Trabajo con clic: una recaída en condiciones que se creían superadas hace mucho tiempo

Un comentario de Norbert Häring.

Millones de personas hacen los trabajos más pequeños en todo el mundo a través de Internet por unos pocos centavos. Este mercado laboral, todavía pequeño, también está creciendo con fuerza en los países industrializados. Esto ayuda a las empresas a ahorrar costes. Para los trabajadores de Clickworkers, debería ser una buena oportunidad para ganar algo con un tiempo que de otra manera no se usaría. Pero no es así como funciona.

En los últimos años ha surgido un nuevo mercado laboral como resultado de las plataformas y aplicaciones de Internet: Trabajadores y clientes se reúnen allí para los trabajos más pequeños. A veces es sólo cuestión de minutos de trabajo, algunos trabajos se pueden hacer en cuestión de segundos. El dinero se paga en centavos.

Desde junio, estos puestos de trabajo ya no deberían estar permitidos. La „ley contra el empleo ilegal y el abuso de las prestaciones sociales“ prohíbe ofrecer a los trabajadores como jornaleros en lugares públicos o hacer uso de tales ofertas. El objetivo es evitar que la protección laboral y las leyes fiscales se vean socavadas. Pero esta ley no se aplica a Clickwork. No se trata del espacio público Internet, sino de la llamada „prostitución de trabajadores“ en la calle.

Dos economistas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han examinado ahora cómo se ve este mercado laboral desde el punto de vista de los contratistas. En particular, Uma Rani y Marianne Furrer analizaron las posibilidades de que los trabajadores de click aumenten sus ingresos a través de la experiencia y el buen trabajo. Hasta ahora, apenas ha habido pruebas científicas sobre este tema.

La pregunta es particularmente interesante porque plataformas como la Amazon Mechanical Turk, lanzada en 2005, o la gran plataforma alemana Clickworker están experimentando un rápido crecimiento. Por lo tanto, es concebible que estas condiciones de trabajo fragmentadas constituyan una parte considerable del mercado laboral en el futuro.

Si se pudiera ganar mucho con el aprendizaje en el trabajo, la experiencia y la construcción de reputación, habría razones para esperar que las condiciones de trabajo y la remuneración en el trabajo en grupo, como también se denomina esta forma de trabajo, mejoraran con el tiempo. De lo contrario, la dispersión del trabajo en grupo sería una perspectiva muy mala para la mano de obra. Porque la paga es hasta ahora notoriamente mala debido a la competencia mundial y las tareas anunciadas son a menudo molestas, simples y monótonas.

Trabajo monótono, pagado muy por debajo del salario mínimo

Esto tiene un sistema y es lo que hace que los clicks sean tan atractivos para los clientes. Desde paquetes de tareas más complejos, que hasta ahora han sido realizados por empleados propios pagados por el salario mínimo y sujetos a las cotizaciones a la seguridad social, las tareas más sencillas y fáciles de describir se separan y se anuncian a cambio de una pequeña cantidad de dinero.

Esto puede suponer un gran ahorro, como señalan los autores sobre la base de los ejemplos. Por ejemplo, los formularios de seguro podrían ser digitalizados por un sexto de los costos anteriores, o un pequeño programa especializado podría ser comprado por cinco dólares por un trabajador de click en lugar de 2000 dólares por un proveedor de tamaño mediano. Las plataformas permiten a las empresas de todo el mundo encontrar a personas que necesitan urgentemente suficiente dinero para hacer su trabajo con casi cualquier salario.

La consecuencia por otro lado es que el trabajo monótono como en las bodas de Taylor es cada vez más desenfrenado. El principio del taylorismo era dividir el trabajo que antes realizaban los artesanos cualificados en pasos individuales, que luego podían ser realizados rápida y eficientemente en la línea de montaje por trabajadores semicalificados.

Es posible que la monotonía del trabajo y la baja remuneración sea sólo un fenómeno inicial. Tal vez, como en las fábricas de la época, las tareas de los trabajadores volverán a ser más complejas cuando el sistema se haya establecido y perfeccionado, y cuando los contratistas hayan demostrado su fiabilidad y cualificación.

Sin embargo, los autores encontraron poca evidencia de esto en su encuesta a 2.350 usuarios. Ellos anunciaron la encuesta como un trabajo de pago en cinco plataformas internacionales principales, incluyendo Clickworkers. Encontraron que los resultados de otros estudios confirmaron que la remuneración por hora alcanzable está muy por debajo del salario mínimo en todos los países industrializados.

Teniendo en cuenta los trabajos secundarios no remunerados pero necesarios, como la búsqueda y el procesamiento de pedidos, sólo un tercio de los trabajadores estadounidenses ganan al menos el salario mínimo nacional de 7,25 dólares. De los alemanes, sólo el 10 por ciento ganaba el salario mínimo de 8,84 euros. El promedio en los países industrializados era de poco menos de cuatro dólares por hora, la mediana incluso de sólo tres dólares. La mediana es el salario por hora que se encuentra exactamente en el centro de la distribución. La mitad gana menos y la otra mitad más.

La mayoría de los trabajadores de click están sobrecalificados

La mayoría de los usuarios están altamente cualificados. La mitad de los que se quedan más tiempo tienen un título universitario. El perfil de requisitos de las tareas suele estar muy por debajo del nivel de cualificación de los trabajadores de click. Esto sólo mejora ligeramente con el aumento de la experiencia, según los trabajadores de clicks.

También se refleja en las perspectivas de beneficios. En el primer año en el que los recién llegados todavía tienen que ganar reputación y experiencia en las plataformas, los beneficios aumentan notablemente, de menos de cuatro dólares a casi cinco dólares de media en todas las plataformas y regiones. Pero después de sólo dos años, los trabajadores que hacen clic ya no ganan en promedio.

Prácticamente no hay oportunidades de formación remunerada, y el aprendizaje en el trabajo es también prácticamente inexistente. Por el contrario, los trabajadores de click experimentan que su trabajo tiene una mala reputación tanto en el entorno social como con los empleadores tradicionales. Por lo tanto, se preocupan de si todavía tienen la oportunidad de conseguir un trabajo normal después de un período como clickers.

Para muchos, el chasquido no es sólo una actividad secundaria insignificante hasta que llega el autobús o el viaje en el tren. En los países en desarrollo es la principal fuente de ingresos para el 41 por ciento de los participantes en la encuesta, mientras que en los países industrializados es del 27 por ciento.

El cliente decide si paga o no

Las plataformas clickwork son también una recaída en estados largamente superados cuando se trata de los derechos básicos de los empleados. La parte del trabajo no remunerado es alta, fue otro resultado del cuestionamiento. El cliente decide libremente. Si no está satisfecho, no paga. Una razón no es necesaria. A menudo puede incluso conservar el resultado de su trabajo.

El estudio apoya la petición de la OIT de que se introduzcan normas mínimas internacionales para el trabajo digital. Si se necesita una ley contra el trabajo diurno, entonces es difícil justificar por qué no se aplican tales normas.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Este artículo apareció por primera vez el 27.11.2019 en el sitio: http://norberthaering.de

+++

Referencia fotográfica: JKStock / Shutterstock

+++

KenFM se esfuerza por lograr un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen que reflejar el punto de vista editorial.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Puede encontrar información sobre las opciones de soporte aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZKK

Hinterlasse eine Antwort