La Fundación Bill y Melinda Gates

Imprudente e inmoral 

Un comentario de Rainer Rupp.

En la persona del senador estadounidense Robert F. Kennedy Jr., el falso filántropo Bill Gates ha encontrado un oponente competente. En la televisión alemana, sin embargo, ya se ha permitido a Gates posicionarse para un programa de vacunación corona, a pesar de las marcas catastróficas dejadas por la Fundación Gates con sus programas de vacunación disfrazados de ayuda en los países en desarrollo.

Los dos eventos se superpusieron. El domingo de Pascua, el 12 de abril, el multimillonario Bill Gates, a quien le gusta actuar como benefactor y filántropo desinteresado, pudo anunciar su programa de vacunación de la corona durante más de 9 minutos en el Tagesschau, sin ser cuestionado ni cuestionado. Su aparición en la ARD parece ser parte de una amplia ofensiva mediática y de relaciones públicas que comenzó en los EE.UU. el 2 de abril. Como en otros casos de epidemias anteriores, Gates parece estar usando impresionantes donaciones e influencia política para aterrizar el próximo programa de vacunación de corona para la „Fundación Bill y Melinda Gates“ y sus amigos farmacéuticos.

El 9 de abril, una semana después del lanzamiento de Gates en los EE.UU., el senador Robert F. Kennedy jr. – hijo de Robert F. Kennedy y sobrino del ex presidente John F. Kennedy – en su función de presidente de la organización benéfica para niños „Defensa de la Salud Infantil“, publicó una conmovedora declaración sobre los métodos inhumanos de la supuesta fundación benéfica Gates, de los que son víctimas especialmente los niños de los países en desarrollo, donde en regiones remotas y alejadas del control público se prueban nuevas vacunas en jóvenes como si fueran conejillos de indias.

Este enlace lleva al texto del senador Kennedy en la página web de la Defensa de la Salud Infantil. El texto del senador a menudo sólo se refiere a contextos en palabras clave. Para que estas correlaciones sean comprensibles para todos los lectores, el autor ha añadido explicaciones en el texto y, cuando ha parecido oportuno, las ha complementado con nuevas investigaciones. Kennedy comienza su explicación de la siguiente manera:

„Para Bill Gates, las vacunas forman parte de su filantropía estratégica (es decir, parte de sus actividades entendidas como caridad individual, Note RR) que alimentan sus numerosas inversiones y empresas relacionadas con las vacunas, incluidas sus ambiciones de Microsoft de controlar un programa mundial de identificación de vacunas biométricas, lo que le otorga un control dictatorial sobre la política sanitaria mundial. La obsesión de Gates por las vacunas parece estar alimentada por su creencia en „salvar el mundo con la tecnología“.

Para apoyar esta afirmación, el senador Kennedy cita como ejemplo el comportamiento altamente dudoso de Gates durante la gran campaña de vacunación contra la polio de 2000 a 2017. Cuando se lanzó el programa de inmunización contra la polio de 1.200 millones de dólares para la India, Gates hizo una donación colosal para poner el programa bajo su control personal. Kennedy lo describe así:

„Gates se comprometió a aportar 450 millones de dólares al programa de erradicación de la poliomielitis, por valor de 1.200 millones de dólares, asumiendo el control del Grupo Nacional de Asesoramiento Técnico sobre Inmunización (NTAGI) de la India, que ordenó hasta 50 dosis de vacuna antipoliomielítica a través de programas de inmunización superpuestos para niños menores de 5 años.

Pero estas fuertes dosis obviamente tuvieron efectos secundarios severos y no deseados, causando un nuevo tipo de nueva epidemia entre los niños, con síntomas de parálisis similares a los de la poliomielitis pero sin ser polio. Más adelante en el texto de Kennedy dice:

„Los médicos indios culpan a la campaña de inmunización de Gates de una devastadora epidemia de parálisis flácida aguda (PNFA) sin polio, que paralizó a un total de 490.000 niños más allá de las tasas esperadas entre 2000 y 2017. En 2017, el gobierno indio retiró el programa de inmunización de Gates y le pidió a Gates que abandonara la India con su política de inmunización. Después de eso, las tasas de NPAFP cayeron bruscamente“.

„En 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) admitió a regañadientes que la explosión mundial de nuevos casos de polio se debe en gran medida a la cepa de la vacuna contra la polio procedente del aumento de los programas de inmunización“, dijo Kennedy. Por ejemplo, las cepas mutadas de la vacuna antipoliomielítica han causado más parálisis después de un período de tiempo que el verdadero virus „salvaje“ de la poliomielitis.

Para explicar esta conexión, la vacunación implica inyectar una cepa muerta o realmente débil de un virus en el cuerpo humano, lo que estimula la creación de anticuerpos contra el virus en particular y, si realmente está infectado con el virus virulento, permite que el cuerpo reaccione rápidamente y lo combata. Sin embargo, si la cepa del virus de la vacuna ha sufrido cambios peligrosos sin ser notada, las consecuencias son terribles. Esto también ha sido probado por un estudio científico revisado por homólogos a partir de 2018 como la causa de las catastróficas consecuencias del programa anti-Polio dirigido por Gates en la India.

Luego Kennedy se refiere a la acusación, apenas conocida por el público en general, de que „las epidemias más aterradoras en el Congo, Afganistán y Filipinas están todas vinculadas a las vacunas“. De hecho, en 2018, cerca del 70% de los casos de polio en el mundo fueron causados por cepas de vacunas“.

Esta acusación gana sustancia si se sigue el portal de Internet „Zero Hedge“, especializado en noticias financieras, según el cual se sospecha que el „Centro para el Control de Enfermedades“ (CDC) de los Estados Unidos tiene „un fuerte interés financiero en probar vacunas incompletamente probadas“ en ensayos de campo de amplia base en países en desarrollo, junto con los grandes actores de la industria farmacéutica. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), con financiación pública y privada, incluida la Fundación Bill y Melinda Gates, gestionan sus vacunas en muchos países del mundo, especialmente en África.

Según Zero Hedge, sólo la „Organización Mundial de la Salud“ (OMS) está „aún más bajo el control de la Gran Farma“ que el CDC, que en este contexto cita a Robert F. Kennedy Jr. diciendo que esta „organización (la OMS) es corrupta más allá del significado de la palabra“. Es una marioneta de la industria farmacéutica“.

De hecho, la „Fundación Bill y Melinda Gates“ ha respondido a la pandemia de la corona mucho más rápidamente que, por ejemplo, los gobiernos y las autoridades alemanas o americanas en vista del lucrativo mercado de las vacunas y de los servicios informáticos asociados a la lucha contra la pandemia.

Ya el 5 de febrero de 2020, la „Fundación Bill y Melinda Gates“ anunció en un comunicado de prensa que pondría inmediatamente a disposición hasta 100 millones de dólares para la lucha mundial contra el nuevo virus corona (2019-nCoV) de la OMS y el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos para proteger a las poblaciones vulnerables de los países de África y el sudeste asiático, principalmente mediante el „desarrollo acelerado de vacunas, medicamentos y diagnósticos“, sectores en los que Gates también se ha distinguido como inversor.

Gates no tardó en darse cuenta de que el coronavirus le ofrecería un nuevo campo de actividad en todo el mundo para impulsar su política de vacunación, en particular en los países menos desarrollados de África y el sudeste asiático, donde se hacen menos preguntas. Su estrecha relación con la OMS y los CDC, respaldada por generosas donaciones, también servirá en el caso de Corona para abrir las puertas de estos países al más alto nivel político. Con millones de dólares en donaciones, Gates abre así un mercado de decenas de miles de millones de dólares para los fabricantes de vacunas en los que participa.

Al mismo tiempo, la reputación internacional de Bill y Melinda Gates como filántropos, como benefactores desinteresados de la humanidad con la imagen de la Madre Teresa, está creciendo. Los dos deben esto no sólo a la inteligente estrategia de relaciones públicas de su „Fundación Bill y Melinda Gates“, sino también a los periodistas no críticos de los principales medios de comunicación, como recientemente el periodista de calidad Ingo Zamperoni en el autoproclamado medio de calidad ARD.

Kennedy acusa además a Bill Gates de haber hecho vacunar violentamente a miles de niños contra la meningitis durante la campaña de vacunación MenAfriVac en el África subsahariana en 2012 (con el consentimiento de las autoridades nacionales). Muchos de ellos fueron posteriormente víctimas de una parálisis permanente.

Con esto, Kennedy se refiere a un episodio de las campañas de vacunación de Gates, que es prácticamente desconocido y poco investigado en Occidente. Por supuesto, no paga él mismo las vacunas, pero suelen ser financiadas por organizaciones internacionales o iglesias, etc. Sobre la campaña de vacunación MenAfriVac se puede encontrar, por ejemplo, en el portal web laleva especializado en noticias médicas las siguientes noticias de enero de 2013:

„El 20 de diciembre de 2012, una tragedia de vacunación afectó a la pequeña aldea de Gouro, en el norte del Chad, África. Según el periódico La Voix, de quinientos niños que han recibido la nueva vacuna contra la meningitis MenAfriVac, al menos 40 de entre 7 y 18 años están paralizados. Estos niños también sufrieron alucinaciones y calambres. Desde este primer informe, el verdadero alcance de esta tragedia ha salido a la luz, ya que los padres de estos niños vacunados han informado de más lesiones. Las autoridades de la zona están conmocionadas. En su ira y frustración por la negligencia del gobierno, los ciudadanos manifestantes han incendiado un vehículo de la administración sanitaria“.

Aquí surge espontáneamente la idea de cuál podría ser la razón de la decidida resistencia que muchos padres africanos oponen a las campañas de vacunación iniciadas por las empresas y organizaciones occidentales. Esto parece deberse a las malas experiencias que han tenido con tales campañas supuestamente caritativas, en las que ellos y sus hijos fueron utilizados como conejillos de indias para probar los nuevos preparados de las compañías farmacéuticas occidentales en aldeas remotas lejos de los ojos del público mundial. Y la „Fundación Bill y Melinda Gates“ parece tener sus dedos en cada pastel.

Por consiguiente, el 25 de julio de 2013, el periódico sudafricano „Times Live“ leyó la acusación contra los caritativos ayudantes occidentales: „Nosotros (los africanos) somos los conejillos de indias de la industria farmacéutica.

Un buen panorama de los horribles crímenes que están ocurriendo en los países africanos lejos de la atención del público mundial en nombre de la protección caritativa de la salud puede encontrarse en un estudio científico a partir de 2017 con el título: „Responsabilidad de las ONG internacionales: Violaciones de los derechos humanos en la atención de la salud en los países en desarrollo y la eficacia de las medidas actuales“ de Sharmeen Ahmed, de la Facultad de Derecho de la Universidad Golden Gate, Estados Unidos. Sobre todo la Fundación Bill y Melinda Gates no sale bien parada en el informe.

El ex economista jefe de Nelson Mandela, el profesor Patrick Bond, de la Universidad de Witwatersrand, Johannesburgo (Sudáfrica), también examinó de cerca las maquinaciones de Gates en un artículo publicado en la crítica revista inglesa „CounterPunch“ en 2016. Sobre todo, criticó el „enfoque de la Fundación Gates en los países subdesarrollados y pobres“. La población local allí „no vería las actividades de Gates como un ejemplo de caridad, sino como una despreciable explotación humana“. El profesor Bond describió las indecorosas prácticas de Gates, en las que se hacían transacciones de pintura de caridad, como „despiadadas e inmorales“.

Si se leen los otros ejemplos enumerados por Kennedy en su declaración sobre las actividades de la Fundación Gates, su caracterización como „despiadada e inmoral“ es todavía demasiado suave y reservada.

Según Kennedy, en 2010 la Fundación Gates financió la fase 3 de una serie de pruebas de una vacuna experimental contra la malaria de Glaxo Smith Kline (GSK), que mató a 151 niños africanos y dejó a 1.048 de los 5.949 niños con graves efectos secundarios como parálisis, convulsiones y ataques febriles.

Kennedy también acusa a la Fundación Gates de haber probado las vacunas experimentales contra el VPH desarrolladas por Glaxo Smith Kline (GSK) y Merck en 23.000 niñas de provincias remotas de la India en 2010. Aproximadamente 1.200 niñas sufrieron graves efectos secundarios, incluidos trastornos autoinmunes y de la fertilidad. Siete murieron. Las investigaciones del Gobierno de la India revelaron que los „investigadores“ financiados por Gates habían cometido violaciones éticas generalizadas, como presionar a las niñas vulnerables de las aldeas, acosar a los padres, falsificar formularios de consentimiento y negar la atención médica a las niñas enfermas. El caso está ahora ante la Corte Suprema del país.

El 21 de noviembre de 2014, la periodista de investigación Susan Wills escribió un artículo titulado „12 razones para enfadarse por el último proyecto de la Fundación Gates para esterilizar a las mujeres“, en el que describía el enfoque de la Fundación Gates en la investigación de vacunas en los países en desarrollo:

En el caso en cuestión, en las remotas regiones indias de Gujarat y Andhra Pradesh, 23.000 niñas de la tribu, de entre 10 y 14 años de edad, a las que se les administraron las vacunas desarrolladas por GSK y Merck, supuestamente para protegerlas del cáncer de cuello de útero que podrían desarrollar en la vejez, no hubo „ningún seguimiento ni atención médica para las más de 1.200 víctimas con graves efectos secundarios“, según la investigación de la periodista Wills. Las investigaciones posteriores descubrieron infracciones generalizadas de las normas éticas por parte del equipo de vacunación de Gates: las sencillas e inexpertas niñas de la tribu fueron reclutadas a la fuerza para las pruebas de vacunación utilizando todo tipo de trucos y presiones. Se intimidó a sus padres para que firmaran los formularios de consentimiento que se les presentaron pero que no podían leer, y que hacían afirmaciones falsas sobre la seguridad y la eficacia de las drogas. En muchos casos, incluso las firmas fueron simplemente falsificadas.

Un comité parlamentario indio observó más tarde „que la campaña de vacunas financiada por Gates era en realidad un ensayo clínico a gran escala realizado en nombre de las empresas farmacéuticas y disfrazado como un ‚estudio de observación‘ para socavar los requisitos reglamentarios“. El comité determinó que estas pruebas „violaban todas las leyes y reglamentos establecidos por el gobierno para los ensayos clínicos“ y constituían una „clara violación de los derechos humanos y un caso de abuso infantil“.

La Fundación Gates no hizo ningún esfuerzo para responder a estas acusaciones del Parlamento indio. En cambio, en su boletín anual, pedía que se realizaran aún más investigaciones y desarrollos relacionados con la salud en los países pobres y, como cumbre de la hipocresía, la carta también reafirmaba la creencia de la Fundación Gates „en el valor de toda vida humana“.

Volviendo a la declaración de Kennedy, continúa diciendo que „un estudio científico (revisado por expertos) de 2017 (Morgenson y otros, 2017) demostró que la popular vacuna DTP de la OMS mata a más niños africanos que las enfermedades que previene. Las niñas vacunadas con DTP sufrieron una tasa de mortalidad 10 veces mayor que la de los niños que aún no habían recibido la vacuna. La OMS se ha negado a retirar la vacuna mortal que impone a decenas de millones de niños africanos cada año“.

Cabe recordar que en 2010, en la llamada Cumbre Económica Mundial de Davos, Bill Gates prometió a la OMS un total de 10.000 millones de dólares para los próximos 10 años para „ayudar en la investigación, el desarrollo y el suministro de vacunas para el mundo“, según un comunicado de prensa de la Fundación Gates.

Esta enorme promesa de donaciones aseguró y consolidó naturalmente la influencia decisiva de la Fundación Gates en la política de la OMS. En Davos, Bill Gates personalmente dejó claro a dónde llevaría el viaje: „¡Debemos hacer de esta década la Década de las Vacunas! Porque las vacunas ya salvan y mejoran millones de vidas en los países en desarrollo. La innovación permitirá salvar a más niños que nunca antes“. Al igual que los políticos astutos, Gates cultiva constantemente su imagen de Madre Teresa declarando intenciones altruistas y caritativas, y astutamente distrae la atención de las consecuencias a menudo catastróficas y mortales de sus duras prácticas comerciales filantrópicas.

Curiosamente, un mes después de Davos, Bill Gates promovió apasionadamente sus ideas sobre la vacunación universal en el mundo en desarrollo en un discurso en el famoso foro TED, pero esta vez con la promesa de que esta política reduciría el rápido crecimiento de la población en la región.

Hacia el final de su declaración, Kennedy señala que „los defensores de un sistema de salud pública en todo el mundo acusan a Bill Gates de alejar el programa de la OMS de los proyectos que han demostrado contener las enfermedades infecciosas: a saber, agua potable, saneamiento, nutrición y desarrollo económico“. Así pues, se acusan a Gates de haber desviado también los recursos de la OMS al servicio de su filosofía personal de que la buena salud sólo se obtiene con una jeringa“.

Gates utilizó su filantropía no sólo para controlar la OMS, el UNICEF, GAVI y PATH, sino también para financiar una empresa farmacéutica privada que produce vacunas, y actualmente ha donado otros 50 millones de dólares a 12 empresas farmacéuticas para acelerar el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. Pero lo que preocupa especialmente al senador Kennedy, que perdió a dos de sus hijos menores de edad en un inexplicable accidente de canoa hace unos días, es que Bill Gates, en una ofensiva mediática internacional, „confía en que la crisis de Covid 19 le permitirá ahora imponer sus programas de vacunación dictatoriales a los niños estadounidenses“, dijo Kennedy.

En Alemania, también, la oportunidad para Bill Gates parece ser buena. Esto se apoya en el hecho de que el 12 de abril de 2020 se le permitió divagar y anunciar sus planes de vacunación de la corona durante más de 9 minutos en el programa de noticias del autoproclamado medio de calidad alemán ARD. Todo esto fue acompañado de conmovedoras inserciones de video sobre el maravilloso trabajo de la Fundación Gates. Gates fue entrevistado por el „periodista de calidad“ de la ARD, Ingo Zamperoni, quien fue absolutamente incapaz de hacer ni siquiera una pregunta crítica. En vista de las desastrosas huellas que Gates ha dejado en los países en desarrollo, esta aventura amorosa del órgano de propaganda estatal ARD con el falso filántropo y multimillonario es aterradora.

Para concluir, me gustaría reflexionar sobre cómo deberían continuar las cosas en nuestro país. La decisión de la „Conferencia de la Central Telefónica del Canciller con los Jefes de Gobierno de los Estados Federados del 15 de abril de 2020“ sobre las restricciones de la vida pública para contener la epidemia de COVID19 constituye un importante indicio de ello. Allí puede leer lo siguiente en el punto 17:

„17. No es posible lograr la inmunidad oportuna de la población contra el SRAS-CoV-2 sin una vacuna sin sobrecargar el sistema de atención de la salud y el riesgo de muchas muertes. Por lo tanto, el desarrollo de la vacuna es de importancia central. El Gobierno Federal está apoyando a las empresas alemanas y a las organizaciones internacionales para que avancen en el desarrollo de la vacuna lo más rápidamente posible. Una vacuna es la clave para volver a la vida cotidiana normal. Tan pronto como se disponga de una vacuna, deben estar disponibles lo antes posible dosis suficientes de la misma para toda la población.

En combinación con la iniciativa global de propaganda de la vacunación de relaciones públicas de Bill Gates, para la que el oligarca estadounidense, estimado en 108.000 millones de dólares, fue -como ya se ha mencionado- autorizado a hacer publicidad gratuita durante casi 10 minutos en el programa de calidad de la ARD en horario de máxima audiencia, se puede suponer a quién tenía en mente el Canciller a la hora de utilizar la vacunación como „la clave para el regreso a la vida cotidiana normal . . para tener suficientes dosis de vacunas para toda la población lo más rápido posible“ y a quien se debería confiar la tarea de asegurar que la administración de las dosis se controle sin problemas con Big Data e ingeniería biométrica para que ningún ciudadano escape. Los correspondientes proyectos piloto de biometría, coincidentemente también patrocinados por la Fundación Gates, ya existen desde hace algún tiempo en el marco del programa ID4Africa, incluso en Ghana, donde ya se registran biométricamente grupos enteros de población.

El valiente nuevo mundo envía sus saludos.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Referencia de la foto: VDB Photos/  shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort