Virus de la Corona: El colapso económico mundial es inevitable

Un comentario de Ernst Wolff.

El virus de la Corona está asustando a la gente en todo el mundo. No sin razón, porque cada vez hay más signos de que el mundo tiene que adaptarse a una situación excepcional, tanto médica como económicamente.

China ya se encuentra en una situación histórica sin precedentes. El gobierno ha puesto en cuarentena a un total de 400 millones de personas, más que toda la población de los EE.UU., y prácticamente ha cerrado su propia industria. Como parece, la situación no cambiará en un futuro próximo.

China – gigante comercial y proveedor global

Las fábricas de Foxconn, que producen para Apple en Shenzhen y Zhengzhou, han dejado de funcionar en gran medida. Los fabricantes de vehículos que dependen de las entregas de China para mantener su propia producción también están reportando las primeras fallas: Después de que Hyundai cerrara toda la producción en Corea del Sur la semana pasada, el fabricante de automóviles japonés Nissan suspende la producción en su planta de Kyushu a partir de hoy, mientras que Fiat-Chrysler también suspende la producción en su planta serbia de Kragujevac a partir de hoy.

Además, China se omite actualmente como mercado de ventas de toda la industria automovilística mundial, lo que significa que el grupo VW, por ejemplo, se queda con el cuarenta por ciento de sus vehículos destinados a la exportación.

La industria farmacéutica depende aún más de China: entre el 80 y el 90 por ciento de los medicamentos que se venden en todo el mundo se fabrican en China y la India; el 97 por ciento de los antibióticos que se venden en los Estados Unidos proceden de China.

Estas cifras aleccionadoras significan El gigante de la informática Apple experimentará un déficit de entrega en un futuro previsible, los empleados de la industria automovilística tendrán que adaptarse a la jornada reducida y a los despidos, y los enfermos graves de todo el mundo tendrán que contar con considerables cuellos de botella en el suministro de medicamentos.

China arrastra al mundo con ella

Pero eso no es todo. Con la Nueva Ruta de la Seda, China está llevando a cabo actualmente el mayor proyecto económico de toda la historia de la humanidad y ya ha invertido cientos de trillones de yuanes en más de sesenta países. Cada retraso en la finalización de los proyectos en curso le cuesta al país horribles sumas de dinero y significa una pérdida imprevista de salarios para los empleados.

Los mercados financieros ignoran los peligros, y por lo tanto los aumentan.

A pesar de estas malas noticias, los mercados financieros mundiales aún no han reaccionado ni siquiera en lo más mínimo a la amenaza del virus de la corona. Al contrario: los riesgos aumentan, pero los precios de las acciones no ceden, sino que continúan su tendencia al alza sin cesar.

Pero esto no es porque los grandes inversores no vean los peligros. Más bien es una consecuencia de la política de los bancos centrales: después de haber mantenido el sistema artificialmente vivo durante doce años inyectándole dinero, deben seguir apoyándolo a toda costa, ya que -como un drogadicto- se derrumbaría sin una dosis cada vez mayor de dinero fresco. Al mismo tiempo, los bancos centrales prometen rescatar a los grandes inversores en caso de mala especulación porque son „demasiado grandes para quebrar“, creando así una espiral auto-reforzada de especulación cada vez más loca.

La razón por la que todo esto parece tan absurdo es que los mercados de valores son normalmente los indicadores de riesgo. Sin embargo, el aumento actual no puede continuar indefinidamente, porque todo el sistema tiene una debilidad sensible: se basa en la confianza humana. El día en que esta confianza desaparezca a escala masiva, el sistema financiero mundial se colapsará sin previo aviso.

¿Cuándo será eso…? 

Tal vez antes de lo que muchos sospechan. A menos que ocurra un milagro en China, una prolongada paralización económica durante varias semanas será suficiente para provocar el colapso. De no ser así, una posible propagación del virus en África, por ejemplo, podría convertirse en un catalizador. Debido a la falta de atención médica en casi todos los países africanos, Europa tendría que contar entonces con una oleada de refugiados que empequeñecería todo lo que el continente ha experimentado hasta ahora y que posiblemente podría dar lugar no sólo a un colapso financiero sino incluso al colapso de sistemas sociales enteros.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Referencia de la foto: Estudio de Poring / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Hinterlasse eine Antwort