Las armas de destrucción masiva más peligrosas del mundo

Un comentario de Rainer Rupp.

Hoy hace 20 años, en protesta por el asesinato masivo de la población civil iraquí, el diplomático alemán de alto rango Hans-Christof Graf von Sponeck renunció a su puesto de jefe del programa de ayuda humanitaria de la ONU en Irak, al que había sido nombrado en 1998. Con esta medida desesperada, quería llamar la atención de la opinión pública mundial sobre el terrible sufrimiento de la población civil iraquí impuesto arbitrariamente por los EE.UU., como consecuencia directa de las sanciones económicas impuestas por Washington desde la primera guerra entre los EE.UU. e Iraq en 1990/91. Su protesta fue – como era de esperar – desafortunadamente en vano.

En los años anteriores, von Sponeck había abogado repetidamente por el fin de las sanciones. Su preocupación era separar la ayuda humanitaria de la cuestión del desarme exigida por el Iraq. Al hacerlo, se encontró con una fuerte oposición de los EE.UU. y su perro faldero británico Tony Blair, entonces Primer Ministro de Gran Bretaña. En cambio, Londres y Washington lo acusaron de excederse en su autoridad. Ambos estados instaron a la ONU a reemplazarlo. Sin embargo, el contrato de trabajo de von Sponeck fue extendido personalmente por el Secretario General de la ONU poco antes de su renuncia.

Hans von Sponeck fue una de las pocas voces valientes a la cabeza de la ONU que expuso impávidamente la política de sanciones asesinas en masa de los EE.UU. y Gran Bretaña y acusó a los gobiernos de Londres y Washington de querer hacer política con el sufrimiento de la población civil. Después de todo, el objetivo de los belicistas occidentales era utilizar las sanciones y las tragedias humanas para desestabilizar la sociedad iraquí y lograr el derrocamiento de Saddam Hussein.

Como resultado de la invasión iraquí de Kuwait, los EE.UU. y Gran Bretaña habían impuesto amplias sanciones económicas contra Irak en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en agosto de 1990. Sus efectos afectaron menos al aparato gubernamental de Saddam Hussein. En cambio, resultaron ser particularmente mortales para la población. El mayor asesino fue el agua contaminada. Porque la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, supuestamente conocida por su guerra „humanitaria“, había destruido deliberadamente los depósitos de agua potable del país, lo que en sí mismo era un grave crimen de guerra. Y luego, durante más de un decenio, Washington utilizó deliberadamente las sanciones para impedir la importación de materiales que habrían sido necesarios para el reprocesamiento de las instalaciones de agua potable en el Iraq. El resultado fue que debido al intento de agua, especialmente los niños, los ancianos y los débiles languidecían en masas de enfermedades.

El cinismo inhumano de los belicistas „humanitarios“ de EE.UU. se reveló de manera ejemplar el 12 de mayo de 1996, cuando el programa de noticias de la televisión estadounidense „60-Minutes“ entrevistó al entonces embajador de EE.UU. ante las Naciones Unidas y posteriormente a la Secretaria de Estado de EE.UU., Madeleine Albright, sobre la situación en Irak por la presentadora Lesley Steel. Como de costumbre, Albright habló de la democracia, el libre mercado y los derechos humanos, que los EE.UU. tenía que llevar a Irak.

Pero en referencia a un informe de la ONU publicado poco antes de que „medio millón de niños ya han muerto“ como resultado de las sanciones, el moderador preguntó: „¿Vale la pena el precio? Es decir, son más niños que en Hiroshima“. Albright respondió: (1) „Creo que es una elección muy difícil, pero el precio vale la pena“.

De hecho, 500.000 niños iraquíes muertos es más de casi cinco veces el número total de muertos en Hiroshima. Esta arma sancionadora, que puede equipararse al efecto de las armas nucleares, ha sido utilizada desde entonces por los EE.UU. en muchos otros países con un éxito mortal.

De hecho, ninguna de las armas de guerra utilizadas en las últimas décadas ha matado a más personas inocentes que las inofensivas sanciones económicas de los Estados Unidos, que se utilizan contra todos los países que se negaron a someterse a la arbitrariedad del imperio estadounidense. Para empeorar las cosas, el régimen criminal de Washington siempre ha logrado utilizar su dominio en la economía financiera mundial y acompañado de amenazas para obligar incluso a aliados reacios a seguir las sanciones de los Estados Unidos.

El hecho de que este chantaje ilegal y altamente criminal de los Estados Unidos, combinado con el asesinato masivo de civiles, todavía funciona, sin que se escuche un clamor de indignación en el Occidente de los valores, se demuestra actualmente con el ejemplo de las sanciones contra Irán, Siria, Venezuela, Corea del Norte, etc.

Aunque la supuestamente tan fuerte e independiente Unión Europea ha protestado contra Irán por el dictado de las sanciones de EE.UU., sólo lo ha hecho verbalmente. El ridículo programa de la UE INSTEX (2), que está diseñado para mantener al menos la apariencia de las relaciones comerciales con Irán, es tan ineficiente que no se necesita ninguna otra explicación. Lo importante es que, en todo el mundo, las entidades económicas de la UE siguen meticulosamente las órdenes de sanción de Washington para escapar de las amenazantes y pesadas multas financieras de los Estados Unidos, como las impuestas por el Presidente Obama al mayor banco de Francia en 2014.

En julio de 2014, el grupo financiero francés „BNP PARIBAS“ fue condenado por la justicia estadounidense a pagar una multa de 9.000 millones de dólares porque unos años antes había concedido préstamos comerciales normales en dólares a empresas occidentales para financiar las exportaciones a Cuba e Irán. Según la legislación francesa y de la UE esto no era en absoluto punible. El banco, apoyado por el gobierno francés, luchó con uñas y dientes contra esta „injusta“ práctica de Washington. En vano. Al final, el banco se declaró culpable ante un tribunal de EE.UU. y pagó la enorme multa. Para el BNP Parisbas no tenía alternativa, de lo contrario habría quedado excluido del acceso a la industria financiera estadounidense y a su infraestructura internacional, lo que habría significado el fin para él como banco que opera a nivel mundial.

El entonces Secretario de Justicia de EE.UU., Holder, elogió la mayor multa jamás impuesta a una empresa extranjera por eludir las sanciones de EE.UU. De hecho, son principalmente las amenazas de Washington de excluir a las empresas extranjeras de los mercados financieros y de productos básicos de los Estados Unidos las que están obligando a cumplir internacionalmente las sanciones ilegales de los Estados Unidos. Este también es actualmente el caso de Irán:

Por ejemplo, el repetido endurecimiento de las sanciones por parte de Washington durante el último año ha excluido repentinamente a los ancianos y enfermos de los 80 millones de personas del suministro de medicamentos que salvan vidas. Las amenazantes multas de miles de millones de dólares no habían dejado de tener su „efecto disuasorio“ en las empresas farmacéuticas europeas y asiáticas y en los bancos a través de los cuales se habrían tramitado los pagos iraníes por los suministros.

El número de personas que ya han muerto como resultado de estos medicamentos desaparecidos solamente, y el número de miles o decenas de miles de personas inocentes que seguirán muriendo como resultado de las sanciones, no se discute en los „medios de comunicación de calidad“ de Occidente, que son tan „humanitarios“ después de todo. Porque el arma de destrucción masiva „sanciona“ mata silenciosamente y las víctimas permanecen invisibles para el público occidental. Las autoproclamadas élites del hipócrita valor de Occidente pueden vivir bastante bien con las catástrofes humanas que han causado en los países afectados, mientras los votantes en casa no se enteren de sus atroces crímenes. Que esto no suceda también está asegurado en este país por legiones de prostitutas voluntarias de la prensa supuestamente „libre“.

Sin embargo, hay un rayo de esperanza en la forma de China y Rusia de que este no es el final de la historia después de todo. Esto es lo que los apologistas del „Nuevo Orden Mundial“ han tratado de hacernos creer durante casi 30 años, después de que el Presidente de los Estados Unidos George H.W. Bush lanzara la violenta globalización neoliberal en 1990/91. Mientras tanto, sin embargo, la resistencia también se está formando dentro de Occidente gracias a medios alternativos como KenFm y Nachdenkseiten o Russia Today o Sputnik.

Pero volvamos al mencionado diplomático alemán Hans von Sponeck, un hombre de integridad humana. Durante varios años fue responsable en la ONU del programa iraquí „Petróleo por alimentos“, entre otras cosas. Esto permite que el Iraq venda una pequeña cantidad de petróleo y utilice las ganancias para comprar alimentos para la población. Aunque esto ha aliviado un poco el sufrimiento de las masas, está lejos de ser suficiente para cubrir las necesidades básicas de los 22 millones de iraquíes. Incluso la organización estadounidense „Human Rights Watch“ había pedido al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a principios de 2000 que levantara la mayoría de las sanciones impuestas a Iraq.

Von Sponeck ya era el segundo jefe de la agencia de ayuda humanitaria de la ONU para Irak que dimitió en protesta por las inhumanas sanciones. Su predecesor, el diplomático irlandés Denis Halliday, también había sometido la política de sanciones a críticas devastadoras porque mataba a personas inocentes en masa. El representante del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, el Dr. Hannush, también había declarado un año antes, en 1999, después de una visita al Iraq: „Según mis estimaciones, desde la introducción del embargo, han muerto unos 1.200.000 iraquíes como consecuencia de ello. Es el equivalente a 10 bombas silenciosas de Hiroshima“.

Incluso el ex Fiscal General de los Estados Unidos, Ramsey Clark, durante una visita a Iraq a principios de 2000, describió las sanciones económicas contra Iraq como „las armas de destrucción masiva más peligrosas del mundo“. (Fuente: Jordan Times, 1/16/00, Autor: Amy Henderson) Clark había encabezado una delegación de 60 personas que habían llevado medicamentos a Irak por unos 2 millones de dólares. Todos los ciudadanos americanos que participaron en esta genuina acción humanitaria se arriesgaron a una multa de un millón de dólares y/o 12 años de prisión bajo la ley americana por romper el embargo.

Gente valiente como von Sponeck, Denis Halliday o Ramsey Clark, que trataron de aliviar la tragedia humana en Irak, son entonces como ahora una espina clavada en el costado de los inhumanos guerreros „humanitarios“ de EE.UU. George Bush padre, como ex jefe de la CIA y presidente de los EE.UU. casi de profesión, el principal humanista de la comunidad de valores occidental se quedó más o menos al mismo tiempo que Ramsey Clark en la región del Golfo, pero en la base aérea de los EE.UU. „AHMAD AL-JABER“ en Kuwait. Allí visitó a sus valientes „muchachos“ que, sin peligro para su propia vida o salud, lanzaban diariamente su carga de bombas sobre el indefenso Iraq y ya habían matado a muchos cientos de civiles en el proceso. Elogió a Bush por esto en tono alto: „Estoy tan feliz de estar aquí con ustedes“, Bush es citado por la agencia de noticias AFP. Y continuó: „A mis ojos estás haciendo el trabajo de Dios aquí“. (Fuente: 19 de enero de 2000 AFP, BASE AÉREA DE AHMAD AL-JABER, Kuwait)

En contraste, gente como von Sponeck hace tanto a los ojos del gobierno de los EE.UU. de entonces como del trabajo del diablo puro de hoy.

Fuentes:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=bntsfiAXMEE
  2. https://www.dw.com/en/eu-mechanism-for-trade-with-iran-now-operational/a-49407662

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Referencia de la foto:  serkan senturk/ Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre las posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort