento global. Este último es el dogma de la secta del CO2, y esto no deja ninguna otra explicación para el cambio climático objetivamente observable. La estructura de esta secta es estrictamente jerárquica. Los malabaristas financieros y los banqueros que operan a nivel mundial encabezan la lista, porque para ellos el modelo de negocio del CO2 es una enorme máquina de impresión de dinero.

En el nivel inferior, está la industria científica del CO2 financiada generosamente, de la que también se benefician políticos y presidentes relevantes que aseguran la aceptación social de la locura del CO2. En el nivel más bajo se encuentra la amplia masa de gente, a menudo muy joven, en su mayoría inexperta, pero muy motivada, que se ha movilizado con éxito en todo el mundo con escenarios del día del juicio final sobre el CO2 y que ahora quieren hacer algo para salvar el clima o el planeta. Con sus protestas masivas deberían aumentar la disposición de la sociedad a hacer sacrificios para „salvar el clima“ y a destinar aún más dinero a las arcas de la oligarquía financiera del CO2 y de los políticos.

Según los predicadores del CO2, todos deberíamos hacer sacrificios en forma de nuevos impuestos, impuestos más altos, el abandono de los coches, los viajes y la carne y muchas otras cosas que no sólo hacen la vida más agradable, sino que también evitan que cientos de millones de personas en los países industrializados se queden sin trabajo y se mueran de hambre y se congelen sólo para reducir su huella de CO2.

Lo más sorprendente es que las profecías del día del juicio final sobre el CO2 que evocan el fin del mundo en 30, 50 o 100 años nunca dicen una sola palabra sobre la amenaza mucho más presente del Armagedón nuclear. La probabilidad es que la cancelación de todos los tratados sobre el control y la limitación de las armas nucleares por parte de los EE.UU. y su política altamente agresiva contra las potencias nucleares de China y Rusia no sólo llevará a un calentamiento global catastrófico, aunque „nuclear“, en décadas, sino mucho antes.

Incluso la „compañía“ con la mayor huella de CO2 del mundo, las fuerzas armadas de los Estados Unidos, se libra extrañamente de las críticas a la secta del CO2. También es mucho más fácil, debido a la huella de CO2 del ganado, hacer que el asado dominical que tanto le costó al trabajador se vuelva loco que meterse con el poderoso ejército de los Estados Unidos. No sólo es el mayor productor de CO2 del mundo, sino también el peor contaminador.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos produce más residuos peligrosos que las cinco compañías químicas más grandes de los Estados Unidos juntas. Ha dejado su legado tóxico en forma de uranio empobrecido, petróleo, queroseno, pesticidas y defoliantes como el Agente Naranja y plomo en todo el mundo, informó recientemente Whitney Webb en el Rubicón. Según la Web, en 2014, la ex directora del programa ambiental del Pentágono admitió a la revista Newsweek que su agencia estaba luchando con 39.000 áreas contaminadas distribuidas en 77.000 kilómetros cuadrados sólo en Estados Unidos.

Especialmente las bases militares y sus alrededores están extremadamente contaminados. Ya sea en el país o en el extranjero, las bases militares de los Estados Unidos se encuentran constantemente entre los lugares más contaminados del mundo porque los percloratos y otros componentes del queroseno y los combustibles para cohetes contaminan las fuentes de agua potable, los sistemas de irrigación y el suelo. Además, están las zonas contaminadas. Los Estados Unidos han llevado a cabo más ensayos de armas nucleares que todos los demás países juntos. También son responsables de la enorme cantidad de radiación que todavía contamina muchas islas del Pacífico.
Entre 1946 y 1958, los Estados Unidos arrojaron más de 60 armas nucleares sólo sobre las Islas Marshall, razón por la cual sus habitantes sufren de una tasa de cáncer extremadamente alta. A pesar de todo esto, el ejército estadounidense, como líder mundial entre el CO2 y los contaminantes ambientales, se libra milagrosamente de cualquier crítica de los ahorradores del clima.

Mientras tanto, los gritos de CO2 del día del juicio final en las calles se están volviendo cada vez más histéricos. Se acompaña de un eslogan publicitario inteligente de la guía de culto, que quiere fortalecer así a la gente de a pie CO2-ergee en su fe en la inviolabilidad de sus argumentos. El lema es: „El 97 por ciento de todos los científicos del clima culpan al CO2 producido por el hombre por el calentamiento global“. Esto pretende sugerir la infalibilidad científica del dogma del CO2 a todos los escépticos sin experiencia.

Sin embargo, esto es erróneo en dos aspectos.

En primer lugar, -según Einstein- la corrección de un argumento científico no es una cuestión de voto democrático. Si 99 de cada 100 científicos se adhieren a una teoría, pero sólo uno demuestra que la teoría es incorrecta, entonces un voto es correcto y todos los demás son incorrectos.
En segundo lugar,

El 97% son el resultado de manipulaciones estadísticas repetidas pero fáciles de entender. El primer estudio fue de origen canadiense y el segundo de Australia. El canadiense ya causó sensación en 2012 y fue acogido con entusiasmo por la secta del CO2. Sin embargo, fue fácil ver en el estudio que el „97%“ sólo se refería a un pequeño subconjunto de una gran encuesta. El estudio australiano de 2013 no se comportó de manera muy diferente. Examinó un total de unas 12.000 publicaciones climáticas sobre la influencia del hombre en el clima. Se encontró que en 8.000 artículos no se mencionaba en absoluto la influencia del hombre. Para los 4000 artículos restantes, es decir, un tercio del total original, el 97% (!) de los autores reconocieron una influencia humana en el cambio climático, mientras que el 3% lo negó explícitamente.

La gran deficiencia del estudio radica en el hecho de que la cuestión de hasta qué punto (poco, medio o mucho) el hombre influye en el clima, y si lo hace principalmente con CO2 o a través de otros factores influyentes, no fue investigada y ciertamente no cuantificada. Esto significa que un máximo del 32% y no del 97% de los 12.000 artículos climáticos estudiados tienen más o menos una influencia humana en el clima. Pero en ningún lugar el estudio muestra cuán fuerte es esta influencia o cuánta se debe al CO2 producido por el hombre.
Más información sobre estos y otros estudios climáticos similares y sobre cómo sus afirmaciones fueron manipuladas y adaptadas a la ideología del CO2 prevaleciente será objeto de otra dosis diaria.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Consejo fotográfico: Marcello Sgarlato / Shutterstock

+++

KenFM se esfuerza por lograr un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen que reflejar el punto de vista editorial.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Puede encontrar información sobre las opciones de soporte aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZKK

Hinterlasse eine Antwort