La pandemia de la Corona: ¿Quién es la OMS?

Un comentario de Ernst Wolff.

El liderazgo de la lucha contra el nuevo virus corona está en manos de la Organización Mundial de la Salud OMS. Anuncia el número de infectados, fallecidos y convalecientes, informa sobre la propagación de la enfermedad y coordina las medidas para contenerla.

¿Quién es esta organización? ¿Quién lo fundó? ¿Cómo ha cumplido su misión hasta ahora? ¿Quién lo financia?

Aquí está un resumen de los hechos más importantes: 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) fue fundada en 1948 como un organismo especializado de las Naciones Unidas. Tiene su sede en Ginebra y actualmente cuenta con 194 Estados miembros. Desde 2017, está encabezada por el ex Ministro de Salud y Relaciones Exteriores de Etiopía, el Dr. Tedros Ghebreyesus.

El mandato oficial de la OMS es “alcanzar el más alto nivel posible de salud para todos los pueblos”. Tiene derecho a establecer normas internacionalmente reconocidas para el tratamiento de enfermedades, el manejo de toxinas ambientales y la protección contra los peligros nucleares. También presta asistencia técnica a los países que la necesitan y apoya y coordina las respuestas internacionales a las emergencias sanitarias.

Las dos fuentes de financiación de la OMS 

La OMS tiene actualmente un presupuesto de aproximadamente 4.400 millones de dólares de los EE.UU. y tiene dos fuentes principales de ingresos: En primer lugar, las contribuciones fijas pagadas por los gobiernos de los Estados miembros, que se basan en el tamaño de la población y el nivel de su producto nacional. La segunda es la de las contribuciones voluntarias de los Estados miembros, las fundaciones, las empresas y los particulares.

Las contribuciones fijas se utilizan para sufragar los gastos generales y las actividades de los programas. Las contribuciones voluntarias son concedidas por los donantes para actividades específicas y se destinan a fines específicos.

En los tres primeros decenios de su existencia, la OMS se financió principalmente con contribuciones fijas de los Estados Miembros, siendo los Estados Unidos el mayor donante. Con la desregulación mundial y la creciente influencia del neoliberalismo, a mediados del decenio de 1970 comenzó una ola de privatizaciones que no se detuvo en la OMS. La proporción de fondos privados en su presupuesto aumentó continuamente en los decenios siguientes.

En 1993, los EE.UU. impulsaron la congelación de las contribuciones obligatorias. En 2017, el presidente Trump ordenó un recorte de casi la mitad de la cuota de EE.UU. Hoy en día, menos del 20 por ciento del presupuesto de la OMS proviene de los gobiernos de los países miembros. Más del 80% consiste en contribuciones voluntarias y en gran parte destinadas a fines específicos de donantes gubernamentales o privados, principalmente fundaciones y empresas farmacéuticas.

La importancia de los intereses económicos privados

Poco más del 14 por ciento del presupuesto total proviene actualmente de la Fundación Bill y Melinda Gates. Ha sido el mayor donante privado durante varios años y ha donado 2.500 millones de dólares a la OMS desde el cambio de milenio. Sólo en 2016 y 2017, la cantidad anual fue de 629 millones de dólares, destinados en gran parte a campañas de vacunación.

La Fundación Gates ha donado un total de 1.600 millones de dólares a la OMS para ayudar a reducir la poliomielitis. Esta lucha casi ha erradicado la temida enfermedad en todo el mundo. Al mismo tiempo, ha aportado beneficios muy elevados a varias empresas farmacéuticas, cuyos representantes forman parte de la junta de la Fundación Gates, y ha hecho que los precios de sus acciones suban bruscamente. Esto, a su vez, ha beneficiado también a la Fundación Gates, que posee bloques de acciones en las empresas farmacéuticas GlaxoSmithKline, Novartis, Roche, Sanofi, Gilead y Pfizer, entre otras.

La Fundación Gates afirma estar al servicio de la salud mundial. No ve ninguna contradicción en tener bloques de acciones en compañías petroleras o empresas como Coca-Cola, Pepsi-Cola, Nestlé o las compañías de alcohol Anheuser-Busch y Pernod. La OMS niega que tenga las manos atadas debido a su dependencia financiera de la Fundación Gates cuando se trata de tomar medidas contra las actividades perjudiciales de la industria petrolera o de la industria de las bebidas dulces y el alcohol.

Hace casi cuatro años se produjo un cambio estructural decisivo en la OMS a favor del sector privado. Hasta entonces, sólo se permitía a las organizaciones sin fines de lucro participar en los grupos de trabajo y de tareas de la OMS, en los que se toman las decisiones más importantes de la organización. A raíz de una decisión de la Asamblea General de la OMS de mayo de 2016, ahora también se permite a las empresas comerciales ejercer una influencia directa en las decisiones estratégicas de esos órganos.

Gripe aviar y porcina

Probablemente la tarea más importante de la OMS es intervenir en las pandemias y coordinar los esfuerzos mundiales para contenerlas. Las pandemias de gripe son las más comunes. Entre ellas figuran la gripe aviar de 2005 y la gripe porcina de 2009/2010.

Durante la epidemia de gripe aviar, el director de la OMS para la gripe, el alemán Klaus Stöhr, advirtió urgentemente de una ola mundial de infección con “hasta siete millones de muertes”. En respuesta, los gobiernos compraron los medicamentos contra la gripe Tamiflu y Relenza por millones.

En 1996, el gigante farmacéutico suizo Roche adquirió la licencia para producir Tamiflu de la empresa de biotecnología estadounidense Gilead, cuyo ex presidente y principal accionista era el ex Secretario de Defensa de los Estados Unidos Donald Rumsfeld. Roche ganó más de mil millones de francos suizos con la venta de Tamiflu.

La gripe aviar no se cobró los 7 millones de vidas anunciados, sino un total de 152 vidas en todo el mundo. Klaus Stoehr, que desempeñó un papel decisivo en la estrategia de la OMS, abandonó la OMS después de que la pandemia se hubiera calmado para asumir la dirección de la empresa farmacéutica suiza Novartis.

Durante la epidemia de gripe porcina de 2009, la OMS volvió a declarar el estado de emergencia. En ese momento, Marie-Paule Kieny, de Francia, era la Jefa de la Unidad de Vacunas de la OMS. Hasta 1988, trabajó para Transgene SA, una empresa de biotecnología con asociaciones estratégicas para la producción de vacunas con la empresa farmacéutica Roche, y antes de incorporarse a la OMS, había participado activamente en la Iniciativa Europea de Vacunas patrocinada por muchas empresas farmacéuticas.

Las advertencias de la OMS sobre las consecuencias de la gripe porcina fueron de nuevo tan drásticas que muchos gobiernos acumularon reservas de emergencia. Sólo Alemania pidió medicamentos y vacunas contra la gripe por valor de 450 millones de euros en ese momento.

Sin embargo, como la oleada real de infección fue relativamente leve y sólo se produjeron 258 muertes por cada 226.000 enfermedades en Alemania, menos que una epidemia normal de gripe estacional, las reservas del gobierno pagadas con el dinero de los impuestos tuvieron que ser destruidas debido a la falta de demanda.

La OMS y el Banco Mundial

En 2017, el Banco Mundial, junto con los reaseguradores -es decir, las empresas que aseguran a las compañías de seguros- creó un fondo de emergencia para enfermedades epidémicas que, según su entonces presidente, “salvaría a millones de personas”.

El núcleo de este fondo son los llamados bonos pandémicos, que son comprados por los principales inversores, fondos de pensiones, administradores de activos y fundaciones y les hacen ganar un interés garantizado por el Estado de hasta el 11%.  En caso de un brote pandémico, los inversores corren el riesgo de perder parte de su dinero o todo el dinero que pagaron por los bonos.

El propósito oficial de los bonos pandémicos es ayudar a los países necesitados a recaudar dinero en caso de un brote pandémico. Sin embargo, el desembolso del dinero está sujeto a los criterios establecidos por la OMS y estipulados contractualmente en varios cientos de páginas para cada bono.

Cuando el virus del Ébola hizo estragos en el Congo en 2018, matando a más de dos mil personas, fue el segundo brote más grave de la enfermedad. No obstante, sólo se pagó una pequeña parte del dinero (61 millones de dólares de los EE.UU.), ya que la letra pequeña de los bonos contenía la siguiente cláusula La enfermedad debe cruzar la frontera hacia dos países vecinos y reclamar por lo menos 20 víctimas en un cierto período de tiempo. Sin embargo, en Uganda, país vecino del Congo, sólo se detectaron 3 muertes en ese momento – por la OMS.

Además, los 61 millones de dólares no se pagaron hasta tres meses después del brote de la pandemia, por lo que ya no podían ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad en una etapa temprana.

Un estudio publicado después de la pandemia del Ébola sobre la eficacia de los bonos pandémicos demostró que, hasta la fecha, se ha gastado más dinero en el pago de intereses para los inversores financieros que para los países afectados por el virus del Ébola.

Los fondos de cobertura, la OMS y el virus de la Corona

Los fondos de cobertura son empresas financieras que pueden actuar como bancos, pero no están sujetos a sus restricciones. Tras su aprobación como parte de la desregulación, cada vez más bancos han creado sus propios fondos de cobertura y, por lo tanto, han realizado precisamente las transacciones que antes les estaban prohibidas.

Como resultado, los fondos de cobertura se han vuelto cada vez más poderosos y ahora dominan la escena financiera mundial. Debido a su constante búsqueda de rápidos beneficios y a las inmensas oportunidades de ganancias en el campo de los productos farmacéuticos, la rama de la industria más lucrativa del mundo, también tienen acciones en numerosas empresas farmacéuticas y pueden también influir en la OMS a través de ellas.

Tras la crisis financiera mundial de 2007/08, los bancos centrales mantuvieron vivo el sistema financiero mundial durante 11 años inyectando cada vez más dinero y reduciendo los tipos de interés. Sin embargo, desde 2019, esta estrategia ya no ha funcionado. Como demuestran las graves distorsiones de los mercados financieros de las últimas cuatro semanas, el sistema se está derrumbando finalmente.

Los fondos de cobertura han sufrido enormes pérdidas en el curso de este colapso y actualmente están tratando de compensarlas de dos maneras: En primer lugar, apuestan por la caída de los precios y, en segundo lugar, debido a su poder de mercado, están exigiendo -y recibiendo- rescates cada vez mayores (es decir, inyecciones de dinero) de los gobiernos y los bancos centrales.

Ninguna de estas medidas contribuye a la recuperación del sistema, sino que agrava el choque y, sobre todo, los efectos sobre la población activa, que se ve amenazada por un desempleo y una pobreza masivos a una escala nunca antes vista. Por lo tanto, el comportamiento parasitario de los fondos de cobertura tiene el potencial de poner a las masas en contra de ellos y de sus cómplices en la política y en los medios de comunicación.

En estas circunstancias, ¿no es concebible que alguien aquí pueda explotar su propio poder y tener una organización como la OMS, que está controlada por sus propios intereses pero que está comprometida con la salud mundial a los ojos del público, crear una histeria de masas a una escala sin precedentes para desviar la atención de su propio saqueo del sistema que se está derrumbando y prepararse para suprimir el ataque de las masas mediante decretos de emergencia emitidos por la policía y los militares?

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort