Los derechos fundamentales europeos para todos – excepto Julian Assange | Por Mathias Bröckers

Un comentario de Mathias Bröckers.

El jueves pasado, el Comite de Free Assange Alemania y freeAssange.eu entrego una peticion al Bundestag aleman para la proteccion de los derechos basicos y humanos de Julian Assange. La peticion pide al Bundestag para utilizar todos los medios disponibles para poner fin a la injusticia contra Julian Assange y para proteger sus derechos humanos. „Lo menos que debe suceder para Julian Assange es ser trasladado a un hospital civil“, la peticion dice. A pesar de que ha estado cumpliendo su condena por incumplimiento de la libertad bajo fianza desde septiembre, Julian Assange sigue en aislamiento en la prision de Belmarsh en Londres. Sin el suficiente contacto con sus defensores y sin la oportunidad de preparar adecuadamente el juicio, que implica su extradición a los EE.UU., donde se le acusa de haber desaparecido en prisión durante 175 años. El hecho de que tanto esta acusación -que ha sido enmendada tres veces desde julio de 2019- como la forma en que la judicatura británica trató al fundador de Wikileaks es muy cuestionable desde el punto de vista legal, que esto ha sido establecido por abogados muy conocidos y que el Comisionado de las Naciones Unidas contra la Tortura, Nils Melzer, estableció después de una visita a Assange que el tratamiento de Assange implicaba una tortura psicológica masiva, todo esto ha sido hasta ahora obstinadamente ignorado por el gobierno alemán y el Bundestag. Cuando algunos miembros del partido „Die Linke“ celebraron una audiencia de expertos sobre el tema en el Bundestag el año pasado, nadie de los otros grupos parlamentarios se presentó – y el representante de la ONU Melzer, que había pedido una cita en el Ministerio de Relaciones Exteriores, fue enviado con la observación de que no había razón para dudar del sistema jurídico británico.

Y, permítasenos añadir, tampoco lo hace el estadounidense -y que nuestro pequeño Heiko, que lleva sus trajes en lo profundo del caño de escape del Tío Sam, se atreve a dar algún tipo de respuesta al pomposo Pompeyo, o incluso se le ocurre la idea de conceder asilo al periodista de investigación más importante de nuestros días y convertirlo en el comisionado de denuncias del Gobierno Federal- porque la transparencia es simplemente indispensable para cualquier democracia…. bien, eso podría ser un poco mucho pedir para un ministro de exteriores de pequeño calibre del Mosa. Y para un gobierno cuyo jefe sólo vale la pena encogerse de hombros si su teléfono móvil está intervenido por la inteligencia de EE.UU..

A nivel de la Unión Europea, sin embargo, las cosas no se ven mejor: El actual informe de la UE sobre el estado de los derechos fundamentales hace hincapié en la amenaza a los periodistas y la necesidad de proteger a los denunciantes, pero se ignora por completo el hecho de que el periodista y denunciante más importante del mundo se está consumiendo en un ala de alta seguridad europea por haber descubierto crímenes de guerra, y no se menciona ni una sola vez el nombre de Julian Assange. Los conservadores, socialdemócratas y liberales del Parlamento Europeo se han asegurado de que.

Una petición del grupo confederal de izquierda del Parlamento Europeo para que se incluyera al menos en el informe la referencia a que „la detención y el enjuiciamiento de Julian Assange sienta un peligroso precedente para los periodistas, como ha confirmado la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa“ fue rechazada por 481 votos contra 191.

Los principales medios de comunicación, también, que trabajaron con Julian Assange y produjeron titulares en todo el mundo con las revelaciones de Wikileaks – hoy hace diez años publicaron su historia principal en „Cablegate“, el departamento diplomático publicado por Wikileaks, que proporcionó profundos conocimientos sobre los usos de la política exterior de EE.UU. – hasta ahora apenas han levantado un dedo por el colega que tuvo que huir a la embajada ecuatoriana debido a investigaciones ficticias, fue aislado allí durante ocho años y ahora está detenido en un ala de alta seguridad británica para criminales graves. Y tambien de la institucion „Amnistia Internacional“, que es responsable de los presos politicos en todo el mundo, solo noticias tibias han llegado hasta ahora – aunque en febrero el Secretario de Justicia de los EE.UU. se le pidio que „retire los cargos contra Assange“, las actuales condiciones de prision insoportables no se mencionan en absoluto. En una carta abierta a „Amnistía Internacional Alemania“, los partidarios de Assange exigen ahora respuestas a la pregunta de por qué una „institución de derechos humanos muy respetada públicamente como la AID sigue ignorando tanto la opinión jurídica del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas como las conclusiones del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura“.

Esta ignorancia, sobre todo por parte de quienes constantemente hacen hincapié en la „libertad de prensa“ y la „democracia“ en los discursos y editoriales – es decir, los políticos, los parlamentos, los grandes medios de comunicación y las instituciones como la „amnistía“ – es intolerable. Porque hace tiempo que dejó de tratarse del destino individual de una persona, sino más bien, como dijo el enviado de las Naciones Unidas Nils Melzer, „de impedir un precedente que sellaría el destino de las democracias occidentales“. Por una vez que se ha convertido en un crimen decir la verdad mientras los poderosos quedan impunes, será demasiado tarde para corregir el rumbo. Nuestra voz habrá capitulado a la censura y nuestro destino a la tiranía desenfrenada“.

Edward Snowden lo dijo sucintamente: „Si la detección de crímenes es tratada como un crimen, seremos gobernados por criminales.“ El hecho de que los órganos e instituciones mencionados guarden silencio sobre la flagrante injusticia cometida con Julian Assange deja claro que ya están con más de un pie no del lado del estado de derecho y los derechos humanos, sino del lado de los delincuentes.

+++

Mathias Bröckers escribió recientemente „Klimalügner – Vom Ende des Kaputtalismus und der Zuvielisation“ (Mentirosos del clima – El fin del caputalismo y el exceso) y „Don’t Kill The Messenger – Freedom for Julian Assange“ (Westendverlag). Tiene un blog en broeckers.com

En este contexto se recomiendan los libros „Der Fall Julian Assange“ de Nils Melzer, „Freiheit für Assange“ de Mathias Bröckers y „Permanent Record“ de Edward Snowden.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: John Gomez / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort